Gigantes tecnológicos bloquean solicitudes de datos mientras ley de seguridad nacional de Hong Kong genera clima sombrío

Aviso de la Policía de Hong Kong que cita la ley de seguridad nacional y su impacto en la libertad de internet. Imagen libre de pxhere.

Aumenta el número de los gigantes de la tecnología que se niegan a entregar los datos de sus usuarios al Gobierno de Hong Kong tras la reciente promulgación de la Ley de Seguridad Nacional formulada por China.

La primera compañía en anunciar su posición fue Telegram, aplicación de mensajería para móviles que utilizan mucho los manifestantes de Hong Kong para discutir las estrategias de protestas y para coordinar las acciones durante junio de 2019.

Después de que el Comité para la Salvaguarda de la Seguridad Nacional de Hong Kong, ente creado bajo la Ley de Seguridad Nacional, publicó los detalles de la aplicación de la ley el 6 de julio, otras empresas de internet, como WhatsApp, Facebook, Google, Twitter, LinkedIn, Microsoft y Zoom, siguieron su ejemplo.

Mientras tanto, TitkTok, aplicación para publicar videos, anunció sus planes para salir del mercado de Hong Kong, sin referirse a la ley en su declaración.

Poderes ilimitados de la Policía de seguridad nacional

En virtud del artículo 43 de la ley, las autoridades de la Policía nacional de seguridad tienen el poder para registrar propiedades privadas sin una orden judicial, detener a los sospechosos, congelar activos, interceptar las comunicaciones y ordenar a los proveedores de servicios de internet y a los operadores de las plataformas que eliminen y bloqueen el acceso a los contenidos, y a suspender los servicios a los usuarios.

Si estos no cumplen con la orden, la Policía nacional de seguridad puede obtener una orden judicial para confiscar los dispositivos electrónicos correspondientes, tomar medidas para eliminar contenidos y exigirles que proporcionen los registros de identificación o asistencia para la descodificación.

Se podría considerar que el poder de la Policía nacional de seguridad de obligar a los proveedores locales de internet a limitar el acceso a los contenidos en línea y suspender los servicios de los usuarios sin procedimiento judicial es un fundamento jurídico para una versión de Hong Kong del Gran Cortafuegos de China, que bloquea el acceso de los usuarios a contenidos “ilegales”.

Antes de la reunión del Comité para la Salvaguarda de la Seguridad Nacional, Telegram anunció el 5 de julio que no entregaría ninguna información relacionada con sus usuarios hongkoneses “hasta que se alcance un consenso internacional en relación con los cambios políticos en curso en la ciudad”.

Expresarse es un delito

Aunque Telegram nunca ha entregado informaciones al Gobierno de Hong Kong, sus términos de privacidad establecen que la compañía “cooperará con las autoridades en asuntos relacionados con el terrorismo”.

Sin embargo, la imprecisa definición de terrorismo en la ley de seguridad de Hong Kong ha obligado a Telegram a hacer de Hong Kong una excepción.

En julio, la declaración del Gobierno de Hong Kong de que el lema “Liberen Hong Kong, revolución de nuestros tiempos” representa la independencia de Hong Kong y el discurso subversivo es la última de una larga lista de pruebas de que la ley de seguridad se aplicará arbitrariamente para reprimir la libertad de expresión.

Aún más alarmante, ocho personas han sido detenidas la primera semana de julio solo por mostrar hojas de papel en blanco, protesta silenciosa que la Policía declaró como potencial infracción de la ley de seguridad:

Ahora, la Policía de Hong Kong detendrá a los hongkoneses por subversión, por el simple hecho de sostener hojas en blanco para protestar en un centro comercial (fotos por The Stand News)

El aviso en inglés escrito sobre la bandera morada (foto por RTHK)

El régimen detendrá a los hongkoneses e inventará las razones para procesarles, la NSL es la herramienta para eso.

