¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Bloqueos de internet en Sudán: La historia detrás de números y estadísticas

Durante los bloqueos de internet en Sud´an, muchos ciudadanos no pudieron comunicarse a per medio de diversas aplicaciones en sus teléfonos móviles tiempos con mucha carta política. Foto de ready-made vía Pexels, uso libre.

Nota del editor: El autor de este artículo, Khattab Hamad, trabaja actualmente en Canar.

Los Gobiernos alrededor del mundo ejecutan políticas para permitir vigilancia y censura masivas en internet. En Sudán, por ejemplo, los usuarios no estan totalmente seguros ni son libres en internet. Según Freedom House, la calificación de libertad de internet de Sudán es de apenas 25 en una escala del 0 al cien, menos libre a más libre respectivamente.

En los últimos años, Sudan pasó por dos grandes bloqueos de internet que impidieron gravemente la comunicación básica y el intercambio durante periodos con mucha carga política, que causó riesgos y pérdidas exponenciales.

En medio de una revolución que al final llevó al derrocamiento del dictador Omar al-Bashir, el Gobierno sudanés bloqueó el acceso a medios sociales como Facebook, Twitter, WhatsApp e Instagram el 19 de diciembre de 2018. Para eludir el bloqueo, los ciudadanos usaron redes virtuales privados para acceder a medios sociales. El 26 de febrero de 2019, el Gobierno desbloqueó los sitios de medios sociales, pero los activistas de derechos digitales y defensores de derechos humanos pidieron a los ciudadanos a seguir usando redes virtuales privadas porque la privacidad no está garantizada.

El 11 de abril de 2019, cuando cayó el régimen de Bashir y el consejo militar transitorio asumió el poder, y los ciudadanos empezaron a sentirse más seguros para usar internet sin una red virtual privada.

Los sudaneses volvieron a tener internet bloqueada del 3 de junio al 9 de julio de 2019, en medio de protestas y pedidos de un gobierno civil. El 3 de junio se cumplió un año de la dispersión brutal de las fuerzas de seguridad de un plantón cerca de la sede central militar en el que los manifestantes exigían un gobierno civil. Al menos cien manifestantes murieron. Para eludir este bloqueo total, los manifestantes usaron diversos métodos para difundir información urgente pero enfrentaron inmensas dificultades.

Sudán tiene cuatro grandes proveedores de servicio de internet, Zain, MTN, Sudatel y Canar. Zain, MTN y Sudatel tienen licencia GSM (sistema global para comunicaciones móviles) que les permite brindar servicios de internet a través de redes móviles. Canar no tiene licencia GSM, pero brinda internet por medio de líneas fijas e inalámbricas, líneas arrendadas.

Este gráfico de Netblocks muestra mediciones de internet en redes de cuatro operadores reunidos el 21 de diciembre de 2018. Cada punto representa una solicitud de acceso a algunos sitios, incluidas grandes plataformas como Twitter y WhatsApp. Los puntos rojos indican que la solicitud del usuario no se cumplió por la “baja” del servicio. Los puntos marrones señalan que solicitud del usuario no se cumplió por estado de tiempo límite.

Figura 1, NetbBocks.

Tras la revolución — bloqueo total

El 3 de junio de 2019, internet quedó inoperativa en todo Sudán por una decisión política del consejo militar transitorio. Los usuarios sudaneses de internet pudieron volver a estar en línea el 9 de julio de 2019, por una decisión judicial que ordenó a todos los proveedores de servicio que restablecieran el acceso a internet.

La ley de regulación de telecomunicaciones y correos de 2018 de Sudán concede a la autoridad regulatoria el derecho de interrumpir cualquier comunicación y telecomunicación o estación de transmisión si infringe la ley. Esta disposición imprecisa no brinda más detalles, lo que permite a las autoridades interpretarla como les convenga para restringir el acceso a los servicios.

Este gráfico de NetBlocks muestra la disponibilidad efectiva de internet de un proveedor entre el 27 de mayo y el 9 de julio de 2019:

Figura 2, NetBlocks.

Este gráfico de un informe de transparencia de Google muestra el tráfico y las solicitudes entrantes a Google desde Sudán.

Para bloquear internet esta vez, las autoridades inhabilitaron el “nombre de punto de acceso” o APN, en la red de datos móviles. Con este método, los usuarios no pueden ver la señal de datos en las pantallas de su dispositivo.

Al comienzo, Canar se rehusó a bloquear los servicios de internet para sus usuarios, pero tuvo que inhabiiltar Wimax y fijar los servicios LTE el 5 de junio de 2019, como se ve en la Figura 2, que compara el tráfico de Canar con otros operadores.

