Desde los techos de Venezuela, ciudadanos olvidan a COVID-19 con arte

Foto de Rayner Peña para EFE, utilizada con permiso.

En una Venezuela en cuarentena, el grupo cultural Zona de Descarga nace en busca de crear espacios para la imaginación y el esparcimiento con sentido de unión entre los vecinos de la comunidad de José Felix Ribas en Petare, una de las más afectadas por la pandemia del COVID-19.

Petare, ubicado en un distrito en Caracas, es conocido por ser uno de los barrios más grandes de América Latina, con más de un millón de habitantes. Su alta densidad poblacional y la cantidad de habitantes que dependen de trabajos informales para sobrevivir dentro de una economía dolarizada e hiperinflacionaria lo convierten en un lugar particularmente vulnerable en el marco de la pandemia en términos de acceso a la salud y a la comida.

En Venezuela, los índices de inseguridad alimentaria y desempleo han aumentado considerablemente desde marzo, y se añade la escasez de servicios básicos como electricidad, agua, internet o gasolina. El país sigue en confinamiento.

 Jaime Pérez, uno de los organizadores de Zona de Descarga junto a su hermano Jimmy Pérez, explica a Global Voices por whatsapp que su grupo es un ejercicio combinado en profunda reflexión para conectar con la comunidad a través de los referentes culturales de la historia del barrio de Petare. Hay, por ejemplo, los pintores Bárbaro Rivas, Tito Salas y Jacobo Borges y el personaje cultural de la Burriquita de Petare, así como los referentes de la actualidad, el deportista Luis Sojo, la modelo Isabella Rodríguez y la periodista Luz Mely Reyes.

Los eventos de Zona de Descarga nacen en el marco de la pandemia y están pensados para entretener a la comunidad, informar acerca de medidas de prevención contra el esparcimiento del COVID-19 y mantener el distanciamiento social. 

 Difundir la información de los eventos durante cuarentena ha sido uno de los mayores retos para el equipo de Zona de descarga. Sin embargo, Jaime explica que nos les han faltado ideas para informar a una comunidad que tiene poco acceso a Internet, redes sociales o teléfonos inteligentes: “Utilizamos cualquier medio de comunicación. Nuestro mayor aliado es la radio comunitaria Resplandor de Cristo, que nos ayuda los martes, jueves y sábado a promover las actividades de Zona de Descarga”.

“Hemos hecho campañas de despliegue de divulgación con pancartas y papelógrafos, grupos WhatsApp de Cine Platabanda donde mostramos nuestra programación. También tenemos redes sociales en Twitter, Facebook e Instagram donde informamos y compartimos el registro de todo lo que hacemos. La interacción con la comunidad ha sido increíble y hemos expandido nuestro equipo de voluntarios y colaboradores”, explica Jaime. 

Foto de Rayner Peña para EFE, utilizada con permiso.

En su primer evento llamado “Cine Platabanda” presentaron la película “Aladdin” de Disney, protagonizada por Will Smith, lo que permitió a los residentes escapar del estrés de la cuarentena por el nuevo COVID-19 y las disputas políticas, entre otros problemas que cada día se agravan más en Venezuela, como por ejemplo el tiroteo de 6 días que hubo en José Félix Ribas en Petare en mayo, que expuso a medio millón de vecinos a la violencia de una guerra de pandillas en el barrio. 

 Pero la violencia de la zona no es un obstáculo para el equipo de Zona de Descarga. El martes 2 de junio, realizaron el primer “Libro Platabanda”, para la cual recolectaron más de 200 libros para repartir entre las comunidades de la zona. Un grupo de cuenta cuentos voluntarios uso parlantes y altavoces para relatar la historia del Árbol. 

Los organizadores destacan también que cada actividad se realiza gracias a donaciones y apoyo de las comunidades, como es el caso de los libros que fueron donados por la biblioteca Bárbaro Ribas.

 El 3 de Junio, Zona de Descarga realizó su evento Baile Platabanda, en el que participaron varios voluntarios con destreza en la danza y cerraron la semana con un concierto Platabanda en el que participarán raperos y diversos músicos de la zona. También realizaron Ora Platabanda, para permitirle a la comunidad un espacio de expresión religiosa durante la cuarentena en la que los centros de congregación están cerrados. 

Sarai, una de las vecinas de la comunidad, de 11 años de edad, ha asistido a todos los eventos: “Las actividades de Zona de descarga son emocionantes. No podemos salir, no podemos estudiar. Es un apoyo, es útil y divertido.” 

Durante la entrevista, Jaime expresa su amor por el barrio y la emoción que siente al poder ayudar al lugar donde han crecido él, su familia: “Queremos soñar. Somos esa generación que lucha y ama su comunidad, que a pesar de los conflictos sociales y las desigualdades que sufrimos, vivimos en un constante proceso de aprendizaje ante un problema que ha tenido una carga de violencia, odio y resentimiento que empezaron hacer ruidos en nuestras conciencias. Queremos transformar la realidad con arte y cultura.”

 

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.