Afrochecos hablan sobre visibilidad, racismo y la vida en República Checa (parte I)

Lema “Black Lives Matter” (Las vidas negras importan) en la fachada de un teatro en el centro de Praga. Fotografía tomada el 14 de junio por Natalia Marshalkovich, utilizada con autorización.

La comunidad afrocheca, una de las más pequeñas de República Checa, está emergiendo gradualmente y expresando sus opiniones en público. Esta publicación es la primera de una serie de dos partes en la que se examina su lucha por obtener reconocimiento en el país centroeuropeo. Para leer la segunda parte, visite este enlace.

Hasta la caída del comunismo en 1989, los africanos negros y los afrochecos no tenían visibilidad en la esfera pública, a pesar de que muchos llevan varios años viviendo en República Checa.

En los informes y documentos que cubren el período 1918-1948, cuando Checoslovaquia era una democracia capitalista, se menciona en ocasiones a africanos negros y afroamericanos que prestaban servicios en el Ejército o tocaban jazz en los bares de Praga.

Cuando Checoslovaquia pasó a formar parte del bloque socialista en 1948, participó activamente en la competencia de la Guerra Fría entre Moscú y Occidente y brindó apoyo diplomático a movimientos independentistas africanos, incluso suministró armas a varias guerrillas del continente. Algunos países recién independizados, como Angola, Benín, República Democrática del Congo, Etiopía, Ghana, Guinea-Bissau, Malí, Mozambique, Nigeria y Zambia, se volvieron prioridad a medida que se intensificaron las relaciones bilaterales.

Cientos de estudiantes de África recibieron becas para mudarse a Checoslovaquia, donde aprendieron checo o eslovaco y se graduaron principalmente en ciencias, tecnología, ciencias militares y medicina. De 1961 a 1974, se creó una universidad especial en Praga para satisfacer sus necesidades.

Mientras que muchos regresaron a sus países de origen, unos pocos se casaron en Checoslovaquia o tuvieron hijos con mujeres checas y eslovacas, lo que dio origen a la primera generación de afrochecos.

Surgimiento de los afrochecos

Cuando terminó el comunismo en 1989 y el país se incorporó a la Unión Europea en 2004, la sociedad checa comenzó a debatir cuestiones de discriminación y diversidad étnica que habían estado prohibidas durante cuatro décadas, ya que la ideología socialista afirmaba haber erradicado el racismo, a pesar del terrible trato que recibía la comunidad romaní.

Desde entonces, tres segmentos de la sociedad han contribuido a una integración parcial de los afrochecos: la sociedad civil, los medios de comunicación y el arte. Han surgido varias ONG que abogan por un mejor conocimiento de la cultura africana y por el apoyo a los afrochecos, y que contribuyen a que haya diálogos interculturales.

El segundo segmento es el de los medios de comunicación, en los que varios afrochecos actúan como modelos. Uno de los nombres más famosos es Lejla Abbasová, ciudadana checa de origen sudanés que presenta populares programas de televisión. Otro ejemplo es el checo-ghanés Rey Koranteng, presentador de TV Nova, estación privada que goza de la mayor parte de la audiencia nacional.

Martin Kříž. Fotografía utilizada con autorización.

Martin Kříž es un sinólogo afrocheco, que aparece regularmente en los medios de comunicación checos y en la BBC, y que en esta ocación compartió su opinión con Global Voices (GV):

Posledních asi deset nebo patnáct let přestává být otázka identity otázkou zevnějšku. Vzpomínám si nicméně, že v dobách kdy naše česká společnost ještě nebyla tak otevřená, a to zejména před rokem 1989 a když jsme my v mládí hledali kam sám sebe vrazit, tak tehdy skutečně to bylo jiné. Mluvit v české společnosti o komunitě Afro-Čechů je zatím ještě předčasné. Ve většině měst se stále jedná o jednotky nebo maximálně desítky takových lidí zcela odlišných společenských zájmu a směřování. Ale první vlaštovky se již objevují na facebookových skupinkách.

En los últimos 10 a 15 años la cuestión de la identidad ya no se basa en apariencias externas. Sin embargo, recuerdo que era realmente diferente cuando nuestra sociedad checa no era tan abierta, particularmente antes de 1989 [la caída del comunismo], y cuando queríamos salir a algún lugar en nuestra juventud. Aún es demasiado pronto para hablar de una comunidad afrocheca, pues en la mayoría de las ciudades solo hay uno o tal vez diez afrochecos como máximo, cada uno con intereses y prioridades completamente diferentes. Pero vemos que surgen algunas señales en grupos de Facebook.

