En Jamaica las vidas negras también importan

Mural en honor a George Floyd, en Okland, California. Foto de Thomas Hawk vía Flickr, tomada el 6 de junio de 2020 (CC BY-NC 2.0).

Hay una versión jamaicana de #BlackLivesMatter [las vidas negras importan] y es muy poderosa.

El trágico asesinato de George Floyd a manos de un agente de policía de Mineápolis y las consecuentes protestas en Estados Unidos –que se extendieron en todo el mundo-. han tenido gran resonancia entre los internautas jamaicanos desde el principio.

En el espacio público de Jamaica se plantearon preocupaciones similares sobre la brutalidad y la discriminación policial con un giro claramente local

El 25 de mayo, George Floyd murió de asfixia cuando el policía Derek Chauvin presionó su rodilla en el cuello de la victima. Dos días después, el 27 de mayo, a Susan Bogle, indigente con discapacidad mental, presuntamente la mataron a tiros cerca de su casa durante una operación policial/militar en algunas comunidades inestables de August Town, en los suburbios de Kingston.

El tiroteo sigue siendo objeto de investigación por parte de la Fuerza de Defensa de Jamaica y por la Comisión Independiente de Investigación (INDECOM), que investiga los abusos perpetrados por las fuerzas de seguridad del país.

Noel Chambers, anciano que estuvo 41 años en prisión, también murió en condiciones horribles. Su lamentable estado físico mostraba signos de abandono y desnutrición. Estas muertes han convertido el ya acalorado debate sobre la brutalidad policial en el “vecino del norte” de Jamaica en injusticias en casa.

Parcialidad inherente

Muchos en las redes sociales quieren que el debate #BlackLivesMatter sea una llamada de atención sobre los problemas en materia de derechos humanos en Jamaica. En Twitter, un usuario señaló que, si bien los jamaicanos a menudo suelen indignarse por la brutalidad policial en Estados Unidos, no reconocen su propia parcialidad:

Algunos de están indignados con que la gente en Estados Unidos está satanizando a las víctimas de la brutalidad policial y no se dan cuenta de que hacen lo mismo aquí. Cada joven asesinado en Jamaica ha sido etiquetado como delincuente. Cuando la gente del gueto protesta, todos los acusan de proteger a los delincuentes. Piensen en eso.

El grupo de presión de derechos humanos Jamaicanos para la Justicia emitió una declaración sobre el tiroteo en el que Bogle perdió la vida. La INDECOM todavía no ha determinado quién hizo el tiro mortal que dio a Bogle mientras estaba en su cama, aunque luego cuatro soldados han sido retirados de la primera línea. En una conferencia de prensa, el teniente general Ricardo “Rocky” Meade reconoció que las cámara corporales son prácticamente inexistentes en las fuerzas de seguridad.

El primer ministro Andrew Holness visitó la destartalada casita de madera de Bogle y se reunió con sus familiares en August Town, comunidad que ha sido duramente golpeada por la violencia periódica de las pandillas durante las dos últimas décadas:

Hoy temprano, el primer ministro Andrew Holness y la diputada Fayval Williams visitaron a la familia de Susan Bogle, mujer discapacitada a quien mataron en su casa durante un supuesto altercado entre policías y pistoleros en August Town. En la foto con el primer ministro está su hijo, Omari Stephens.

La cobertura mediática de la visita pareció centrarse en las condiciones en las que vivía la mujer y en el aumento del índice de delincuencia en la comunidad, más que en el deseo de justicia de la familia. En un comentario a Reuters, su hijo Omari Stephens destacó el estigma que enfrentan las comunidades negras urbanas pobres dijo “Es como si vivir aquí fuera el último pecado”.

Tras su propia visita a esa comunidad desfavorecida, el ministro de Seguridad Nacional, Horace Chang, comentó: “Hay demasiada violencia en Jamaica”.

MIRA: El ministro de Seguridad habla sobre la violencia pandillera en August Town.

Violaciones sistemáticas de los derechos humanos

EL 29 de mayo, INDECOM lanzó su informe enero-marzo de 2020, titulado “Detenidos por placer: Violaciones institucionalizadas de derechos humanos”; el documento incluía la historia de Noel Chambers y fotos de su cuerpo.

El Ministerio de la Seguridad Nacional ha ordenado una auditoria sobre los hallazgos de la INDECOM.

El profesor universitario y economista Damien King publicó en Twitter:

El tribunal recibe duras críticas por muerte de preso que esuvo detenido 40 años sin juicio. 
———–
El horroroso caso de Noel Chambers, en prisión de por vida (41 años en su caso) sin un juicio, no debería ocurrir nunca. Se debe realizar una investigación y llegar a uno de dos resultados: o bien una persona fue negligente y se hace responsable o bien fue un fracaso sistemático y se anuncian reformas.

