Protestas de Black Lives Matter provocan discusiones sobre la raza en Trinidad y Tobago

Manifestantes en la protesta de Black Lives Matter, Puerto de España, Trinidad, 8 de junio de 2020. Foto por Jada Steuart, utilizada con autorización.

El terrible asesinato de George Floyd, afroamericano que murió asfixiado después de que un policía blanco le presionara constantemente el cuello en Mineápolis el 25 de mayo, ha sido el catalizador para volver a poner en primer plano las preocupaciones del movimiento Black Lives Matter (BLM, las vidas negras importan).

Manifestantes en la segunda protesta de Black Lives Matter en Queen's Park Savannah, Puerto España, Trinidad. Foto de Ashley Thompson, utilizada con autorización.

El mandato de BLM de hacer campaña contra la violencia y el racismo sistemático contra los negros, que se manifiesta peligrosamente en actos de brutalidad policial, ha inspirado protestas similares en todo el mundo.

El 8 de junio, más de 500 personas se solidarizaron con #BlackLivesMatter con una manifestación frente a la Embajada de Estados Unidos en Puerto de España. Fue la segunda protesta pública sobre el tema en cuatro días, aunque se informó que esta fue más acalorada que la anterior. De todas maneras, una parte de la sociedad seguía opuesta a la causa.

“Sin justicia, no hay paz”, fueron las palabras que resonaron cuando los manifestantes se reunieron en el Queen's Park Savannah. Los conductores que pasaban cerca del perímetro del principal espacio verde de la ciudad sacaban el puño en alto por la ventana del auto y hacian sonar la bocina mientras gritaban el lema “Black Lives Matter” en solidaridad con los afroamericanos, y también en reconocimiento del racismo profundamente arraigado que aún se oculta bajo la superficie de la sociedad multicultural de Trinidad y Tabago.

Aunque hubo altercados con la Policía, principalmente por la falta de consentimiento de un oficial que filmaba a los manifestantes, la protesta fue sobre todo pacífica y armoniosa. La mayor parte del tiempo, los manifestantes practicaron adecuadamente los protocolos de distanciamiento social, que fueron aplicados también por los agentes policiales presentes.

Ciertamente, el embajador de Estados Unidos, Joseph Mondello, pasó tiempo hablando con los manifestantes; los elogió a cada uno por su mensaje, por llevar mascarillas y por practicar un distanciamiento social seguro.

Manifestantes en la protesta de Black Lives Matter en Puerto España, Trinidad, 8 de junio de 2020. Foto por Jada Steuart, utilizada con autorización.

Tras la muerte de Floyd, los debates sobre la raza han dominado las redes sociales en Trinidad y Tobago, fomentados por comentarios insensibles de empresarios como Gerald Aboud, cuyos comentarios en Facebook en los que se pedía a los negros que cambiaran su mentalidad fueron considerados racistas. La constante indiferencia que muestran Aboud y varios otros ha dado lugar a llamados a boicotear sus empresas, a la decisión de los empresarios negros de retirar sus productos de esas tiendas y a la creación de listas de empresas propiedad de negros que se diunden en las redes sociales.

En la protesta, se vio el nombre de Aboud varias veces en carteles y en pancartas:

Un cartel con la frase: “Querido Gerald Aboud, no robé mis zapatillas. Sinceramente, “Los negros”. Foto por Jada Steuart, utilizada con autorización.

En un país que se enorgullece de la igualdad y la unidad –después de todo, el himno nacional proclama “Aquí cualquier credo y raza encuentran un lugar igualitario”– revela lo mucho que el movimiento #BlackLivesMatter ha desencadenado tal respuesta.

Sin embargo, es indiscutible que el racismo crece en Trinidad y Tobago de muchas maneras: tensiones raciales sutiles o abiertas entre diferentes etnias, racismo institucionalizado que tradicionalmente hizo más difícil a las personas negras prosperar económicamente, y el hecho de que la mayor parte de la riqueza del país está en manos del 1 % de la población.

