Acusan a autoridades en República Srpska de enterrar memorias de genocidio en oferta de turismo

Captura de pantalla del sitio web de la organización turística de la Municipalidad de Višegrad que promociona el hotel Vilina Vlas, antiguo sitio de violación y otros crímenes de guerra, como opción de alojamiento de lujo.

El hotel Vilina Vlas en las afueras de Višegrad, al este de Bosnia, no es un hotel común y corriente, pero eso no se sabrá por cómo las autoridades de turismo de la República Srpska promueven las estadías en el hotel.

Una búsqueda del complejo de hotel y centro turístico en TripAdvisor llega a este aviso:

Due to a recent event that has attracted media attention and has caused an influx of review submissions that do not describe a first-hand experience, we have temporarily suspended publishing new reviews for this listing.

Debido a un reciente acontecimiento que llamó la atención de los medios y generó un montón de reseñas que no describen experiencias de primera mano, hemos suspendido temporalmente la publicación de nuevas reseñas para este lugar.

Probablemente, el mensaje es una referencia a una reacción en línea de los bosniacos después de que las autoridades de la República Srpska, entidad federal de Bosnia Herzegovina dominada por serbios, empezaron a promocionar el hotel como parte de un programa de turismo subsidiado en junio.

Pero los verdaderos acontecimientos que hicieron que Vilina Vlas destacara ocurrieron durante la guerra de Bosnia (1992-1995), cuando el hotel fue lugar de horrendos crímenes de guerra perpetrados contra bosniacos, y mujeres bosniacas en particular.

➡️Si tu elección de este año es visitar el Complejo Višegrad Spa, el hotel Vilina Vlas permite que se usen vales turísticos para sus huéspedes de la República Srpska, y subsidia parte de los gastos de alojmiento en el hotel
————–
No, esto no es “The handmaid's tale”, esto es real: la Agencia de Turismo Bosnioserbia recomienda Vilina Vlas, centro turístico/campo de violación donde mujeres y niñas de Višegrad fueron violadas hasta que quedaron embarazadas, mataron a muchas, unas pocas sobrevivieron. En 1992, ¡en Europa!

Aquí hubo asesinato y violación

En 1991, cuando Yugoslavia empezó a dividirse, los bosniacos conformaban más de la mitad de la población de la municipalidad de Višegrad. Los matanzas contra bosniacos y la emigración han provocado que esa demografía cambie drásticamente; los bosniacos que han regresado son ahora menos del 10 % de la población de la municipalidad.

La ciudad vio algunas de las peores atrocidades genocidas cometidas contra los bosniacos durante la guerra, incluidas dos piras funerarias con apenas dos semanas de diferencia en junio de 1992, en las que murieron un total combinado de 123 civiles bosniacos.

Dos primos cometieron esas atrocidades, Milan y Sredoje Lukić. Ambos fueron condenados por crímenes de guerra en el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (ICTY) en 2009.

Vilina Vlas es uno de los más infames campos de violación y detención controlados por serbios durante el genocidio bosnio. Cientos de bosniacas fueron retenidas como esclavas y atacadas sexualmente a diario por soldados serbios, y también paramilitares serbios y rusos.

Que Vilina Vlas siga plenamente operativo como centro turístico que acoge visitantes cada año es suficientemente malo para los muchos que saben lo que ocurrió ahí.

Pero el esfuerzo especial de la junta de turismo de la República Srpska para promocionar el hotel en Twitter e Instagram en la última semana de junio indignó a los bosniacos. En Twitter, muchos usaron el término “turismo genocida” (genocidni turizam).

Retiro de hotel Vilina Vlas (como sitio turístico) de Google search y Google Maps.
———
Firma esta petición para que Google retire este campo de violación y no se anuncie como destino turístico de sus sitio web.

Retiro de hotel Vilina Vlas (como sitio turístico) de Google search y Google Maps. – Firma la petición vía Change.

Esa lavada de cara no es nueva en Višegrad. A las autoridades de turismo locales les encanta promocionar el viejo puente otomano, una gema de la arquitectura de la era otomana.

