Muertes de COVID-19 de Kano: Traslados forzados y desinformación generan gran confusión (Parte II)

Niños asomados a la ventana de una aula, Roni, Jigawa, Nigeria. Imagen de la Alianza Mundial para la Educación, 14 de julio de 2016 (CC BY-NC-ND 2.0).

Nota del editor: Esta historia es parte de una serie de dos artículos sobre las “misteriosas” muertes de COVID-19 en Kano, Nigeria. Lee aquí la primera parte.

En el norte de Nigeria, una serie de “misteriosas” muertes en abril –en plena pandemia de COVID-19– provocó una oleada de confusión y negación por parte de funcionarios del Gobierno.

A medida que los relatos de las redes sociales comenzaron a reunir las posibles razones del aumento de las muertes, la desinformación y la información equivocada se vieron impulsadas por tensiones etnorreligiosas en la región norte de predominancia musulmana.

Para complicar las cosas, una serie de traslados forzados de niños en internados desde Kano, en el noroeste de Nigeria, a sus pueblos de origen suscitó la preocupación por la posible propagación del coronavirus a otras partes del país.

En este contexto complejo y estratificado, ha sido difícil comprender plenamente las razones de las muertes masivas en el Estado de Kano.

Los niños Almajirai: Traslados obligados conllevan posible transmisión del virus

En Nigeria, los niños conocidos como almajirai (“emigrantes religiosos”), son enviados a internados islámicos en la región norte del país, predominantemente musulmana. Estos niños suelen proceder de hogares muy pobres y no pueden permitirse una educación formal.

En esta región, los niños almajirai suelen mendigar de casa en casa en grupos, “se pelean sober un platito de comida” o “cantan el yar bakara [canciones de mendigar]”, afirma la periodista Farida Adamu.

En medio de la pandemia, este vulnerable grupo de niños fue trasladado de Kano a sus lugares de origen y, se presume que durante el proceso, algunos exportaron COVID-19 a otros estados de la región.

El 2 de mayo, el periódico en línea The Cable informó que seis de los 38 almajirai que el Gobierno trasladó forzadamente de Kano a Bauchi, habían dado positivo al COVID-19.

Seis niños almajiri de Kano entre los nuevos casos de COVID-19 en Bauchi.

De Bauchi a Kaduna, Kano está seriamente exportando casos de COVID-19.

En Kaduna, 65 de los 169 niños reubicados dieron positivo a la prueba, en Jigawa 91 de los 168 niños estaban infectados, y en Gombe ocho niños de 48 resultaron positivos, según la BCC.

Los almajirai constituyen una parte importante de los 13.2 millones de niños no escolarizados de Nigeria, según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Con una tasa promedio de asistencia escolar del 53 % en el norte de Nigeria, esto significa que más de la mitad de estos niños no asisten a la escuela.

En 2012, el presidente Goodluck Jonathan gastó 15 000 millones de naira (unos 39 millones de dólares) en la construcción de internos almajirai en todo el norte de Nigeria, con el objetivo de integrar a esos niños en el sistema educativo oficial. Las escuelas están ahora en ruinas, pero el plan fue rechazado por influyentes líderes del norte, como el gobernador de Kano, Abdullahi Umar Ganduje.

La región también tuvo otras formas de transmisión comunitaria que llevaron a “muertes misteriosas”. El 6 de mayo, el portal de noticias en línea Sahara Reporters informó que más de 155 personas habían muerto en el estado de Yobe, al noreste de Nigeria. El día anterior, el Premium Times informó de un pico en la transmisión comunitaria en el estado de Jigawa que dio lugar a muerte “extrañas”.

En estos casos, las muertes mostraban síntomas similares a los de COVID-19. Se informó que los cementerios se desbordaron de cadáveres, lo que puso a estas comunidades en peligro.

Desinformación en línea, burlas etnorreligiosas

La ciudad de Kano desde lo alto de una mezquita (1960). Esta imagen del Proyecto de Archivo Mary Gillham fue publicada el 24 de octubre de 2017 (CC BY 2.0).

Las muerte masivas en el estado de Kano alimentaron las antiguas tensiones étnicas y religiosas entre las regiones del norte y del sur que se manifestaron en animadas discusiones en Twitter.

Cuando murieron dos figuras importantes –el jeque Goni Modu y el emir de Rano– la confusión y la desinformación siguieron las líneas etnorreligiosa y regional.

Ambos fueron enterrados el 3 de mayo 2020, pero empezaron a circular videos en línea que difundieron desinformación acerca de las circunstancias de esos entierros.

