Tomando la temperatura de Hong Kong: ¿Qué futuro para el movimiento de protesta?

Protesta tenue en Hong Kong. Imagen de The Stand News.

Las protestas contra la ley extradición de China en Hong Kong cumplen ya un año. El canal de noticias en línea The Stand News de Hong Kong encargó una serie de artículos para reflexionar sobre el movimiento de oposición. Global Voices está publicando versiones editadas de estos textos en virtud de un acuerdo de asociación de contenido. La versión original en chino es de Francis Lee, profesor de la Escuela de Periodismo y Comunicación de la Universidad de Hong Kong.

En junio se cumplió el primer aniversario de las protestas contra la ley de extradición de China en Hong Kong.

Desde el brote de COVID-19 a finales de enero, la Policía de Hong Kong ha prohibido todas las asambleas y manifestaciones públicas, en aplicación de las regulaciones para control de enfermedades conocidas como la Prohibición de Reunión de Grupos.

El reglamento ha hecho imposible que cualquier organización pueda convocar protestas masivas. Mientras tanto, el riesgo de que los manifestantes individuales salgan a las calles es cada vez mayor, ya que Pekín se prepara para imponer a Hong Kong una ley de seguridad nacional que cambiaría las reglas del juego.

Hoy en día, las protestas son muchos más pequeñas que en junio 2019, cuando cientos de miles de personas salían regularmente a las calles en las mayores manifestaciones antigubernamentales de la historia.

Sin embargo, las encuestas de opinión muestran que la rabia de los hongkoneses hacía la Policía y el Gobierno sigue siendo la misma.

Hablando en números

Una encuesta de finales de mayo del Centro de Comunicación y Encuesta de Opinión Pública de la Universidad China de Hong Kong mostró que el 45.8 % y el 47.5 % de los entrevistados no confiaban en el Gobierno y la Policía respectivamente.

Ante la controversia sobre la ley de seguridad nacional, el 41.1 % expresó insatisfacción con la aplicación del principio “Un País, Dos sistemas” en Hong Kong.

Más del 60 % de los entrevistados se opuso a la decisión de Pekín de promulgar una nueva ley de seguridad nacional, que deja de lado a la Legislatura de Hong Kong. Este hallazgo difiere bastante de lo que afirmó la jefa ejecutiva, Carrie Lam, el 16 de junio de que solo una pequeña minoría se oponía a la ley.

Se preguntó también a los entrevistados si apoyaban o no la continuidad de las protestas contra la extradición de China, independientemente de la forma o la estrategia. Resultó que el 39.1 % apoya las protestas mientras que el 39.2 % se opone. Los partidarios del sistema a favor de China afirmaron que el resultado indica que el movimiento está perdiendo consenso; aunque esta interpretación puede no reflejar la realidad.

Históricamente, las encuestas han mostrado que acerca del 20-25 % de los hongkoneses no apoyaban las protestas contra la extradición. Mientras tanto la pandemia mundial de COVID-19 ha ejercido una mayor presión en la economía de la ciudad, y debilitado aún más el atractivo de las protestas.

Considerando esto, es excepcional que las protestas, que paralizaron la ciudad durante un mes, hayan conservado el apoyo de dos quintos de los entrevistados.

Este resultado se compara a una encuesta de noviembre de 2014, dos meses después del inicio de la Revolución de los Paraguas a favor de la Democracia.

En esta encuesta el 70 % de los entrevistados apoyaron el cese de las masivas protestas pacíficas.

Las respuestas en la encuesta del CCPOS difieren significativamente según la edad.

Entre los encuestados de 15 a 24 años, la tasa de apoyo a la continuación de las protestas es del 71.9 %, entre 25 y 39 años, el apoyo alcanza el 51.9 %, en el rango de edades de 40 a 59 el índice baja al 35.6 % y cae hasta el 20.3 % entre los entrevistados mayores de 60 años.

Para algunos de los que se oponen al seguimiento de las protestas, la oposición es más estratégica que hostil a las protestas en si.

