En un país hostil a travestis, brasileña hace arte a partir de su identidad y denuncia la transfobia

“¿Y si el arte fuera travesti?”, pregunta Rosa Luz en un autorretrato. Foto: Rosa Luz, usada con autorización.

Rosa Luz tiene sonrisa dulce y voz suave, perio eso no significa falta de fuerza.

La artista brasileña, travesti, negra y periférica de 24 años ya actuó en dos películas (“Chega de Fiu Fiu” de 2018, y “Estamos Todos Aqui” de 2019) y ya expuso en el Museo de Arte de São Paulo (MASP).

Además de actriz, artista visual y rapera, Rosa también crea contenido digital para su canal de YouTube, que atrae admiradores y odiadores por igual.

En una de las actuaciones que hizo (ver video de abajo), se quedó de pie, inmóvil, sin blusa, en medio de las escaleras del estación del Plan Piloto de Brasilia, por donde pasan cerca de 700 000 personas por día.

Algunas personas la insultaron con palabras transfóbicas, otras la abrazaron. Una mujer hizo un discurso sobre cómo podría estar influenciando a los niños a “volverse” homosexuales.

“Solamente con existir, incomodamos a mucha gente, ¿no es así?”, dice.

La incomodidad se tradujo en un tono más grave recientemente vía internet. Para difundir una música, Rosa publicó en sus redes sociales la ilustración de una cabeza cortada que recordaba al presidente brasileño. En los mensajes, comenzó a recibir amenazas de muerte y su trabajo fue blanco de críticas en perfiles de miles de seguidores.

En entrevista con Global Voices por videollamada, Rosa señaló:

Era uma manifestação artística, um som metafórico, pessoal, que fala sobre o racismo no mercado da música. É óbvio que eu não deceparia ninguém, mas as pessoas são tão transfóbicas e racistas que é mais fácil para elas me colocar no lugar da bandida e da terrorista do que entender o contexto.

Era una manifestación artística, un sonido metafórico, personal, que habla del racismo en el mercado de la música. Es obvio que no le cortaría la cabeza a nadie, pero las personas son muy transfóbicas y racistas que les es más fácil colocarme en lugar de una delincuente o una terrorista que entender el contexto.

A pesar de no haber sido la primera vez que recibió críticas, el nivel de las amenazas aumentó con el episodio. Rosa ocultó sus cuentas de redes sociales, y ha recibido apoyo de Front Line Defenders, organización internacional en defensa de los derechos humanos, y de Access Now, entidad que defiende los derechos digitales de personas en riesgo.

Arte para existir

Rosa creció en la región de Gama, Distrito Federal, cerca de Brasilia, en un lote con tres tugurios. Historias que involucran abusos y embarazos adolescentes formaron parte de la historia de parientes cercanos. Fue en este contexto que descubrió que el género masculino que se le había designado no era compatible con lo que sentía. Recuerda:

Eu colocava uma blusa na cabeça para servir de cabelo e dançava com meus primos. Me sentia feliz fazendo isso, era minha essência. Só que parecia que tinha algo errado. Eu tinha pau e não deveria agir daquela forma. As pessoas tratavam isso como um problema e me violentavam.

Me ponía una blusa en la cabeza que servía de cabello y bailaba con mis primos. Me sentía feliz cuando hacía eso, era mi esencia. Solamente que parecía que había algo mal. Tenía pene y debía portarme de esa forma. Las personas trataban eso como un problema y me violaban.

Para protegerla, su madre la puso en un colegio de monjas. Como escape, Rosa se zambulló en los libros y se volvió una de las alumnas más aplicadas en asuntos religiosos. Bromea que, si fuera hombre cisgénero y heterosexual, sería coxinha (palabra brasileña para designar a personas conservadoras y de derecha).

Al descubrir su orientación sexual e identidad de género, tuvo que escoger: cuando le dijeron que no podria conciliar quién era con la fe, acabó por dejar la religión.

Entró a estudiar el curso de Teoria, Crítica e Historia del Arte en la Universidad de Brasilia (UnB), creía que no tenía talento y que sería un camino posible para trabajar con arte, como cuenta:

Comecei a estudar auto-retrato e foi a primeira vez que me permiti olhar para mim mesma. Me permiti passar batom, fazer as coisas que eu sempre quis fazer desde quando era criança. A arte salvou a minha existência, sabe? Em momentos que eu estava muito triste, colocar isso para fora através de uma pintura, de um desenho, foi fundamental.

Comencé a estudar autorretrato y fue la primera vez que me permití mirarame. Me permití pintarme los labios, hacer las cosas que siempre había querido hacer desde que era niña. El arte salvó mi existencia, ¿lo ve? En momentos en que estaba muy triste, sacar eso a través de una pintura, de un dibujo, fue fundamental.

Pero en el ambiente de la universidad, la transfobia comenzó a afectar su salud mental, al punto que abandonó las clases.

Se le negaba su nombre social, de mujer travesti, e insistían en llamarla con su nombre registrado. Con la transición de genero, también disminuyeron las etapas y oportunidades. Recuerda que una vez, un profesor la llamó para conversar. Estuvo ansiosa, pensaba que era una investigación. Al final, quería preguntarle si su familia estaba de acuerdo con el “rumbo” que le estaba dando a su vida.

Como algunas puertas se cerraban, comenzó a acompañar a feministas en YouTube y trazar otros planes. Al final de 2015, Rosa grabó un video de rap en el tugurio donde vivía. La publicación tuvo más de 100 000 visualizaciones y llegó a artistas conocidos de Brasil.

