Nacionalistas en Macedonia del Norte aprovechan cierre de fronteras para sembrar confusión y desconfianza

Captura de pantalla de la transmisión en directo realizada por el primer ministro albanés, Edi Rama, que fue malinterpretado en Macedonia del Norte.

Esta historia se basa en un reportaje de la agencia Meta.mk News, proyecto de Metamorphosis Foundation, socio de contenido de Global Voices. Revisa la cobertura especial de Global Voices sobre el impacto global del COVID-19.

¿Es cierto que el primer ministro de Albania solamente da la bienvenida a su recién reabierto país a los visitantes de origen albanés de los países vecinos de los Balcanes? ¿Realmente prohibió Grecia la visita de viajeros de partes de Macedonia del Norte donde viven grandes poblaciones de origen albanés y romano?

La respuesta a ambas preguntas es “no”.

Pero ante el resurgimiento de casos de coronavirus en Macedonia del Norte, país que continúa cerrado, se ha aprovechado el inicio de la temporada turística en los países cercanos para manipular la opinión pública con desinformación y promover el tóxico nacionalismo.

La falsedad de estas manipuladoras afirmaciones —difundidas por los medios y las redes sociales— se confirmó con una rápida revisión realizada por el proyecto Pensamiento Crítico para Ciudadanos con Conocimiento de Medios (CriThink), apoyado por la Unión Europea.

Pero para entonces, el daño ya estaba hecho, y la desinformación desconcertaba aún más a los ciudadanos macedonios que ya estaban angustiados de por sí por el rebrote de casos del COVID-19 a finales de mayo y en la primera mitad de junio.

Propagandistas populistas han utilizado la decisión del Gobierno macedonio de mantener cerradas las fronteras con Macedonia del Norte durante ese periodo como una excusa para acusar al partido gobernante de incompetente y sumiso.

Como era de esperar, estos esfuerzos también se han realizado a expensas de minorías en el país multiétnico.

Qué dijo realmente el primer ministro de Albania

El 24 de mayo, el primer ministro de Albania hizo una transmisión en directo en Facebook para anunciar la apertura de las fronteras nacionales el 1 de junio. A lo largo del video también mencionó a persona de etnia albanesa de los países vecinos, a quienes aconsejó precaución y conciencia plena sobre el COVID-19.

Declaró que las fronteras se abrirían, pero señaló que las playas aún seguirían cerradas por un tiempo, y previno a los futuros visitantes sobre la posible “segunda ola” de la pandemia.

Starting from Monday, June 1, we will open the land borders with the neighbors. For all Albanians, no matter whether they posses passports of Albania, or of Kosovo, North Macedonia or Montenegro, we will continue to call upon all of you without pause, without exception, to be watchful. On June 1, the borders will open, but not the beaches.

A partir del lunes 1 de junio abriremos las fronteras terrestres con los vecinos. Para todos los albaneses, sin importar si tienen pasaportes de Albania, Kosovo, Macedonia del Norte o Montenegro, continuaremos instando a todos sin pausa y sin excepción a permanecer alertas. El 1 de junio se abrirán las fronteras, pero no las playas.

Al otro lado de la frontera en la República de Macedonia del Norte (RMN), algunos medios en macedonio empezaron a publicar una traducción incorrecta de la declaración, lo que creó un escándalo instantáneo. Según su interpretación, supuestamente afirmaba:

Почнувајќи од понеделник, 1 јуни, ќе ги отвориме копнените граници со соседите, односно за Албанците кои живеат во Косово, Македонија и Црна Гора, но граѓаните ги повикуваме да бидат внимателни, вака албанскиот претседател Еди Рама.

“A partir del lunes 1 de junio abriremos las fronteras terrestres con los vecinos, concretamente para personas de etnia albanesa que viven en Kosovo, Macedonia del Norte o Montenegro, pero continuaremos instando a todos a estar alertas”, dijo el presidente albanés [sic: es primer ministro, no presidente] Edi Rama.

Figuras públicas de origen albanés en Macedonia del Norte, que hablan albanés y macedonio, hicieron sonar rápidamente las alarmas sobre que algunos medios y políticos se habían “perdido en la traducción”.

El periodista Petrit Saracini indicó que la traducción incorrecta había cambiado la posición de los símbolos de puntuación, que hizo que los segmentos sobre personas de etnia albanesa formara parte de la frase anterior.

A pesar de esto, el partido político opositor VMRO-DPMNE publicó de inmediato una declaración que malinterpretaba a Rama y afirmaba que había invitado “solo a personas de etnia albanesa” de los países vecinos a las playas locales, y que excluía a otros grupos étnicos.

Los nacionalistas macedonios intentaron presentar la declaración como “prueba” de atraso y nacionalismo entre los albaneses, así como una “nueva derrota” y una “bofetada en la cara” para el gobierno de la RMN.

Un representante de VMRO-DPMNE de alto rango, el parlamentario Ilija Dimovski, la emprendió contra la “locura propia del siglo XIX” y la “discriminación por motivos étnicos contra los ciudadanos de la República de Macedonia”.

El ministro macedonio de Asuntos Exteriores, Nikola Dimitrov, y el Gobierno replicaron enseguida que no habían recibido ninguna información de sus homólogos en Albania.

Composición de capturas de pantalla de varios artículos con noticias falsas sobre Grecia y Macedonia del Norte con una advertencia en rojo: “¡Desinformación!”. Foto de CriThink.mk, usada con autorización.

Varios días después, fue el turno de Grecia, cuando varios medios de derecha en Macedonia del Norte publicaron desinformación sobre el régimen fronterizo de un popular destino turístico.

Empleando como “prueba” un documento editado con Photoshop supuestamente del Ministerio de Asuntos Exteriores de Grecia, afirmaron que Grecia prohibiría la entrada de ciudadanos macedonios de municipios donde gran parte de la población es musulmana (principalmente en comunidades de origen albanés y romaní, con lo que daba a entender que estos grupos son responsables de la propagación del nuevo coronavirus).

El ministerio macedonio de Asuntos Exteriores negó la afirmación en una publicación de Facebook, y lo llamó “noticia falsa”.

Al desmentir esa afirmación, CriThink indicó que sería altamente improbablemente que Grecia mencionara tales restricciones de viaje relacionadas solo con ciudadanos que viven en algunos territorios, pues eso sería una violación del acuerdo ETIAS entre Macedonia del Norte y la Unión Europea.

Algunos de los medios en cuestión eliminaron estos artículos, pero sin publicar una retractación ni una disculpa a sus lectores.

Las vacaciones en playas extranjeras son consideradas un derecho de la clase media en los países balcánicos sin litoral. Las restricciones que reprimen este derecho, como los confinamientos del COVID-19, han sido extremadamente impopulares. Las fuerzas populistas de la región, especialmente el partido gobernante serbio, han sacado provecho de las ilusiones de playa con fines políticos.

Según los datos de la OMS recogidos por la Universidad Johns Hopkins desde el 25 de junio, Albania ha documentado 2114 casos de COVID-19 con 47 muertes, mientras que Macedonia del Norte ha registrado 5445 casos con 259 muertes. Grecia ha informado de 3310 personas infectadas y 190 muertes hasta el 25 de junio.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.