Destinos de playa en Albania prevén verano inusual

Playa en el sur de Albania. Foto de Ardi Pulaj, usada con autorización.

Casi todos los años, prácticamente no hay reservas en el icónico Adriatik Hotel en la ciudad portuaria albanesa de Durrés. Pero 2020, el años de la pandemia de coronavirus, no es como “casi todos los años”.

El hotel reabrió el 18 de mayo, cuando el país salió de un confinamiento durante el cual sus playas y sus fronteras con países vecinos cerraron hasta comienzos de junio.

A pesar de la flexibilización, las reservas disminuyeron un 85 %, según la gerenta general, Nevila Dudaj.

“Teníamos muchas reservas para el verano 2020 desde el otoño de 2019 y se detuvieron la primera semana de marzo”, dijo.

“Algunos huéspedes con reservas válidas postergaron su estadía hasta el próximo año, pero la mayoría pidió que les devolvieran su pago, lo que nos ocasiona dificultades financieras”, dijo Dudaj, que también administra la agencia Adriatik Tours con sede en Estados Unidos.

“Tomará al menos uno o dos años para que el sector turismo se recupere”, predijo Dudaj sombríamente.

Cartel con medidas contra el COVID-19 en el Adriatik Hotel in Durrës beach, Albania. Foto de Ardi Pulaj, usada con autorización.

No todos tienen tanto de qué quejarse.

Dhërmi, en el sur de Albania, es un pueblito costero ubicado entre Himarë y Vlorë. Es famoso entre los albaneses y extranjeros por sus increíblemente bella playas y atmósfera despreocupada.

2 Lips, bar, restaurant y hotel ubicado en la playa de Dhërmi, recibe habitualmente a turistas del Reino Unido, Polonia, República Checa, Bélgica, Austria, Francia e Italia. Los turistas chinos llegaron por primera vez en 2019.

Ernis Osmanaj, propietario de 2 Lips, dijo que las reservas de este año son casi iguales a las del año pasado.

“La única diferencia es que esta temporada, nuestros clientes son de Tirana, y no del Reino Unido, como el año pasado”, dijo Osmanaj.

Para Osmanaj, lo más difícil es convencer a los clientes de seguir los protocolos por COVID-19. Los clientes deben someterse a controles de temperatura y desinfección al entrar y salir del lugar, dijo.

Los protocolos impuestos por el Gobierno de Albania exigen que hoteles y centros turísticos tengan un “coordinador” contra el COVID-19 para supervisar esas medidas. El personal debe usar mascarilla y guantes en todo momento.

Hacia el sur, la ciudad costera de Saranda también se ha estado preparando para un verano difícil.

Ahí los turistas pueden ver las ruinas del parque nacional Butrint y disfrutar de un paseo en un encantador paraje y de las atractivas playas.

En febrero, Saranda entró en la calificación anual de Tripadvisor para destinos de viaje, y se ubicó en segundo lugar después de Kaliningrado en Rusia.

Hotel Seaside Artist en Saranda. Foto de la administración, usada con autorización.

En Seaside Artist, restaurante y hotel familiar en Saranda, las reservas bajaron 60 % en comparación con 2019. Las reservas de agosto incluyen a turistas de Italia, mientras septiembre promete llevar turistas de Bulgaria, Alemania y Grecia.

“Esta temporada hemos tenido muchas cancelaciones por la incertidumbre de la situación de la pandemia. Trabajaremos hasta el último minuto esta temporada. En Saranda no ha habido un solo caso de coronavirus y se prepara para recibir turistas”, dijo Rudina Toska, del hotel y restaurante Seaside Artist.

Adaptarse para los lugareños

Ejiris Shoshi ayuda a los hoteles en Ksamil, cerca de Saranda, a ocuparse de las reservas de agencias de viaje en línea. Está en contacto directo con turistas que pasan sus vacaciones en la costa jónica de Albania. Este año, se cancelaron el 72 % de las reservas.

En Ksamil ha habido una reducción significativa de la cantidad de turistas escandinavos en los dos últimos años. En cambio, el lugar se está volviendo popular con visitantes de Polonia, Ucrania, Rumania y Rusia.

Playa privada del hotel Abalone en Ksamil. Foto de Ardi Pulaj, usada con autorización.

“Las pocas reservas que tuvimos son para agosto y septiembre. Es una temporada impredecible porque los turistas locales reservan a último minuto y los extranjeros–limitados a quienes tendrán los medios financieros para viajar este año– no saben cómo pueden ir”, dijo Shoshi.

“La principal preocupación de los turistas extranjeros ha sido el viaje, el cierre de fronteras no solamente de Albania, sino también de todos los países de tránsito”.

La agencia Shoshi, en cooperación con hoteles de la zona, han invertido en campañas de publicidad en medios sociales, con la vista firme en el mercado nacional.

Turismo patriótico

Nevila Dudaj de Adriatik Hotel y la agencia Adriatik Tours dijo que la contribución de los albaneses en el extranjero es muy importante para la recuperación del sector turismo.

“Hasta en la presentación de viajes de The New York Times en enero de 2020, en la que participé, pedí a los albaneses, estén donde estén, que visiten y pasen sus vacaciones en Albania, pues deben apoyar el turismo albanés. Y ahora, más que nunca, por la pandemia de COVID-19, necesitamos su apoyo, dice Dudaj.

Hasta fines de junio, turistas de Kosovo y la región del oeste de los Balcanes se han unido a turistas nacionales en sus vacaciones en playas albanesas.

A fines de junio, había 2047 contagios registrados de coronavirus en Albania, que han resultado en 45 muertes.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.