Un tercer campo en el que los afrochecos se han distinguido es el de las artes, en el que cantantes, bailarines y escritores han ganado renombre, a veces en el ámbito internacional. Probablemente el ejemplo más destacado es el bailarín y coreógrafo moderno checo-nigeriano Yemi Akinyemi Dele, que ha trabajado con famosos artistas como Kanye West.

El cantante checo-angoleño Ben da Silva Cristóvão (conocido como Benny Cristo) es un exitoso artista seleccionado en 2020 para representar a la República Checa en el Festival de la Canción de Eurovisión 2020 con su canción Kemama:

Otra bailarina y cantante checo-angoleña es Madalena João, que canta en checo, inglés y portugués, a veces con su hermano Daniel, quien hace rap. Madalena explicó a Global Voices lo que según ella significa tener identidad afrocheca:

Můj tatínek studoval veterinární fakultu v Brně, a v té době se seznámil s maminkou. Bavili se v českém jazyce, který tatínek uměl a umí dodnes. Afročeška je Češka s africkými kořeny, tedy koluje ve mně v žilách i africká krev, hlavně v těle rytmus, a jsem za to ráda. Teď si uvědomuji více, v tomto věku, že to má své výhody. V Angole, kde jsem žila 9 let, jsem mluvila hlavně portugalsky, a vlastně dodnes doma s tatínkem a bratrem jinak nemluvím.

Mi padre estudió en la facultad de medicina veterinaria en Brno [la segunda mayor ciudad de República Checa] donde conoció a mi madre. Hablaban checo, idioma que mi padre habla con fluidez hasta el día de hoy. Un afrocheco es una persona checa con raíces africanas, lo que significa que tengo sangre africana, ritmo en el cuerpo y estoy feliz por eso. Ahora estoy más consciente de que tiene sus ventajas. En Angola, donde viví nueve años, hablaba principalmente portugués, y hasta ahora es el idioma que usamos en casa con mi padre y mi hermano.

A continuación, una de las canciones de João, “Vím, že jsi” (Sé que existes), en la que canta con el popular rapero checo Skipe, sobre visibilidad y relaciones:

Portada del último libro de Obonete Ubam “Kalangu Africká moudrost na každý den” (Sabiduría africana de Kalangu para todos los días). Fotografía de Filip Noubel, utilizada con autorización.

Del mismo modo, la literatura es un campo en el que distinguidos afrochecos están dejando huella.

El término “afrocheco” fue acuñado por el escritor y activista checo-nigeriano Obonete Ubam, que pasó siete años en Nigeria y escribió un libro en el que narra cómo abrazó su herencia y terminó por convirtirse en el jefe de su grupo étnico nativo, los anaang.

En junio, Ubam publicó un nuevo libro titulado Kalangu Africká moudrost na každý den (Sabiduría africana de Kalangu para todos los días) para acercar la cultura africana a los lectores checos y actualmente está a punto de publicar un nuevo libro sobre la historia de los afrochecos. Esto es lo que le dijo a GV:

Myslím si, že se Afročeši jako komunita teprve formují. Afročeši jsou v Českých zemích zhruba od konce druhé světové války. Nejdříve se jednalo o potomky amerických vojáků osvobozujících Západní Čechy. Po nich jsme přišli my, potomci afrických a kubánských studentů. Většinou jsme o sobě vzájemně ani nevěděli. Mnozí z nás pak hledali odpovědi na otázky týkající se vlastních kořenů a kulturní identity, až do dospělosti. Je zajímavé, že právě tato generace vyprodukovala ty, momentálně nejvýraznější osobnosti mezi Afročechy. Nyní dospěla třetí, zatím nejpočetnější generace Afročechů a jejich život je naprosto jiný než byl ten náš. Otevřené hranice jim navíc umožňují se i vzájemně stýkat. To je pro povědomí o vlastní identitě nesmírně důležité.

Creo que los afrochecos están empezando a formar su comunidad. Han estado presentes aquí aproximadamente desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Al principio, como descendientes de soldados estadounidenses que liberaron las zons occidentales del país y luego como descendientes de estudiantes africanos y cubanos. Normalmente ni siquiera sabíamos los unos de los otros, y muchos buscamos respuestas sobre nuestras raíces e identidad cultural mucho después. Es interesante que fue esta la generación que produjo los afrochecos más destacados en este momento. Ahora llega la tercera y mayor generación de afrochecos y su vida es muy diferente a la nuestra. Las fronteras abiertas les permiten interactuar, que es de suma importancia para ser consciente de la propia identidad.

Se han cerrado los comentarios