El emir de Rano, Tafida Abubakar ll, murió el 2 de mayo, como informó el periódico nigeriano Daily Trust. El emir era uno de los cuatro reinos recién constituidos en Kano.

Un video que sostiene ser del entierro del Emir de Rano comenzó a ser popular en Twitter.

Hoy, el entierro del fallecido emir de Rano en Kano. Los casos que podrían surgir de Kano la próxima semana serán preocupantes. Dudo que estén al tanto del coronavirus. Centro para Control de Enfermedades de Nigeria. COVID-19 en Kano. COVID-19. Cuídate, Nigeria. COVID-19 en Nigeria.

Pero era falso:

Los restos del difunto emir de Rano se enterraron hoy dentro de su Palacio hace casi una hora, con menos de 20 asistentes al entierro, pero un falso video de miles de personas ha sido tendencia todo el día. Supuestamente es el entierro, pero no es, me lo dijo un funcionario del Emirato de Rano.

Más bien, el video era el del entierro del jeque Goni Modu, en el estado de Borno, del 3 de mayo. El punto crucial de la controversia era la falta de distanciamiento social durante el entierro.

Captura de pantalla de un tuit de Dan Arewa @Fulanihausa1 [2 de mayo 2020; 16:02] se retuiteó 29 veces, tuvo 67 “me gusta” y mil visitas antes de ser eliminado.

Esta persona dio información falsa en su tuit, y afirmó que el video mostraba el entierro del jeque Goni Modu de hace tres años. Se refiere a los “animales” que difunden este video como “maquinaciones malvadas contra el norte”.

Estas acaloradas discusiones de los videos del entierro degeneraron claramente en insultos étnicos y religiosos basados en antiguos estereotipos entre las regiones del norte y del sur de Nigeria.

Los comentarios de los usuarios de Twitter, que figuran a continuación, se burlaron de la “ignorancia” de los sureños o los describieron como “analfabetos”:

De izquierda a derecha: capturas de pantalla de los tuits de @OndoFirstBorn [2 de mayo, 22:05] y @ComedyMasinga [2 de mayo 2020, 23:39].

A estos comentarios respondió un usuario de Twitter y dijo que los sureños “suelen esperar” la más mínima oportunidad para burlarse de los norteños como “atrasados y analfabetos”:

Los restos del difunto emir de Rano se enterraron hoy dentro de su Palacio hace casi una hora, con menos de 20 asistentes al entierro, pero un falso video de miles de personas ha sido tendencia todo el día. Supuestamente es el entierro, pero no es, me lo dijo un funcionario del Emirato de Rano.
—————
Es porque quienes solo esperan sentados en sus asientos para insultar a los “musulmanes hausa atrasados y analfabetos” (que aparentemente son todos en el norte) no pueden diferenciar entre el kanuri y el hausa hablados. La ignorancia alimenta la intolerancia.

Este profundo recelo también fue evidente en otras conversaciones.

MURIC — “COVID es un cruzado”. Captura de pantalla de una publicación satírica en Facebook por Teju Olaoye [28 de abril 2020, 1:45 de la noche].

La organización local de Derechos Musulmanes (MURIC) consideró las muertes de Kano como un “intento deliberado” de deshabitar a los musulmanes nigerianos. Mientras tanto, el Foro de Ancianos del Norte afirmó que algunos estados estaban “jugando a la política” con las estadísticas de COVID-19 para obtener más fondos del Gobierno federal.

Evidentemente, el El Gobierno del Estado de Kano (KNSG) “no estaba preparado” y actuó “reactivamente” ante la pandemia, según un informe del Centro para la Democracia y el Desarrollo (CDD).

Después de que se encontró el paciente cero de COVID-19 de Kano, se necesitó casi un mes –hasta el 11 de abril– para instalar un centro de pruebas en el hospital Aminu Kano. Sin embargo, el Gobierno sigue flexibilizando las medidas de confinamiento del estado por razones frívolas, pese a la creciente tasa de muertes.

Espero que cuando esto se acabe, la gente de Kano recuerde que su gobernador arriesgó su vida por unos pocos dólares más y que un buen número de personas del estado, por ignorancia, credibilidad, fanatismo o pura terquedad, le siguieron el juego.

El escritor nigeriano Abubakar Adam Ibrahim resumió muy bien esta tragedia. Lamentablemente, el KNSG echó la culpa a todos los demás excepto a ellos mismos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.