En este periodo, Canar y Sudatel siguieron brindando servicio de internet a través de infraestructura de fibra óptica —costosa para usuarios individuales— pues no los obligaron a interrumpir el acceso a estos servicios. Como resultado, los pocos usuarios que podían pagar estos servicios pudieron seguir difundiendo noticias políticas con la comunidad global a través de internet.

Los activistas sudaneses de derechos digitales tomaron varias acciones para eludir el bloqueo de internet.

La Unión de Profesionales de Tecnología y Comunicación envió casi un millón de breves mensajes de texto de servidores fuera de Sudán para enviar directivas de los líderes revolucionarios y refutar rumores y desinformación.

Los activistas también accedieron a internet con una tarjeta de módulo de identificación de subscriptor, más conocida como tarjeta SIM, de países vecinos —esencialmente a través sevicio itinerante— aunque las autoridades luego tambíen interrumpieron esas redes celulares.

Los activistas también usaron servidores proxy, que “actúan como intermediarios para solicitudes de clientes que buscan recursos de servidores que brindan esos recursos”. Estos servicios permitieron a los usuarios eludir la censura y el filtro de internet.

Algunos sudaneses en el extranjero sugirieron ofrecer internet a través de VSAT (tecnología satelital que brinda internet) pero esa opción no fue posible por el alto costo y el riesgo en la entrega de en ese momento.

Bloqueo de internet y brutal represión

Durante el bloqueo de internet de junio y julio de 2019, los sudaneses dentro y fuera del país se asustaron porque no podían comunicarse con sus familias ni acceder o difundir información esencial.

Según informes de medios, el 3 de junio de 2019, las fuerzas de seguridad violaron a docenas de manifestantes y lanzaron muchos cadáveres al río Nilo. Se cree que mataron a más de cien manifestantes en la represión, aunque aún no se sabe el número exacto de muertos. Los grupos de derechos creen que bloquearon internet para impedir filtración de información o evidencia de violaciones.

Aunque muchas organizaciones estaban trabajando para ofrecer servicios básicos como agua, comida, salud y educación durante los bloqueos, no lograron atender las necesidades de las personas por falta de conectividad de internet.

Las interrupciones intencionales de internet están consideradas una violación de derechos y libertades fundamentales, y en julio de 2016, el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas aprobó una resolución por consenso que condenó los bloqueos de internet.

Pérdidas financieras

Un bloqueo total de internet supone un serio riesgo a la economía. La conectividad a internet brinda herramientas esenciales de comunicación y encriptación necesarias para almacenar datos de manera segura y realizar negocios de manera efectiva.

Según el informe de la Autoridad Regulatoria de Telecomunicaciones y Correo, el sector de telecomunicaciones contribuye con la economía sudanesa en un 14 % (5.2 % de contribución directa y 8.8 % como contribución indirecta).

Según estadisticas de NetBlocks vía su herramienta de Costo de Bloqueo, la economía de Sudán perdió más de un millón y medio de dólares estadounidenses durante el periodo de bloqueo de internet del 3 de junio al 9 de julio de 2019, sin contar pérdidas adicionales por una caída en la confianza de consumidores e inversionistas.

Figure 4, NetBlocks.

Según Al Jazeera, las pérdidas para empresas y personas con conexiones a internet excedieron los 750 millones de dólares en los 37 días de bloqueo que empezó el 3 de junio de 2019. El Banco Mundial estimó en 45 millones de dólares las pérdidas diarias debido al bloqueo. Según un inrorma de Quartz Africa de 2019, los bloqueos de internet costaron a la economía sudanesa 1800 millones de dólares.

Las pérdidas directas de Zain fueron 207 millones de libras sudanesas (4.36 millones de dólare), que representan 26 % de su ingreso mensual. Los costos indirectos relacionados fueron causados por una pérdida de ingreso mensual, costos de operación de red, cuotas legales y caída de negocios emergentes.

¿Futuro sin bloqueos?

Para imaginar un futuro en Sudaán sin bloqueos de internet, las autoridades deben trabajar en varias leyes. Primero, una ley que consagre neutralidad en la red para que internet siga libre y abierta, incluso en crisis políticas. Luego, una ley que penalice la negativa de acceso a internet. Y tercero, una ley para evitar infracciones de la privacidad de usuarios y datos personales.

Tomar estos pasos hará que sea más difícil tomar le decisión de un bloqueo en el futuro.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.