Criei o canal no YouTube por que eu poderia conversar com as pessoas para desmistificar a minha identidade, a minha transição e o tipo de arte que eu fazia.

Creé el canal en YouTube porque podría conversar con las personas para desmitificar mi identidad, mi transición y el tipo de arte que hacía.

De todas maneras, reflexiona sobre la visibilidad que recibió:

As pessoas tentam me colocar nesse lugar de quem fala pela comunidade trans. Eu defendo outras coisas, como proporcionalidade e representatividade. Não quero ocupar o lugar de heroína. Angela Davis fala que em certo momento na luta antirracista nos Estados Unidos começaram a pintar alguns ativistas como heróis e invisibilizar outros. Precisamos ficar atentos a isso. Às vezes, querem nos colocar no topo para invisibilizar quem não está no padrão aceito pela sociedade.

Las personas tratan de tratan de colocarme en el lugar de quien habla por la comunidad trans. Yo defiendo otras cosas, como proporcionalidad y representatividad. No quiero ocupar el lugar de heroína. Angela Davis dice que en cierto momento en la lucha antirracista en Estados Unidos comenzaron a pintar a algunos activistas como héroes y a invisibilizar a otros. Hay que estar atentos a eso. A veces, nos quieren colocar en lo más alto para invisibilizar a quien no está en el patrón de lo que acepta la sociedad.

Ser travesti

Brasil es el país con más asesinatos de transexuales y travestis del mundo. Según datos de la Asociación Nacional de Travestis y Transexuales (Antra), se registraron 124 asesinatos en esa población en 2019. México, segundo lugar de la lista, registró cerca de la mitad de casos.

Otro análisis, de la Asociación Brasileña de Lesbianas. Gais, Bisexuales, Travestis, Transexuales e Intersexuales (ABGLT), apunta que el 73 % de las personas no heterosexuales fueron agredidas en la escuela, sobre todo travestis y transexuales.

En un país hostil a personas como ella, Rosa Luz se identifica como travesti:

Eu olhava as referências de pessoas trans muito marginalizadas na adolescência. Eu poderia ser qualquer coisa, menos travesti. No começo, eu me afirmava mais como uma mulher trans, mas depois eu comecei a reivindicar o lugar da travestilidade na minha existência. Comecei a me identificar com as travestis. É uma identidade de gênero, não uma questão de performance.

Veía las referencias a personas trans muy marginadas en la adolescencia. Podría ser cualquer cosa, menos travesti. Al comienzo, me afirmaba más como mujer trans, pero luego comencé a reivindicar el lugar de la travestilidad en mi existencia. Me comencé a identificar com las travestis. Es una identidad de género, no un cuestión de actuación.

Dice que se sentía más aceptada cuando se identificaba como mujer trans, ya que las personas acostumbran a entender el mundo con un patrón cisgénero y binario (solamente masculino y femenino).

No hay un consenso sobre qué es ser travesti, dice Rosa. Aún está en discusión entre las propias personas que se identifican así. Pero cree que asumir esa identidad es también un lugar político, una forma de reivindicar los derechos humanos de esa población:

Cada um pode entender de uma forma diferente. Para mim [trans e travesti] são quase sinônimos, eu afirmo com frequência que eu sou uma mulher trans e travesti. Tem outras pessoas que não são assim. Gosto do que a Linn da Quebrada [atriz, cantora e compositora brasileira] diz, que acredita na possibilidade de termos milhares de identidades de gênero, já que existem milhares de pessoas, como se cada corpo fosse um universo.

Cada uno puede entender de una forma diferente. Para mí [trans y travesti] son casi sinonimos, y digo con frecuencia que soy mujer trans y travesti. Hay otras personas que no son así. Me gusta que Linn da Quebrada [actriz, cantante y compositora brasileña] dice que cree en la posibilidad de que haya miles de identidades de genero, ya que existen miles de personas, como si cada cuerpo fuera un universo.

Brasil 2020

Sobre las amenazas que la hicieroh retirarse de las redes, Rosa cuenta que muchas parecían ataques orquestados por medio de bots, que se han vuelto comunes en Brasil. Cree que los ataques a ella son reflejo de la vida política brasileña actual:

E se tivessem, de fato, me matado? Houve muito silêncio em relação ao que aconteceu comigo. No último mês, um artista trans e negro de São Paulo, o Demétrio Campos, cometeu suicídio. Ele precisou morrer para as pessoas olharem para ele e para a arte dele. Eu fiquei observando isso de longe e percebendo as contradições.

¿Y si de verdad me hubieran matado? Hubo mucho silencio en relación a lo que pasó conmigo. En el último mes, un artista trans y negro de São Paulo, Demétrio Campos, se suicídó. Tuvo que morir para que las personas lo vieran y vieran su arte. Vi eso de lejos y me di cuenta de las contradicciones.

Sobre sus planes, Rosa pretende seguir trabajando con música y artes visuales y formas de ingresos que la ayuden a mantener su independencia:

Hoje eu só quero achar uma forma de continuar produzindo minha arte sem ser silenciada e não necessariamente chegar ao topo ou ter muitas visualizações. Não é sobre isso. Eu prefiro morrer a estar silenciada.

Hoy solamente quiero encontrar una forma de continuar produciendo mi arte sin que me silencien y sin llegar al tope ni tener muchas visualizaciones. No se trata de eso. Prefiero morir a que me silencien.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.