Estos funcionarios violaron normas de confinamiento en Myanmar, Malasia y Filipinas

Funcionario de Rangún asiste a actividad religiosa que provocó críticas públicas por la aparente violación de la prohibición del Gobierno de reuniones masivas y festivales religiosos durante la pandemia. Foto por la página de Facebook del Gobierno regional de Rangún.

Muchos países del mundo han impuesto restricciones y confinamiento para contener la difusión de COVID-19, y el sureste asiático impuso algunas de las más duras.

La mayoría de los protocolos de cuarentena requieren que los habitantes permanezcan en casa, mientras que las reuniones masivas están prácticamente prohibidas.

En Malasia y en Filipinas, la aplicación particularmente estricta de estas medidas dio lugar a miles de detenciones y a severas sanciones para los infractores a partir de marzo.

Varios funcionarios del Gobierno fueron sorprendidos infringiendo los mismos protocolos de cuarentena que se suponía que debían supervisar..

Global Voices analizó algunos de estos casos, y sus consecuencias, que destacan como las leyes se aplican más a los ciudadanos normales que a los políticos poderosos.

Hemos también examinado un caso en Myanmar que mostró como la discriminación religiosa puede influir en la aplicación de la ley.

Malasia: “Disparidad al sentenciar”

En Malasia se detuvo a casi 30 000 personas por violar la Orden de Control de Movimiento (MCO en inglés). Las autoridades consideraron que la aplicación tan dura de esta medida era necesaria para evitar un aumento de casos de COVID-19.

No obstante, el público se dio cuenta de que varios políticos desobedecían las directrices. El Centro para el Periodismo Independiente recopiló y documentó muchos de esos casos. Por ejemplo, Noor Azmi Ghazali, viceministro de Salud, publicó una foto suya (ya eliminada) con otro representante electo que compartían una comida con unos 30 estudiantes. Mientras tanto, el viceministro de Desarrollo Rural, Datuk Abdul Rahman Mohamad, disfrutó de una improvisada fiesta de cumpleaños. El viceministro afirmó que fue una sorpresa organizada por sus amigos y dijo que no podía decirles que se fueron por cortesía.

Datuk Abdul Rahman Mohamad niega haber desafiado el MCO con una fiesta de cumpleaños en su casa. El viceministro del Desarrollo Rural afirma que la reunión fue espontánea después de que los visitantes llegaron a su casa. Las fotos se hicieron virales y mostraban cómo Abdul Rahman y los demás no practicaban el distanciamiento social.

En muchos casos, los políticos y sus familias, que fueron acusados de no practicar las medidas de distanciamiento social, tuvieron multas ligeras. En cambio, los ciudadanos ordinarios recibieron multas de pena máxima e, incluso, la prisión.

Esto indujo al Colegio de Abogados de Malasia a emitir una declaración sobre la “disparidad en la sentencia”:

The Malaysian Bar is disturbed by accounts of excessive sentences and cases of disparity in sentencing between ordinary people and those with influence, in relation to persons who have violated the MCO.

We acknowledge that the range of sentences handed down may well be within the ambit of the law, but the power of the Court to hand down sentences must be exercised judiciously in order to avoid any travesty of justice.

El Colegio de Abogados de Malasia está preocupado por los relatos de sentencias excesivas y casos de disparidad en la sentencia entre las personas ordinarias y las influyentes, en relación con las personas que han violado el MCO.

Reconocemos que la gama de sentencias dictadas puede estar dentro del ámbito de la ley, pero la facultad del Tribunal de dictar sentencias debe ejercerse con criterio para evitar cualquier imitación de justicia.

Filipinas: “‘Mañanita’, no una fiesta de cumpleaños”

La Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas cita a Filipinas como otro país que se basó en una “respuesta altamente militarizada” para lidiar con la pandemia. Más de 120 000 personas han sido detenidas por trasgredir el toque de queda y la cuarentena. Las medidas de seguridad han llevado a numerosas violaciones de derechos humanos.

