El futuro de la protesta en Uganda

Policía antimotines ugandesa en una pista de aterrizaje ubicada en Kampala, Uganda, 16 de octubre, 2011. Fotografía de Rory Mizen, Flickr (CC BY-NC 2.0).

La terrible muerte fatal del afroamericano George Floyd, ocurrida el 5 de mayo en Mineápolis, Minnesota, en Estados Unidos, estremeció a los ugandeses en los medios sociales.

La etiqueta #GeorgeFloyd fue tendencia en Uganda durante más de una semana.

Las reacciones por su muerte fueron variadas, desde mensajes de solidaridad de los estadounidenses que salieron a las calles a protestar, hasta críticas y pedidos de rendición de cuentas por los abusos de derechos humanos cometidos por el Estado ugandés.

Se debe poner fin a la brutalidad policial. #GeorgeFloyd
La brutalidad policial en Estados Unidos se debe a un racismo sistémico e institucionalizado.

En Uganda 🇺🇬, es en gran medida político.

El denominador común son los asesinatos.

Es insufrible 😡, normalmente no se hace justicia.

Existen paralelos entre la brutalidad policial en Estados Unidos y Uganda, país que todavía está atormentado por los fantasmas de su pasado violento.

El Ejército estadounidense brinda a menudo apoyo formativo a la Policía de Uganda. El periodista y analista ugandés Ronald Kato sostuvo:

Given that senior African security figures travel to train in the United States — and that many African security forces receive training from the U.S. military — we can now argue that the militarisation of countries’ police forces has its roots in America.

Puesto que las personalidades de rango superior de la seguridad africana viajan a Estados Unidos para capacitarse –y muchas de las fuerzas de seguridad africanas reciben formación del Ejército estadounidense– podemos argumentar ahora que la militarización de las fuerzas policiales de los países se originó en Estados Unidos.

Tras emerger de las guerras civiles de la década de 1980 y la promulgación de una nueva Constitución progresista que incluyó una declaración de derechos integral en 1995, Uganda cerró un ciclo de su turbulento pasado.

Ley represiva

El derecho a la libertad de asociación es bastante restringido en Uganda. La ley de Gestión del Orden Público, que exige a los organizadores notificar a la Policía cualquier asamblea pública planeada, fue promulgada en 2013.

Durante casi una década, los mitines de la oposición y las protestas de los estudiantes universitarios fueron blanco de ataques arbitrarios de la Policía, que velaba presuntamente por el cumplimiento de la ley. El 26 de marzo de 2020, los jueces de la Corte Constitucional, mediante resolución de cuatro votos a favor y uno en contra, revocaron la ley y declararon ilícitos todos los actos que cometió el Estado conforme a esa ley.

El juez Barishaki Cheborion escribió:

The police have absolutely no authority to stop the holding of public gatherings on grounds of alleged possible breach of peace if such gatherings are allowed to proceed. The police’s duty is to regulate the holding of public gatherings and to ensure there is no breach of peace.

La Policía no tiene autoridad alguna para detener el desarrollo de las reuniones públicas por motivo de supuestas o posibles alteraciones de la paz si las reuniones cuentan con la autorización para llevarse a cabo. El deber de la Policía es supervisar el desarrollo de las reuniones públicas y garantizar que no haya ninguna alteración de la paz.

Para los abogados y los activistas, el escepticismo aún persiste en torno a la libertad de asamblea en el país pese a la resolución. El abogado Anthony Masake, que trabaja para Chapter Four, organización ugandesa que aboga por los derechos humanos, dijo a Global Voices:

I expect that the police will still continue to regrettably clampdown on peaceful public processions. That interest can be seen in the government's decision to appeal against the court decision that declared police powers to block peaceful assemblies unconstitutional.

Supongo que la Policía seguirá reprimiendo lamentablemente las marchas públicas pacíficas. Ese interés se puede observar en la decisión que tomó el Gobierno de apelar la resolución de la corte, que declaró como inconstitucional la facultad de la Policía de bloquear las asambleas pacíficas.

La Ley de Gestión del Orden Público fue diseñada según las disposiciones de la Ley de la Policía, norma que los jueces de la Corte Constitucional declararon como inconstitucional en 2008.

Es predecible cómo reaccionará la Policía a las marchas públicas en Uganda, luego de la revocación de la ley por la Corte Constitucional.

Dos meses después de la resolución, la Policía arrestó de manera violenta a la activista Stella Nyanzi mientras participaba en una protesta contra la reacción del Gobierno ante el coronavirus. En el pueblo de Gulu, al norte del país, la Policía arrestó a los manifestantes, entre estos dos parlamentarios, durante una manifestación sobre al aumento de los casos de coronavirus.

La internauta Lydia Namubiru señala la hipocresía de un miembro del partido gobernante Movimiento de Resistencia Nacional por tuitear sobre George Floyd:

Ministro del Movimiento de Resistencia Nacional tuitea sobre George Floyd como si sus agentes gubernamentales no hubieran disparado y asesinado a pilotos de bodabodas por las restricciones del COVID-19. No a uno ni a dos.

Mejor tome asiento.

Masake cree que la descarada desconsideración del Estado por el imperio de la ley requiere que hay concordancia entre el ciudadano y la respuesta legal.