Pero los turistas extranjeros que visitan el pueblo casi nunca se enteran de que el puente es el lugar en el que los musulmanes bosniacos fueron masacrados en masa.

Ni tampoco se enteran de que las mezquitas de la ciudad, construidas en la misma época, fueron destruidas durante los ataques violentos de los nacionalistas serbios.

En algunas ocasiones, la negación del genocidio ha tomado una forma más activa. En enero de 2014, las autoridades de la República Srpska retiraron a la fuerza la palabra “genocidio” de una piedra conmemorativa en el cementerio bosniaco de Stražište de Višegrad. También intentaron demoler una de las casas donde murieron personas quemadas vivas en junio de 1992. Persona que regresaron a la ciudad la reconstruyeron, y ahora sirve como monumento.

Genocidio oculto, lejos de la atención internacional

La extrema violencia y la depravación que hubo en Višegrad y en todo el valle de Drina, y también en pueblos y aldeas en el noroeste de Bosnia Herzegovina en esos año, fueron parte de las políticas genocidas implementadas por el Ejército de la República Srpska y varios grupos paramilitares al mando del general Ratko Mladić, criminal de guerra condenado.

Su éxito se debió en parte al hecho de que las atenciones internacionales estaban en el asedio a Sarajevo.

Detenidos del campo de concentración de Trnopolje cerca de Prijedor, Bosnia Herzegovina, 1992. Fotografía cortesía del TPIY a través de Wikipedia.

En un texto de 1996, el corresponsal de guerra Ed Vulliamy recordó un encuentro con Nikola Koljević, que fue aliado cercano del criminal de guerra condenado Radovan Karadžić en el vestíbulo de un hotel en Belgrado en 1992.

Koljević se burló del periodista porque a él y sus colegas les llevó mucho tiempo descubrir una red de campos de concentración administrados por serbios en la región: Omarska, Trnopolje y Keraterm.

So you found them! Congratulations!  It took you a long time to find them, didn’t it? Three months! And so near to Venice! All you people could think about was poor, sophisticated Sarajevo. Ha-ha!

¡Así que los encontraron! ¡Felicitaciones! Les tomó mucho tiempo encontrarlos, ¿verdad? ¡Tres meses! ¡Y tan cerca de Venecia! Todo lo que podían pensar era Sarajevo pobre y sofisticada. ¡ja, ja!

Construcciones encima de malos recuerdos

Emir Kusturica, cineasta serbio de fama mundial, también empezó varios negocios turísticos después de la ruptura de Yugoslavia. También encontró un hogar en Višegrad tras el genocidio.

Entrada principal de Andrićgrad. Foto en Wikipedia del usuario UkiUros (CC BY-SA 3.0).

En 2011 empezó un proyecto llamado Andrićgrad (pueblo Andrić) llamado así por Ivo Andrić, escritor yugoslavo y ganador del Premio Nobel, cuya novela histórica El puente sobre el Drina se centra en el antiguo puente otomano en Višegrad. El complejo también es conocido como Kamengrad (ciudad de piedra) y está construido como fuerte medieval.

El complejo de Andrićgrad también está construido sobre un antiguo centro deportivo que se usó como campo de detención para civiles bosniacos durante el genocidio, diez años antes.

La ferviente defensa de Kusturica del nacionalismo serbio no se conoce mucho fuera de la región de la antigua Yugoslavia.

Sin embargo, quienes conocen sus actividades políticas no se sorprenderán de que haya hecho su hogar en un lugar donde se unen mitología nacionalista serbia nueva y antigua.

En 2012, la Corte Constitucional de Montenegro desestimó una demanda de difamación del cineasta contra el escritor montenegrino Andrej Nikolaidis. Kusturica demandó a Nikolaidis por señalar en 2004 que las películas de posguerra de Kusturica estaban financiadas por el aparato estatal de Milošević el estado serbio luego de Milošević con un único objetivo en mente: fomentar la narrativa nacionalista serbia.

En una Višegrad después del genocidio, Kusturica encontró un lugar para fijar esta narrativa en piedra.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.