Manifestantes en zancos, en homenaje a Moko Jumbie, personaje del carnaval de Trinidad y Tobago y tradición originaria de África occidental, en la protesta de Black Lives Matter en Puerto de España, el 8 de junio de 2020. Foto de Jada Steuart, utilizada con autorización.

Como una sociedad poscolonial, la cuestión de la raza es parte integrante de la historia de Trinidad y Tobago: las actitudes racistas pueden ser intergeneracionales.

Su carnaval, probablemente el mayor festival del país, es un ejemplo. Si bien su moderna encarnación pueda parecer una gloriosa fiesta callejera, algunos grupos carnavalescos siguen segragadas por color y raza. Las origines del festival se remontan a las rebeliones contra las autoridades coloniales.

Los sistemas desiguales que Trinidad y Tobago heredó de Gran Bretaña después de la independencia no han sido desmantelados por completo. Muchas de esas estructuras todavía proyectan una larga e imponente sombra sobre las vidas de los negros, pero si tenemos que juzgar por la participación en la protesta del 8 de junio, especialmente los jóvenes ya no parecen dispuestos a mirar hacia otro lado.

Si bien la mayoría de los participantes eran de origen africano, también estuvieron presentes otras personas de color y trinitenses blancos, que se unieron a través de un movimiento mundial destinado a desafiar los sistemas que mantienen en marcha el racismo.

Hablan con sus voces y sus carteras, y parecen dispuestos a tener las duras discusiones necesarias para que surja una verdadera igualdad. Muchos también están compartiendo recursos, educando a otros sobre la historia de los negros para fomentar una mayor comprensión:

Razones por la que debería estar a favor del (movimiento) BLM como ciudadano caribeño:
1) ¡El Caribe es un MARAVILLOSO crisol de culturas! Pero el COMO y el PORQUÉ surgió esta región es una historia de lucha y opresión.
2) Nuestra cultura está definida por grupos de personas que la desarrollaron, en su mayoría descendientes de africanos. Calypso, soca, dancehall, lo que comemos, la música que amamos.
3) Algo que puede que te guste más de tu herencia es el carnaval, que fue una revuelta en sí misma contra las estructuras opresivas que amenazaban con liberar a los esclavos de una cultura en absoluto, y se burla de quienes se erigieron como opresores.
4) Y esto es un punto bastante simple; la mayor parte de la población caribeña es negra. Un problema negro es un problema CARIBEÑO. El racismo no solo pasa en el suelo estadounidense. Es una enfermedad mundial, estructural y sistemática que siempre ha atacado a los negros.
5) Como ciudadanos del Caribe, es imperativo que nos comprometamos a un mayor compromiso con nuestra historia para comprender los sistemas opresivos que aún existen hoy en día. ¡Todos tenemos que hacer algo!
6) ¿Qué acción puedo tomar? ¿Cómo puedo unirme al movimiento?
– Dona al principal fondo que apoya el movimiento y salva a los manifestantes.
– Firma las peticiones de llamados a la justicia y a reformas.
– Apoya a los creadores y empresarios negros.
– Edúcate y educa a los demás con libros, podcast y películas.
– Utiliza tus redes sociales para promocionar el cambio y las reformas.
REVISA NUESTRAS PUBLICACIONES PARA PETICIONES, FUENTES y TIENDAS que APOYAR.
7) Libros que puedes leer para informarte:
8) Peticiones que puedes firmar, Fondos/Fundaciones a las que puedes donar:
9) Películas y documentales que puedes ver para informarte
:
———————–
Hola compañeros caribeños 👋🏽 el movimiento Black Lives Mattes es especialmente relevante para nosotros, ¡y queremos contar por qué! Por favor, tómate un tiempo para leer esta publicación y comprometerte con los recursos que hemos enumerado. Espero que estén todos a salvo y que les vaya bien.
Un amor ❤️

Es una discusión pendiente desde hace mucho tiempo.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.