Beyond getting progressive decisions from courts, litigation helps change narratives to raise awareness and drum up public support in the fight against repressive laws. We are also using litigation to hold individual law enforcement officers accountable for acts of police brutality…I hope that citizens can stand firm and hold their leaders to account during their tenure or at the polls.

Además de obtener resoluciones judiciales progresivas, la litigación ayuda a cambiar las narrativas para sensibilizar y fomentar el apoyo público en la lucha contra las leyes represivas. También estamos empleando la litigación para hacer que los agentes de la Policía rindan cuentas por los actos de brutalidad policial que cometen… Espero que los ciudadanos puedan mantenerse firmes y hacer que sus líderes rindan cuentas durante el tiempo que ocupen los cargos o en los comicios.

Elecciones 2021

Mientras los ugandeses aguardan por el pronunciamiento de la Corte Suprema con respecto a la apelación de la ley de gestión de orden público, los ciudadanos están listos para las elecciones de 2021. Los casos de coronavirus han aumentado a más de 500 y el país está saliendo del confinamiento que impuso durante tres meses. Aún no está claro hasta qué grado se alterarán los procedimientos electorales debido a la pandemia.

El derecho a la libertad de asamblea es crucial para realizar elecciones libres y justas.

Global Voices habló con el activista político Saasi Marvin, sobre cómo su grupo de presión política “People Power” navegará las complejidades jurídicas e inciertas de la libertad de asamblea mientras los ugandeses se preparan para los comicios:

It's not that they were enforcing the law. They were using it as an oppressive tool. Now they have resorted to an archaic legal provision…instead of charging people with unlawful assembly, they are charging them with disobedience of lawful orders. We may have only one option — which is to defy oppressive laws.

No se trata de que aplicaran la ley. La estaban utilizando como una herramienta opresora. Ahora han recurrido a una disposición legal arcaica… en vez de acusar a las personas del delito de asamblea ilícita, se les acusa de desobedecer las órdenes legítimas. Puede que tengamos solo una opción, que es desafiar las leyes opresoras.

La protesta en línea

Edna Ninsiima, escritora y activista feminista que ha sido elocuente en línea sobre los derechos de las mujeres, dijo a Global Voices:

The best way to achieve even results from online activism is not to give in to the naysayers. Society often responds to activism online with contempt or doubt. But we've seen over the years with the womxn's liberation and recently the MPs’ [members of parliament] 20 million saga that when you're persistent enough, they will have no choice but to listen. The downside to many Ugandans off and online is that we are a mostly apathetic or perhaps resigned citizenry — people only respond to what affects them directly. So, there's a need to work toward awakening the population's consciousness.

La mejor forma de lograr resultados imparciales del activismo en línea es no rendirse ante los detractores. La sociedad a menudo reacciona al activismo en línea con desprecio o duda. Pero hemos observado en el transcurso de los años, con la liberación de las mujeres y recientemente con la saga de los 20 millones de los parlamentarios, que cuando eres lo suficientemente persistente, no tendrán más opción que escuchar. El lado negativo de muchos ugandeses en línea y fuera de línea es que somos sobre todo apáticos o quizá una ciudadanía resignada, las personas reaccionan únicamente cuando les afecta directamente. Por lo tanto, es necesario trabajar para despertar la conciencia de la población.

Ciudadanos exigen rendición de cuentas

En 2019, el Parlamento ugandés aprobó la ley de la aplicación de los derechos humanos. En dos juicios distintos, los tribunales consideraron a los agentes de policía personalmente responsables por la tortura y la detención ilícita de sospechosos. Es fundamental el papel de los ciudadanos de ayudar a que los abogados hagan que los autores de estos delitos rindan cuentas.

Edna Ninsiima dijo:

…in the case of police brutality, the same attitude must be maintained: putting names and faces to the officers in question, tagging individuals in government agencies and demanding that they take actions and most importantly — being consistent.

…en el caso de la brutalidad policial, se debe mantener la misma actitud: identificar con nombres y rostros a los agentes en cuestión, vigilar a las personas en las agencias gubernamentales y exigir que tomen acciones y lo más importante: ser consistente.

El futuro de la protesta en Uganda

A medida que los activistas navegan por la complejidad jurídica concerniente a la libertad de asamblea, deben encontrar nuevas formas para organizarse.

Ninsiima dijo:

It is definitely important to have allies among law enforcement in this case. The Women's March in 2018 benefited from the hard work of womxn in both mobilization of the masses and negotiations with law enforcement. Building solidarity and demanding a seat at the decision making tables in several spaces to ensure that there is accountability can and have worked. The women leadership of Nakawa market vendors in Uganda, for example, have seen to it that sexual harassers are fined, suspended and/or expelled. It is this solidarity that has given women the confidence to publicly shame their abusers in the wake of #MeToo movement.

Es de suma importancia tener aliados entre los agentes policiales en este caso. La Marcha de las Mujeres en 2018 se benefició del duro trabajo que realizaron las mujeres, tanto en la movilización de las masas como en las negociaciones con los agentes de la policía. Puede y ha funcionado fomentar la solidaridad y exigir un lugar en las mesas donde se toman decisiones en varios espacios para garantizar la rendición de cuenta. El liderazgo femenino de las vendedoras del mercado Nakawa en Uganda, por ejemplo, se ha encargado de que multen, suspendan y expulsen a los acosadores sexuales. Es esta solidaridad la que ha dado a las mujeres la confianza para avergonzar públicamente a sus abusadores después del movimiento #MeToo.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.