En las últimas semanas, los comentarios en varias redes sociales han destacado dudas sobre si las protestas pueden generar efectos positivos en el actual entorno político represivo, ya que a la Policía antidisturbios se les permite utilizar toda la fuerza necesaria para oprimir y detener a los protestantes.

A menudo, esos comentarios subrayan que con Pekín decidido a desmantelar el principio “Un País, Dos Sistemas”, el futuro de Hong Kong depende de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y China, más que de las protestas callejeras.

Este cálculo de costo y efecto es particularmente evidente en las respuestas relativas a la imposición de una ley de seguridad nacional en Hong Kong por parte de Pekín.

Si bien el 63.5 % de los entrevistados se preocupaba de que la ley perjudicara la libertad y los derechos de los hongkoneses, solo el 59 % de los mismos entrevistados apoyaba la continuación de las protestas, mientras que el 15.1 % se oponía a nuevas protestas.

Expandiendo el “repertorio de contención”

Aunque las restricciones impuestas durante la pandemia de COVID-19 han limitado la escala de las protestas, no las detuvo por completo. A finales de abril, varias manifestaciones espontáneas de “canción de protesta” surgieron en los mayores centros comerciales.

Además, se llevaron a cabo pequeñas protestas mensuales para conmemorar el ataque en la estación de Yuen Long y en la estación Prince Edward, respectivamente el 21 julio y el 31 agosto de 2019. En ambos incidentes destacó la excesiva fuerza utilizada por la Policía contra los manifestantes.

El 24 de mayo, miles de personas participaron en una manifestación ilegal contra la decisión de Pekín de imponer la ley de seguridad nacional en la ciudad, las primeras grandes protestas desde que entraron en vigor las restricciones de COVID-19.

Luego, el 4 de junio, decenas de miles acudieron a la anual vigilia con velas en el parque Victoria y en una docena de otros distritos de Hong Kong. Este año fue la primera vez que las autoridades prohibieron la vigilia, por las restricciones para el control de la enfermedad.

Finalmente, el 9 de junio, miles de manifestantes se reunieron en el distrito Central para conmemorar el aniversario de la manifestación de un millón de personas contra la Ley de Extradición de China.

Todos estos actos se llevaron a cabo pese a la probabilidad de ser detenidos por participar en asambleas ilegales.

Se han planteado dudas sobre la sostenibilidad de las protestas contra la extradición de China desde que las protestas tuvieron lugar hace menos de un mes.

El repertorio de contención se expandió a medida que aumentó la represión contra los manifestantes.

Finalmente, las movilizaciones masivas en junio dieron paso a manifestaciones a distritales y al levantamiento de los Muros de Lennon en toda Hong Kong en julio, seguidas por la protesta pacifica en el aeropuerto internacional de la ciudad y la formación de cadenas humanas en toda la ciudad en agosto de 2019.

En septiembre, cuando abrieron las escuelas, las universidades y los centros comerciales se convirtieron en lugar de protesta.

Tras la victoria de la alianza demócrata en las elecciones de distrito de noviembre, los partidarios del movimiento empezaron a promover la idea de un “círculo económico amarillo”, en el que se boicotearan los comercios partidarios del régimen (o azules) y se apoyaban a los comercios “amarillos” o a favor del movimiento.

Los manifestantes también pidieron la formación de grupos profesionales y sindicatos para preparar una futura huelga general.

Es probable que esta sea la futura dirección de las protestas, la resistencia se infiltra en todas las actividades cotidianas y deja que el régimen enfrente una larga guerra de desgaste.

Por otra parte, las restricciones de control de las enfermedades no pueden durar para siempre  y no se puede descartar la posibilidad de que Hong Kong vuelva a ver movilizaciones masivas, a pesar del aumento del costo de la acción colectiva.

* Descargo de responsabilidad: El autor del artículo, el doctor Francis Lee, es el principal coordinador de la encuesta del CCPOS, que entrevista a 800-1200 personas y se ha publicado cada mes desde junio de 2019.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.