Viktor Tsoi: Ícono inmortal del rock disidente soviético

Muro de Viktor Tsoi en el centro de Minsk, donde el carácter chino “崔” se utilizó para escribir su apellido coreano. Foto de Filip Noubel, utilizada con autorización.

El 21 de junio de 1962 nació Viktor Tsoi, estrella del rock coreano-rusa de los últimos años de la Unión Soviética, que ahora es un icono en todos los países de habla rusa, a 30 años de su trágica muerte.

Rockero, actor, disidente

Tsoi nació en Leningrado (actual San Petersburgo) de madre rusa, Valentina Guseva, y padre coreano, Robert Tsoi. Los orígenes del padre del cantante se remontan a la actual Corea del Norte a través de Kazajistán, ya que su familia fue deportada al Asia Central región soviética durante el régimen de Stalin.

Viktor Tsoi estudió arte que abandonó poco después para empezar a tocar música rock en la década de 1970. Durante este tiempo, el rock estaba casi prohibido por las autoridades soviéticas como símbolo de la “decadencia occidental” incompatible con la ideología comunista.

Después de conocer en 1980 a Boris Grebenshcikov, uno de los músicos soviéticos alterativos más influyentes de la época, la carrera de Tsoi dio un giro. En 1982 creó su propio grupo, Kinó, que le dio rápidamente mucha fama en toda la Unión Soviética. El primer álbum de Kinó, “45”, se grabó con el grupo de Grebenschhikov, Akvarium. Otro álbum, “Noch“, se grabó en 1986 y se lanzó en Estados Unidos en un álbum doble titulado “Red Wave: 4 Underground Bands from the USSR“.

Retrato de Viktor Tsoi en su muro conmemorativo en Minsk, Belarrús. Foto de Filip Noubel, usada con autorización.

En total, Tsoi compuso y grabó más de 90 canciones que se convirtieron rápidamente en éxitos a través de los canales no oficiales, incluidos conciertos clandestinos y cintas piratas, en un tiempo en que la censura hacía que conseguir grabadoras de cintas fuera difícil.

A pesar de esto, las letras de sus canciones se difundieron de boca en boca, y atrajeron a un público clandestino con sus mensajes de empoderamiento, ideas independientes y la ausencia de elogios al Partido Comunista. Por ejemplo, en la canción “Y de ahora en adelante somos los que mandan”(Дальше действовать будем мы) hay una estrofa que dice: “Así que vinimos a reclamar nuestros derechos: ¡sí!” (И вот мы пришли заявить о своих правах: “Да!”).

Después de la perestroika, que permitía más espacio y tolerancia para ideas alternativas, en particular en las artes, a Tsoi y a su grupo se les permitió actuar oficialmente y ser entrevistados en la televisión soviética.

En 1988, Tsoi apareció en una película titulada “La aguja” del director de cine Rashid Nugmanov y que se filmó en el actual Kazajistán. Causó sensación por su representación de la toxicomanía, cuestión innombrable bajo la ideología soviética y considerada como una condición exclusivamente “occidental”, pese a que afectó a muchos jóvenes soviéticos, sobre todo después de la guerra de Afganistán.

La película, que también incluye canciones de Kino, está disponible en YouTube:

El 15 de agosto 1990, Tsoi murió a los 28 años en la actual Letonia después de que su auto chocó contra un autobús. Su prematura muerte se convirtió en objeto de muchos mitos, como que se suicidó o que lo habían asesinado los servicios secretos soviéticos.

Tsoi el icono

Treinta años después de su muerte, Tsoi sigue teniendo innumerables admiradores en los países y comunidades de habla rusa y ha inspirado a muchas personas, desde músicos hasta astrónomos.

En YouTube, algunos videos de sus canciones han alcanzado más de 37 millones de visitas y algunos de sus éxitos han sido adaptados por estrellas contemporáneas de la escena de rock y pop rusos, como la cantante tártaro-baskir Zemfira en su versión de la canción “Cuckoo” (Кукушка).

Los DJ en las comunidades y países de habla rusa han remezclado y tocado sus canciones. Global Voices habló con DJ Hem, originario de Tashkent que vive en Helsinki, y tiene sesiones de DJ en vivo de música soviética en YouTube, incluyendo una fiesta especial de cumpleaños de Tsoi el 21 de junio. Esta es la opinión de DJ Hem sobre el fenómeno Tsoi:

Группа Кино была второй питерской группой, которую я когда-то услышал, это была песня Алюминиевые огурцы. Она, эта песня – как в смысле содержания, текста – каким-то, пожалуй, даже кардинальным образом скорректировала моё отношение как к року вообще, так к русскому року в частности.

Думаю, популярность Кино объясняется прежде всего общей «героической» аурой Цоя – его манера держаться на сцене, манера исполнения, голос, весь его образ… Всего этого не хватало не только на сцене. Всего этого не хватало в жизни.