La credibilidad del Gobierno al aplicar las directrices de la Cuarentena Comunitaria Reforzada (ECQ, en inglés) se desplomó después de que se informó que el General Mayor, Debold Sinas, director de la Oficina de Policía de la Región de la Capital Nacional, se benefició de una fiesta de cumpleaños organizada por sus subordinados.

Acusan a Sinas y 18 agentes policiales de Manila por fiesta de cumpleaños.
———————-
ÚLTIMO MINUTO: El jefe de policía de Manila, Debold Sinas, y otros oficiales de policía fueron denunciados el viernes por organizar una fiesta de cumpleaños el 8 de mayo a pesar de las estrictas normas de cuarentena, dice la Policía Nacional de Filipinas.

Sinas insistió en que no era una fiesta de cumpleaños sino solo una “Mañanita” –tradición policial que incluye una serenata matutina para el jefe. pero la violenta reacción pública lo obligó en emitir una disculpa.

Los críticos señalaron que Sinas y su equipo han estado deteniendo con entusiasmo a activistas y trabajadores comunitarios por organizar actividades de socorro durante el confinamiento. Atacaron al general por celebrar festividades en un momento en que millones de personas han perdido sus trabajos e ingresos por las medidas contra la pandemia.

Luego, Sinas fue acusado de violar las normas del ECQ pero, hasta ahora, ha conseguido mantener su posición. Su caso sigue pendiente en el tribunal.

Ramon Farolan, oficial militar retirado, aconsejó a Sinar que renunciara:

Your apology would take on greater meaning if you step down from your position. Accept that you made a poor judgment call, showing insensitivity to the plight of our less fortunate. Don’t wait for higher authorities to decide your case.

Tu disculpa tendría más significado si dimitieras de tu cargo. Acepta que tomaste una decisión equivocada, que mostraste insensibilidad ante la situación de los menos afortunados. No espere a que las autoridades superiores decidan tu caso.

Myanmar: ¿Actividad religiosa o renovación de pagoda?

En Myanmar, Phyo Min Thein, jefe de Gobierno de Rangún, y Naing Ngan Lin, presidente del Comité de Control y Respuesta de Emergencia de COVID-19, han sido acusados de infringir la ley por acudir a un festival de la Pagoda de Botataung mientras que en el país están prohibidas las reuniones religiosas.

Las fotos publicadas en la pagina de Facebook del jefe del Gobierno mostraban a docenas de personas reunidas en la orilla del río para observar un rito budista.

Las reacciones de las redes sociales se centraron en la clara violación de las directrices gubernamentales, que incluyen la prohibición de reuniones de cuatro o más personas.

Phyo Min Thein negó que la actividad fuera una ceremonia, insistió en que fuera una renovación de pagoda y que las otras personas en las fotografías eran meros espectadores.

Muchos comentaron que mientras que el Gobierno ha sido constante en encarcelar a musulmanes y cristianos por celebrar actividades religiosas durante las restricciones de confinamiento, lo ha sido menos en prohibir actividades relacionadas con el Budismo –la religión más seguidores en el país.

Kyaw Phyo Tha, editor de noticias de la edición en inglés de The Irrawaddy, criticó las acciones del jefe de Gobierno:

Whatever the case, the chief minister’s actions were unacceptable. They have put the Union government in an awkward position, as its orders have been undermined by a senior official. Due to U Phyo Min Thein’s shortsightedness, Myanmar will have to pay the price internationally by being accused of religious discrimination.

En cualquier caso, las acciones del jefe del Gobierno fueron inaceptables. Han puesto al Gobierno de la Unión en una posición incómoda, ya que sus órdenes han sido socavadas por un alto funcionario. La falta de visión de Phyo Min Thein hará que Myanmar pague el precio a nivel internacional cuando lo acusen de discriminación religiosa.

Phyo Min Thein ya ha pagado por su escándalo durante el confinamiento, pues cada vez más legisladores regionales de Rangún están tratando de presentar un pedido de destitución en su contra por romper las normas.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.