Gigantes tecnológicos toman medidas por incumplimiento

Si bien hicieron sus declaración después, Google y Twitter dijeron a los periodistas que habría dejado de procesar las peticiones de información de los usuarios ya el 1 de julio, cuando la ley de seguridad entró oficialmente en vigor en Hong Kong.

Facebook esperó hasta el 6 de julio para hacer lo mismo.

Google, Twitter y Facebook están prohibidas en China desde hace muchos años; aunque Google y Facebook tienen oficinas en Hong Kong. WhatsApp, la aplicación de mensajería de Facebook para móviles, es la herramienta de comunicación más popular de la ciudad.

LinkedIn, propiedad de Microsoft, dijo el 7 de julio que la plataforma había suspendido el procesamiento de las solicitudes de Hong Kong mientras revisaba la ley de seguridad.

LinkedIn estableció una empresa conjunta en China continental para su versión china que cumple con el marco de censura del país. Actualmente, los usuarios del servicio de Hong Kong no están sometidos a las mismas restricciones.

Zoom, aplicación para conferencias en video, dijo que ha detenido el procesamiento de las solicitudes de datos del Gobierno de Hong Kong.

Pero en junio, suspendió las cuentas de un grupo de activistas de derechos humanos chino, con sede en Estados Unidos, después de que conmemoraron la represión en la Plaza Tiananmén.

La cuenta de Zoom del activista Lee Cheuk-yan, que vive en Hong Kong, también fue suspendida, presuntamente bajo presión de las autoridades de China continental.

Todos los gigantes de la tecnología que han suspendido la entrega de datos de sus usuarios de Hong Kong han subrayado su compromiso con la protección de los derechos a la libertad de expresión y privacidad de sus usuarios.

Una gran ausencia es la de Apple, que ha cooperado mucho con la censura de China continental; la empresa dijo que “analizaría” la implicación de esta ley en su negocio antes de tomar una decisión.

Más curioso fue el repentino anuncio de TikTok de que la empresa se retiraría del mercado de Hong Kong.

Hay dos versiones de TikTok, que son propiedad de la empresa china Byetedance. La versión china es Douyu y trabaja dentro de las peticiones de censura china. La versión global afirma que no entregaría ninguna información de sus usuarios al Gobierno chino.

Sin embargo, las acciones legales en Estados Unidos han llevado a que se acuse a TikTok de enviar datos de usuarios estadounidenses a China continental en diciembre de 2019. Los empleados de la empresa también revelaron que habían sido presionados por sus superiores en China continental para censurar el contenido de la plataforma global..

El mercado de TikTok en Hong Kong es bastante pequeño de unos 150 000 usuarios.

El peor de los casos: Gran Cortafuegos de Hong Kong

Hasta la fecha, el Gobierno de Hong Kong no ha respondido directamente a la acción colectiva de estos gigantes de la tecnología; pero los informes sobre los planes del Gobierno para fortalecer el control sobre internet han estado circulando desde agosto de 2019, cuando las protestas contra la ley de extradicción de China estaban en su punto máximo.

Circularon también algunas afirmaciones no verificadas en la comunidad local en línea que sugerían que los posibles blancos de la represión eran Telegram y el foro de Reddit, LIGHK. En ese entonces, sin embargo, el Gobierno no tenía herramientas legales con las cuales tomar medidas enérgicas contra el contenido en línea, excepto mediante la obtención de una orden judicial.

Con la puesta en vigor de la ley de seguridad nacional, el peor de los escenarios para estas empresa que no cumplen con las directivas sería el bloqueo total de sus plataformas. Esto dejaría a los hongkoneses sin poder acceder a sitios web no cooperativos sin herramientas de evasión.

Hasta ahora, los hongkoneses se preparan para lo peor: el 30 de junio, las búsquedas de redes virtuales privadas aumentaron en un 321 % en comparación con el promedio de búsqueda diaria en otros días del mes.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.