Después de que el primer ministro Holness dijera que estaba “avergonzado” por la situación, el Comité de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho Norman Manley comentó su reacción a la muerte de Chambers:

El primer ministro está avergonzado por la inhumana muerte de la prisión y revela propuesta de nuevas instalaciones
——————-
Si nuestro líderes y responsables políticos, a lo largo de los sucesivos gobiernos, se sintieran lo suficientemente fuertes sobre este tema como para tomar medidas significativas y decisivas, no tendríamos tantos Noel Chambers en el sistema ni siquiera ahora. Esto es un problema institucionalizado que han ignorado durante demasiado tiempo.

Otro asesinato: más protestas

El 5 de junio, una acalorada protesta estalló en Cockburn Gardens en Kingston, como resultado del supuesto tiroteo mortal de Jermaine “Shawn” Ferguson, de 32 años. El caso también lo está investigando INDECOM.

El 6 de junio, tuvo lugar una protesta grande y enérgica sobre los abusos de derechos humanos en el exterior de la Embajada de Estados Unidos en Kingston; hasta el embajador Donald Taipia participó:

El embajador de Estados Unidos se une a los activistas locales jamaicanos en una protesta pacífica contra el racismo y la discriminación frente a la Embajada de Estados Unidos.

Los nombres de varios jamaicanos muertos a manos de policías, como Mario Deane y Michael Gayle, aparecieron en los carteles.

Uno resumió: “¡Justicia para George Floyd y para todas las injusticias locales!”.

Un joven abogado que vive en August Town, donde vivía Bogle, se unió a la protesta y tuiteó una lista de nombres:

No nos cansaremos de reclamar: justicia para Susan Bogle, justicia para Mario Deane, justicia para Michael Gayle, justicia para Noel Chambers, justicia para Jodian Fearon, justicia para Michael Dawkins, Justicia para Jermaine Ferguson. Justicia para los inocentes.

Un manifestante añadió:

Mis hermanos luchan por la justicia y te invito a hacer lo mismo. No permitimos que se salgan con la suya con el asesinato de Susan Bogle ni otros como ella. Somos conscientes de que hay personas armadas en el centro urbano, también están en la parte alta. La persona que la mató debe asumir su culpa.

Hasta el veterano DJ de dancehall Bounty Killer se unió a la protesta:

Bounty Killer protesta por la muerte de George Floyd frente a la Embajada de Estados Unidos. Jamaica. George Floyd. Las vidas negras Importan.

Mayor conciencia

Los acontecimientos desde mediados de mayo han provocado que los jamaicanos tomen mayor conciencia de las cuestiones de justicia social, especialmente las generaciones más jóvenes. Por ejemplo, una caricatura editorial en The Jamaica Observer que representaba a los manifestantes como saqueadores bajo la apariencia de manifestantes, tuvo que ser retirada tras una ola de indignación. Luego el periódico emitió una disculpa.

La presentadora garveista Emprezz Golding hizo una pregunta difícil:

¡Déjeme hacerle una pregunta que me estoy preguntando yo!
¿Seguimos alimentando el mismo sistema contra el que luchamos? ¿Decidme cómo?
¡Buenos días, mi gente!

En una carta al editor, un destacado abogado de la defensa señaló con el dedo a los organismos de control de los derechos humanos:

Ironically, these very same individuals or organisations, part of whose mandate it is to guard against such abuses, have not included in their arguments any modicum of introspection about their own purposes and whether there is a causal link between failings on their part and this situation.

The incidents of Susan Bogle and Noel Chambers demonstrate in the clearest form an unwillingness to confront our own ills in society and take a proactive approach to dealing with them. For the moment, it appears to be all about platitudes. We have all failed the Susan Bogles and Noel Chambers of this country.

Irónicamente, estas mismas personas u organizaciones, parte de cuyo mandato es protegerse de tales abusos, no han incluido en sus argumentos ni un ápice de introspección sobre sus propios propósitos y si existe un vínculo causal entre los fallos de su parte y esta situación.

Los incidentes de Susan Bogle y Noel Chambers demuestran de la forma más clara la falta de voluntad de enfrentar nuestros propios males en la sociedad y de adoptar un enfoque proactivo para enfrentarlos. Por el momento, parecen clichés. Todos le hemos fallado a los Susan Bogles y Noel Chambers de este país.

Kyrseliz expresó la esperanza de que los jamaicanos mantengan la presión:

Tenemos que mantener la misma energía para Noel Chambers, su muerte es nuestro George Floyd. ¿Qué hacemos con esto? Jamaica.

Queda por ver si esa presión pública se traducirá o no en medidas por parte de los dirigentes jamaicanos, pero la atmósfera, inspirada por el trágico destino de George Floyd, ha cambiado definitivamente.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.