Тогда это было проблемой всей страны, только что сменившей полностью курс. И вот эти поколения и поколения людей, выросших на героизации подвига – у всех этих людей с перестройкой образовалась где-то внутри пустота. Опыта жизни без героя не было. Значит, герой должен был появиться, и это произошло с Виктором Цоем.

Его лирические тексты вряд ли когда-нибудь устареют. А его песни с гражданским пафосом в какие-то моменты и нынешней российской жизни оказываются актуальными, и уместными как никогда. Что удивительно, российская рок и поп-сцены ведь так и не породили ни одной группы, ни одного исполнителя, который бы умудрился своими условными тремя аккордами зацепить «струны души» такого большого количества людей!

El grupo Kinó fue el segundo grupo de Leningrado que escuché, con la canción “Aluminium Cucumbers“, que con su contenido y letra, de alguna manera, cambió mi percepción del rock y del rock soviético.

Creo que la popularidad de Kinó se debe, en gran parte, a la aura heroica de Tsoi: su porte en el escenario, su estilo de actuación, su voz, toda su imagen. Esto faltaba en el escenario [soviético] y en la vida.

En aquel entonces esto era un problema del país entero que acababa de cambiar completamente de dirección. Generaciones de personas que habían crecido con imágenes de héroes [comunistas] experimentaron de repente un vacío interno por la perestroika. La gente no tenía la experiencia de vivir sin héroes. Por este motivo, tenía que aparecer un héroe y ese fue Viktor Tsoi.

Es poco probable que las letras de sus canciones envejezcan; sus canciones con un matiz cívico son muy contemporáneas al contexto de la vida actual en Rusia, y siguen vigentes hoy en día. Lo que es extraordinario es que la escena rusa de rock y pop no haya producido hasta el día de hoy ningún grupo o cantante que pueda, con apenas tres acordes, tocar el alma de un número tan grande de personas.

Aquí el avance de la fiesta de cumpleaños de Tsoi del DJ Hem:

En 2018, el director ruso de cine Kirill Serebrennikov hizo una película titulada “Leto” (Verano) sobre la vida de Tsoi y la realización del primer álbum de Kino a inicios de la década de 1980. La película fue seleccionada para la categoría de la Palma de Oro en el festival de Cannes de 2018.

Tsoi es también una inspiración fuera del mundo de la música y de las películas: es un icono del panorama urbano contemporáneo en muchas ciudades posoviéticas que lucen murales, estatuas y grafiti que celebran sus canciones. Uno de los más populares es “¡Tsoi está vivo!” (Цой жив!).

En Minsk, la capital de Belarrús, hay un muro de la memoria dedicado a Tsoi en un parque del centro de la ciudad:

El muro de Tsoi en Minsk. Foto por Filip Noubel, utilizada con autorización.

En Almaty, antigua capital de Kazakstán, se erigió una estatua de Tsoi el 21 junio de 2018, para homenajear su lazo con el país. Este tuit es de mayo de 2019, cuando en el país estallaron protestas contra el Gobierno y su estatua se transformó en un icono de disidencia:

 “Y no hay nada más
Todo está dentro de nosotros” [Letra de la canción Cambios (Перемен) de Tsoi]

Viktor Tsoi  salió a protestar en Almaty con un cartel que dice “Cambios”

Kiev, capital de Ucrania, también tiene su propio muro de Tsoi como se puede ver en este video:

Tsoi ha inspirado incluso a los astrónomos del Observatorio Astrofísico de Crimea en Nauchnij, que nombraron el asteroide 2740 Tsoj en su honor

No hay duda de que sus letras serán las que sigan inspirando a las nuevas generaciones de admiradores, que la gente todavía se aprende de memoria las letras, y que los rusos de todo el mundo las citan y usan en la vida cotidiana. Entre las mejores, está la canción “Un paquete de cigarrillos” (Пачка сигарет):

Я сижу и смотрю в чужое небо из чужого окна
И не вижу ни одной знакомой звезды.
Я ходил по всем дорогам и туда, и сюда,
Обернулся – и не смог разглядеть следы.

Но если есть в кармане пачка сигарет,
Значит все не так уж плохо на сегодняшний день.
И билет на самолет с серебристым крылом,
Что, взлетая, оставляет земле лишь тень.

Sentado y mirando a un cielo ajeno desde una ventana desconocida
No veo ni una estrella familiar,
Recorrí todos los caminos, aquí y allá,
Di la vuelta, y no pude encontrar mis huellas.

Pero si tienes un paquete de cigarrillos en tu bolsillo,
entonces las cosas no están tan mal para hoy.
Y un billete aéreo para sentarte en un avión con alas de plata
Que al despegar, no deja nada más que una sombra en la tierra.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.