Nuevo juego sobre cómo funciona la desinformación en África Oriental

Aida, personaje del juego “Elige tu propia noticia falsa” ve un video difundido por su primo en WhatsApp. Captura de pantalla de Pollicy in Uganda.

La desinformación —intencionalmente “noticia falsa”— es un problema crónico en todo el mundo, pero la pandemia de COVID-19 ha exacerbado la sobrecarga de información. Desde falsas curas de coronavirus a información engañosa sobre vacunas obligatorias que han esparcido temores por todos lados, es cada vez más difícil darse cuenta de la verdad.

Todo lo que se necesita es dar clic en “compartir” o reenviar para que la desinformación se convierta información equivocada que se esparce como reguero de pólvora a través de redes personales en aplicaciones y plataformas como WhatsApp y Facebook.

En África, donde la penetración de internet sigue relativamente baja en 40 % en promedio, muchos usuarios están en línea por primera vez. Y alrededor del mundo, muchos usuarios de internet, con experiencia o no, no tienen herramientas de conocimientos digitales necesarias para distinguir noticias confiables de noticias falsas.

¿Cómo pueden volverse perceptivos en línea todos los usuarios de internet?

Es la principal idea detrás de “Elige tu propia noticia falsa”, juego en línea que explora cómo la desinformación se difunde por África Oriental. El juego es creación de Neema Iyer, fundadora y directora de Pollicy, organización ugandesa que apoya la tecnología cívica en el continente.

Iyer explicó la motivación detrás de su juego en un comunicado de prensa de la Fundación Mozilla:

Online misinformation has real implications offline. It can threaten people’s lives, freedom of expression, and prosperity. This is especially true in parts of East Africa, where people are coming online for the first time and don’t yet have the proper context to distinguish what’s trustworthy from what’s not.

La información equivocada tiene verdaderas consecuencias fuera de línea. Puede amenazar la vida, la libertad de expresión y la prosperidad de las personas. Esto es verdadero sobre todo en partes de África Oriental, donde las personas están en línea por primera vez y aún no tienen el contexto adecuado para distinguir lo que es confiable de lo que no es confiable.

‘¿Viste ese video en WhatsApp?’

“Elige tu propia noticia falsa” enseña a los usuarios nuevos de internet cómo estar más alerta sobre la información que reciben y encuentran en espacios digitales.

Los jugadores eligen uno de tres personajes en África Oriental: Flora, estudiante que busca empleo; Jo, comerciante, o Aida, abuela retirada de 62 años. Los jugadores revisan titulares de noticias, videos y publicaciones en medios sociales a través de los ojos de cada personaje.

Flora, estudiante que busca empleo, la comerciante Jo y Aida, abuela jubilada, son personajes del juego “Elige tu propia noticia falsa” que deben tomar decisiones sobre qué hacer cuando encuentran en línea información potencialmente falsa. Captura de pantalla del juego elaborado por Pollicy.

“Las decisiones de los jugadores marcan la diferencia entre desmentir correctamente la desinformación —o caer víctima de fraude, hospitalizar a un ser querido y hasta incitar accidentalmente a una turba”, explica el comunicado de prensa de Mozilla.

Mientras los jugadores siguen las diversas decisiones de sus personajes, el juego ofrece información detallada sobre cómo funcionan la desinformación y la información equivocada, y destaca el rol que tienen las personas en la interceptación de información falsa o no verificada antes de difundirla.

Por ejemplo, Aida recibe un mensaje reenviado de su primo con el video de un niño que llora tras recibir su vacuna de sarampión. ¿Debe Aida difundir el video? El sarampión se puede prevenir con una vacuna pero los casos siguen aumentando debido a información falsa.

“Plataformas como YouTube y Facebook recomiendan y amplifican el contenido que hace que los usuarios de internet sigan haciendo clic, aunque sea radical o totalmente equivocado, dijo la Fundación Mozilla.

Avanzar-avanzar-avanzar-alto

Neema Iyer creó “Elige tu propia noticia falsa”, y es la fundadora de Pollicy rn Uganda. Foto usada con autorización.

En el tercer episodio de la la segunda temporada de “Condicions”, nuevo podcast que explora derechos digitales en África, Neema Iyer habla con el activista de derechos digitales Berhane Taye sobre mirar la historia de la desinformación en línea en África y cómo se entrecruza con bots, troles y demás.

Iyer y Taye hablaron sobre las potencialmente peligrosas consecuencias de un aparentemente simple reenvió o difusión.

Internet está lleno de bots —aplicación de software que ejecuta tareas automatizadas. Iyer calcula que hasta la mitad de la actividad en línea la manejan bots diseñados para influenciar y dar forma a opiniones en línea. Los troles —personas reales— también perturban, atacan y ofenden con intención. Los ultrafalsos —videos radicalmente alterados— pueden hacer que la ficción parezca real.

