¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Auge de artemisia en Camerún en la lucha contra COVID-19

Desde hace tiempo, la planta de artemisia se ha usado como hierba medicinal para curar la malaria y otros males en Camerún y todo África. Captura de pantalla de “Negocio de la malaria: Grandes farmacéuticas vs medicina natural”, documental de Franc24 vía YouTube.

Cuando Camerún registró su primer caso de COVID-19 el 6 de marzo en su capital, Yaundé, funcionarios de salud pública aseguraron a los ciudadanos que el Gobierno tomaría medidas rápidas para contener la propagación del virus, incluido el uso obligatorio de mascarillas en zonas públicas.

Pero el virus se esparció rápidamente y también creó caos en la economía.

Para el 17 de marzo, cuando el primer ministro, Joseph Dione Ngute, anunció 13 pautas para detener la propagación, ya diez personas habían dado positivas a la prueba. Desde marzo, Camerún ha registrado 8060 casos, con más de 200 muertos y más de 4700 casos recuperados desde el 8 de junio.

Pero el 30 de abril, Ngute flexibilizó varias medidas para COVID-19, luego de una reunión interministerial con el objetivo de recuperar la economía y los mercados locales.

A medida que los casos de COVID-19 siguen aumentando en Camerún, muchos que creen en hierbas locales han recurrido a la planta de artemisia, mientras el Gobierno planea reabrir la economía del país. La mayoría de cameruneses cree en la eficacia de la planta de artemisia para tratar la malaria y otras enfermedades.

Conglad Ngwa, científico botánico e investigador de hongos en la Universidad de Buea, dijo a Global Voices que la comestible planta de artemisia puede tratar dolores de cabeza y enfermedades estomacales, además de muchas otras dolencias.

El 25 de abril, el arzobispo de la diócesis metropolitana de Douala, Samuel Kleda, anunció en la televisora nacional CRTV que ha logrado un tratamiento herbal para el COVID-19 que incluye a la planta de artemisia. El arzobispo Kelda dijo:

Given that I already knew the plants according to the symptoms of the coronavirus, I have simply put together these combinations, prepared them and given to persons with the symptoms and they were relieved.

Como ya conocía las plantas, según los síntomas del coronavirus, simplemente junté estas combinaciones, las preparé y se lo di a personas con los síntomas y se aliviaron.

Kleda tiene cerca de 30 años de experiencia de investigación con plantas medicinales, con atención en tratamiento herbal para dolencias que afectan el sistema respiratorio.

Al Gobierno de Camerún le tomó algo de tiempo reaccionar al tratamiento del clérigo al coronavirus, y surgieron preguntas entre los cameruneses. El 19 de mayo, el presidente, Paul Biya, alentó sorprendentemente el uso de tratamientos caseros para luchar contra el coronavirus en un discurso televisado a la nación.

El llamado del presidente generó que los cameruneses usaran más la combinación herbal local para tratar los síntomas de COVID-19. La potencia de artemisia —también conocida como ajenjo— ha causado un aumento en el cultivo en Camerún.

La receta común incluye lima, limón, piña, hierbas, y planta de artemisia que se hierve y bebe como té.

ja, jaj. El médico detrás del remedio de Madagascar para el COVID-19 es congolés. El presidente Tshisekedi lo quiere de vuelta.
————
Cuando viajé a Camerún hace algunos meses, me dieron a beber este té de ‘artemesia’ [sic], como medida preventiva contra la malaria.

Es interesante saber que puede brindar cierto nivel de inmunidad contra el coronavirus también, debería haber más estudios de las propiedades de la planta contra el Covid-19. 👁️

Atoh Mercy Acca, contadora que trabaja en Doula, Camerún, dijo a Global Voices que sus padres le enviaron hierbas tradicionales prepreparadas para que ella hirviera y bebiera después de que les contó que la familia de su jefe mostraba síntomas de coronavirus:

As soon as I informed my parents about my boss whose child died of an alleged COVID-19, my parents did not hesitate to send my bottles of traditional herbs for me to boil and drink.

En cuanto les dije a mis padres sobre mi jefe, cuyo hijo murió aparentemente de COVID-19, mis padres no dudaron y me mandaron botellas de hierbas tradivionales para hervir y beber.

