Políticos estadounidenses y venezolanos acusan a Maduro de instigar violencia durante protestas

Presidente venezolano Nicolás Maduro. Foto en Flickr de Eneas De Troya (CC BY 2.0).

Este artículo es parte de nuestra cobertura especial sobre Black Lives Matter y racismo contra los negros.

Durante la primera mitad de junio, mientras miles marchaban para apoyar el movimiento Black Lives Matter en las principales ciudades de Estados Unidos, las personas empezaron a publicar fotos y videos de manifestantes que mostraban lemas socialistas o banderas venezolanas en Estados Unidos.

Algunos manifestantes usaban sombreros con los colores de la bandera venezolana, otros usaban bolsos y camisetas con retratos del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez o el Che Guevara, lo que llevó a rumores –que llegan hasta el propio gobierno de Trump– de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, estaba vinculado a las protestas en Estados Unidos.

Los protestas empezaron después de que un policía mató a George Floyd en Mineápolis, Minnesota, el 25 de mayo, y rápidamente se propagó a los 50 estados. Las protestas contra el racismo han disminuido en tamaño, pero siguen esparciéndose en todo el mundo, lo que llevó a pedido de retirar el financimiento a los departamentos policiales y para derribar estatuas históricas relacionadas con la esclavitud o el colonialismo.

Los rumores de que Maduro estaba detrás de los actos violentos de protesta llegaron al gobierno de Trump, como informó The Miami Herald. Un alto funcionario gubernamental, que prefirió estar en el anonimato, dijo al periódico:

We are aware of efforts by individuals linked to America’s adversaries, including the illegitimate regime of Venezuela’s Nicolas Maduro, to instigate conflict, help incite violence, and divide Americans by exploiting peaceful protests.

Sabemos de los intentos de personas vinculadas a los adversarios de Estados Unidos, incluido el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro de Venezuela, para instigar conflicto, ayudar a incitar la violencia y dividir a los estadounidenses por medio de explotar protestas pacíficas.

El senador republicano Rick Scott también destacó teorías similares y afirmó que el Gobierno estadounidense investigaría todos los operativos vinculados a dictadores latinoamericanos que instiguen conflicto en Miami como parte de las protestas.

Hay informes de que el régimen de Maduro y otros dictadores latinoamericanos están apoyando a instigadores violentos en la zona de Miami.

No lo permitiremos. ¡Cualquiera que tenga vínculos con estos regímenes que inciten la violencia sufrirán las consecuencias legales de sus acciones!

Scott no ofreció evidencias de las afirmaciones sobre el rol de líderes socialistas latinoamericanos en la violencia, los saqueos y actos de vandalismo durante las protestas en Estados Unidos. Durante una conferencia de prensa, citó a un infome del Diario Las Américas, medios de comunicación de derecha. Por su parte, la Casa Blanca se negó a discutir “información que no sea de fuente abierta” que ha llevado a esta evaluación.

Oposición venezolana también cree que Maduro interfirió

Por su parte, Julio Borges, un líder del Gobierno paralelo de Venezuela que asumió el rol de Comisionado presidencial para la Relaciones Exteriores de Venezuela, también tuiteó una declaración similar.

He visto que mucha gente está hablando sobre esta foto de alguien con una camiseta de Chavez en las protestas en Washington DC anoche.
Es Max Blumenthal de Greyzone, usa la camiseta mientras grababa las protestas.
Venezuela.

El tuit llegó después de que se fotorgrafió a Max Blumenthal, conocido periodista de Greyzone, a quien con frecuencia se ve como propagandista del chavismo –rama del socialismo de Hugo Chávez– con una camiseta de Chavez en las protestas en Washington DC. 

He visto que mucha gente está hablando sobre esta foto de alguien con una camiseta de Chavez en las protestas en Washington DC anoche.
Es Max Blumenthal de Greyzone, usa la camiseta mientras grababa las protestas.
Venezuela.

Dolar Today, una de los mayores plataformas de tabloides en Venezuela con más de 3.7 millones de seguidores repitió el sentir de Borges.

[Nota: el Foro de São Paulo es una conferencia de partidos políticos socialistas y otras organizaciones de Latinoamérica y el Caribe. Se creó en 1990 con el objetivo de ser un contrapeso a las políticas neoliberales.]

También critican a la oposición venezolana

Culpar a Gobiernos socialistas extranjeros por las protestas ha polarizado más la política en Venezuela. Orlando Avendaño, editor en jefe del medio de derecha Panam Post, criticó a Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, por no mostrar abierto apoyo al Gobierno de Estados Unidos durante las protestas de Black Lives Matter. Guaidó asumió el poder en Venezuela en 2019 y formó un gobierno paralelo reconocido por más de 50 países, incluidos Estados Unidos y países europeos.

Panam Post se opone a Maduro, pero también critica al mayor bloque opositor de Venezuela, liderado por Guaidó, por no expresar suficiente apoyo a Estados Unidos.

Sin embargo, las declaraciones sobre interferencia extranjera durante los levantamientos civiles no son nuevas. Cuando se propagaron las protestas en Chile tras el aumento de las tarifas del transporte público, el presidente Sebastian Piñera y los medios locales informaron que en la capital chilena, Santiago de Chile, había gran presencia de manifestantes venezolanos. Eso no sería atípico, pues ahora hay 500 000 migrantes venezolanos en Chile. El periodista John Bartlett compara la cobertura de ambos movimientos históricos en la prensa:

La Casa Blanca sostiene que la violencia incitada en las protestas [por la muerte de George] Floyd está vinculada a Maduro, [presidente] de Venezuela.
Preidente chileno señala fuerzas extranjeras detrás de violentas protestas.
Sebastián Piñera admite que las manifestaciones masivas que piden mayor igualdad lo tomaron desprevenido
.
—————–
Mismo modelo, mismo chivo expiatorio.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.