Esta combinación de agitadores en línea colabora con la desinformación que a la larga causa caos, desacuerdo y polariza comunidades, dijo Iyer.

Para complicar las cosas, muchos usuarios de internet son “agentes involuntarios” que amplifican la información falsa sin darse cuenta, escribe Kate Starbird en Nature.

Los teléfonos móviles y la mensajería de texto SMS se usan desde hace tiempo como herramientas para organizar justicia de turba y desestabilizar comunidades, pero cuando surgieron WhatsApp y otras plataformas, la información falsa se pudo difundir rápida y exponencialmente con dar clic a un botón, continuó Iyer.

Iyer cita los linchamientos en India causados por rumores de WhatsApp sobre secuestro de niños y la violencia sectaria en Nigeria que surgió después de que imágenes que circularon en WhatsApp mostraban a musulmanes fulani que cometían actos de violencia contra los cristianos.

En abril de 2020, en plena pandemia, WhatsApp finalmente tomó acción para contener la difusión de noticias falsas y limitó la cantidad de reenvíos de cinco a uno. “La medida está diseñada para reducir la velocidad con la que se mueve la información a través de WhatsApp, que pone a verdad y ficción a un paso más parecido”, según The Verge.

Guía de cinco pasos:
1. Confirma la fuente
2. Revisa los datos
3. La calidad cuenta
4. Lee antes de difundir
5. Habla
“Cómo detectar la desinformación”: captura de pantalla de “Elige tu propia noticia falsa”, juego en línea diseñado por Pollicy en Uganda.

¿Penalizar o no penalizar?

La gente suele recurrir a medios sociales para llenar los vacíos de los medios convencionales. Pero con la democratización de los medios sociales, cualquiera puede generar contenido, con pocas pautas para supervisar, vetar o verificar datos.

En África Oriental, los Gobiernos han creado diversas políticas y leyes diseñadas para controlar las “noticias falsas” y discurso de odio, pero terminan siendo la razón para penalizar la oposición o voces discordantes.

En marzo de 2020, el Gobierno de Sudáfrica penalizó la difusión de información de COVID-19 con la “intención de engañar a los ciudadanos o la respuesta gubernamental a la pandemia”, según la ley de gestión de desastres de 2002, los infractores pueden recibir multas, prisión o ambos, según el Comité para Proteger Periodistas.

El Comité para Proteger Periodistas advirtió que “aprobar leyes que enfaticen la penalización de la desinformación antes que la instrucción al público y el fomento a la verificación de datos presenta un callejón sin salida”.

En Nigeria, la desinformación ha generado desconfianza en las instituciones que “deberían ser guías durante una pandemia”, dijo ‘Gbenga Sesan, director ejecutivo de Paradigm Initiative en Nigeria, que se unió a Iyer y Taye en “and Condiciones”.

“Tienes mucha información que no debería llegar a las manos de gente vulnerable”, dijo Sesan en referencia al aluvión de videos, mensajes y memes difundidos para promover falsas curas del coronavirus.

Pero la Proyecto de Ley de Protección contra la Falsedad y la Manipulación en Internet de Nigeria —conocida como “ley de medios sociales”— es inadecuada y peligrosa, imprecisa como para hacer mella en el problema.

Hacer que la verdad se vuelva viral

La investigación muestra que es muy difícil cambiar la mente de una persona cuando se instala una idea y, hay que enfrentarlo, el usuario de internet típico a menudo mira titulares.

La tecnología de inteligencia artificial puede intentar interceptar noticias falsas o discurso de odio, pero este método suele ser poco preciso y no capta los matices del lenguaje y el contexto cultural, explicó Iyer.

Por ejemplo, el informe de transparencia de Facebook de 2020 sostuvo haber retirado 9.6 millones de publicaciones de odio o aparentemente de odio en los primeros cuatro meses de 2020, dijo Iyer. Pero advirtió la probabilidad de falsos positivos.

Los moderadores de contenido tienen un poder inmenso para retirar lo que se considere falso o de odio, pero Facebook no logra manejar adecuadamente múltiples idiomas y contextos culturales. Además, muchos usuarios no saben de su capacidad de denunciar contenido.

Los verificadores de datos no tienen el alcance para hacer cambiar de opinión cuando las noticias falsas se arraigan. Solamente en Estados Unidos están en desventaja con campañas por cien a uno. La verificación de datos también varía mucho dependiendo de las leyes de un con respecto a transparencia, datos y libertad de información. En Tanzania, por ejemplo, el Gobierno ha prohibido la verificación de datos, e insiste en que las estadísticas son la absoluta verdad.

¿Cómo desalentamos la difusión de la información equivocada?, Iyer insiste en interrumpir las noticias falsas antes de difundirla. En cambio, insiste en hacer que la verdad se vuelva viral.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.