Bekondo Nestorine, que trabaja en una imprenta en Limbe, Camerún, dijo a Global Voices que él y sus colegas hervian y bebían planta de artemisia casi tres veces al día en su oficina, y que incluían jengibre para fortalecer sus sistema inmune.

Volver a cultivar plantas de artemisia

Asaba Lynda, entusiasta del ambiente que trabaja con la delegación regional del sudoeste de protección del ambiente y desarrollo sostenible, dijo a Global Voices que “gracias al coronavirus, muchas personas han retornado a cultivar plantas, sobre todo las que creen que ayudan en el tratamiento del virus”.

Set Ekwadi Songe, otro delegado regional, expresó preocupación por una posible escasez de planta de artemisia por el aumento de la popularidad como ingrediente esencial en remedios herbales caseros:

As people want to protect themselves from COVID-19, many herbalists, many traditional practitioners, are now going to nature to look at all types of species to produce cures, hence tampering with the existence of such species. Like the artemisia plant, it’s going to be difficult for us to get the plant because everybody wants it to treat COVID-19.

Como la gente quiere protegerse del COVID-19, muchos herbalistas, muchos médicos tradicionales recurren ahora a la naturaleza para buscar todo tipo de especies para producir curas, y por eso están afectando la existencia de esa especie. Como la planta de artemisia, nos va a ser difícil coneguir la planta porque todo quieren tratarse del COVID-19.

Sin embargo, el delegado Songe agregó que le alegra que la planta exista para ayudar a la población.

Respetar la medicina tradicional

El surgimiento de artemisia como respetada planta no es una sorpresa en Camerún, donde los curanderos tradicionales han usado la planta desde hace siglos para curar diversas dolencias, incluida la malaria.

Ahora que el mundo farmacéutico ha reconocido la eficacia de la planta como potenciales curas para enfermedades contagiosas, ha habido un aumento de plantaciones de artemisia, grandes y pequeñas. Esto se puede percibir como un afrenta a las grandes empresas farmacéuticas que intentan controlar su producción, según Irene Teis, en su blog para Malaria World. En 2019, escirbió:

Artemisia plantations are spreading like a bushfire all over Cameroon, under the vigilant eye of universities and local organizations who avoid that the plant is improperly cultivated, handled and used.

Las plantaciones de artemisia se difunden como reguero de pólvora por todo Camerún, bajo la atenta mirada de universidades y organizaciones locales que evitan que la planta se cultive, gestione y maneje inadecuadamente.

Teis sostiene que la vida de los curanderos tradicionales ha sido amenazada y que las plantaciones de artemisia locales han sido destruidas por la Policía:

Several cases of murder or attempted murder have become known recently. It is also discouraging for them that their research and numerous clinical trials are ignored or depreciated by the medical neocolonialism, mostly by French experts.

Recientemente, se ha sabido de varios casos de asesinato o intento de asesinato. También es desalentador para ellos que su investigación y numerosas pruebas clínicas queden ignoran o dejadas de lado por el neocolonialismo médico, sobre todo por expertos franceses.

La planta de artemisia llegó a los titulares recientemente cuando el presidente de Madagascar, Andry Rajoelina, señaló que COVID orgánico, cocimiento herbal de producción local que contiene artemisia, curaría los síntomas causados por el virus.

La Organización Mundial de la Salud descartó la eficacia de COVID orgánico, e insistió en que no hay cura conocida para el COVID-19, pero los líderes de varios países africanos respaldaron el producto, como Tanzania y Comoras.

La cibernauta Kathleen Ndongmo hizo un pedido en Twitter de más investigación sobre el poder de las plantas y hierbas tradicionales para curar virus contagiosos.

El video de los funcionarios de seguridad de Camerún en el que funcionarios de seguridad queman plantas en una granja de dos hectáreas.

¿Realizaron investigaciones para probar concluyentemente que no era artemisia?

El abuso de poder hace que miles de personas inocentes se pudren en la cárcel mientras esperan juicio. ¿Todo para qué?
———————-
Recientemente, Madagascar lanzó un medicamento para el COVID-19 hecho básicamente de artemisia.

Ahora, ¿África no debería tener un consejo de expertos que eche un vistazo más cercano a las medicinas naturales que hemos usado desde hace años?

¿Cuántos “juramos” por el limoncillo, té de piel de piña, hibisco, hojas de papaya?

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.