Colegio para chicas de Ghana lidera camino de aprendizaje electrónico durante la pandemia

Veronica Kissiedu Emefa, estudiante-maestra del Colegio Santa Teresa en Honoe, Ghana, región de Volta, en clase antes de la pandemia. Ahora, la mayoría de las clases se imparten en línea. Captura de pantalla de un avance de documentales producidos por Elio Stamm para Transforming Teacher Education and Learning, Ghana, enero de 2017.

En medio de la pandemia de coronavirus, muchas universidades están actualmente discutiendo sobre que hacer para el próximo semestre. El Instituto de Educación Santa Teresa, uno de los cinco colegios femeninos de Ghana, está abriendo el camino al aprendizaje en línea por medio de aplicaciones de mensajería instantánea, como Telegram y WhatsApp.

Fue fundado como Colegio de Formación para Mujeres en 1961. En 1964 se convirtió en el Instituto de Educación Santa Teresa, en Honoe, región de Volta, y es uno de los 46 institutos de formación de educadores de Ghana.

En marzo, el colegio envió de vuelta a casa a sus estudiantes como medida para frenar la difusión del coronavirus y la mayoría de las clases pasaron a darse en línea. Si bien a algunas estudiantes se les pidió que volvieran a la escuela para preparar su examen final, muchas siguen estudiando en línea desde su casa.

El colegio no tiene una plataforma de aprendizaje en línea incorporada integral como Sakai, Canvas o Blackboard, y no hay plataformas oficiales reconocidas de este tipo en Ghana. En otras universidades, los tutores suelen utilizar la plataforma que consideran que funciona mejor y, como resultado, muchos estudiantes descargan diversas aplicaciones como Google Classroom, Zoom, Telegram y WhatsApp, algunas de las cuales consumen muchos datos. En muchos casos, los estudiantes no están inscritos formalmente en estas plataformas por sus instituciones para tomar clases.

Sin embargo, en el Santa Teresa, el aprendizaje en línea se lleva sobre todo a través de WhatsApp y Telegram; tras haber consultado tutores y estudiantes, las aplicaciones se designaron como plataformas de aprendizaje oficiales del colegio. Los tutores se pasan a WhatsApp si tienen problemas al impartir las clases en Telegram y las estudiantes notan que esas plataformas son económicas y les ayudan a ahorrar en los datos de internet.

En conversación telefónica con Global Voices, Benedictus Mawusi Donkor, tutor del colegio, explica por qué el colegio decidió inscribir a todas las estudiantes en WhatsApp y Telegram para el aprendizaje electrónico:

When we were using the Google Classroom and YouTube, downloading videos becomes a problem when the network is not that strong. But when it comes to Telegram, I think with a little bit of network you easily get access to text mostly and audio. And some too, just a handful even with the Telegram they have a problem, so we try to engage them on WhatsApp. They have a WhatsApp platform as well as the Telegram.

Cuando usábamos Google Classroom y YouTube, la descarga de videos se volvía un problema si la red no era lo suficientemente fuerte. Creo que con Telegram, aunque tenga poca señal, se puede fácilmente acceder a la mayoría de textos y audios. Sin embargo, algunos también tienen problemas con Telegram, así que intentamos atraerlos con WhatsApp. Por eso las estudiantes tienen las dos plataformas.

Al consolidar y centralizar las plataformas para el aprendizaje en línea, los tutores han encontrado métodos creativos para atraer a las estudiantes y atraerlos a las clases realizadas con estas aplicaciones de mensajería. Algunos de estos métodos incluyen una estrecha vigilancia de la participación y asistencia de las estudiantes, personalización de las plataformas digitales disponibles para el aprendizaje, escuchar y tratar las inquietudes de estudiantes y tutores, y la prestación de capacitación digital mensual a los tutores que la necesiten.

Doreen Mensah, estudiante de primer año, dijo que los tutores y las autoridades del colegio encontraron muchas maneras de motivar a las estudiantes a participar a las lecciones en línea.

The tutors have been motivating us. They know it’s not easy, so they tell us to try. When they are online, and you are not available he will pick his phone to call and find out what is going on. And then they will give you words of encouragement to convince us to go online.

Los tutores nos han motivado. Saben que no es fácil: entonces nos dicen que lo intentemos. Cuando están en línea y no estás disponible, toman el móvil y te llaman para averiguar lo que está pasando. Luego te dicen palabras de aliento para convencenos de conectarnos.

Sin embargo, sigue habiendo problemas estructurales que dificultan el aprendizaje en Santa Teresa. Según Jennifer Nyavor, estudiante de primer año, las estudiantes tienen dificultades financieras ya que no han pagado sus asignaciones desde marzo cuando las enviaron a casa:

When we were in school, we depended on the allowance but now that we are home, they stopped paying allowances and some of us use it to pay school fees so it’s making life difficult. Since we came back home in March when the president said no school till further notice, that was when they stopped paying the allowances. The allowance is 200 Ghana cedis [$34.54] per month. Unless my parents give me something small to buy data. So when I come online, I can’t ask questions because then the class is over.

Cuando estábamos en la escuela, dependíamos de la asignación. Ahora que estamos en casa, dejaron de pagar las asignaciones y algunos las usamos para pagar las cuotas escolares, así que está haciendo nuestra vida difícil. Desde que hemos vuelto a casa en marzo, cuando el presidente dijo que no había escuela hasta próximo aviso, fue cuando dejaron de pagarnos los subsidios, que es de 200 cedis (unos 34.54 dólares) al mes. A menos que mis padres no me den algo para pagar los datos de internet. Cuando me conecto, no puedo preguntar nada ya que la clase ha terminado.

Alta participación de las estudiantes

Según un informe de Transforming Teacher Education and Learning (T-TEL), si bien muchos colegios registraron una tasa de asistencia muy baja (cerca del 31 %) en junio, Santa Teresa registró un 97 %. Los tutores estaban muy comprometidos y en contacto con las necesidades pedagógicas de las estudiantes; se comunicaban regularmente con quienes faltaban a las clases para trabajar con ellas y así poder mantener una asistencia regular a las clases.

En una conversación telefónica con Global Voices, estudiantes y profesores observaron que el director del colegio, el vicedirector y el responsable de control de calidad se sumaban a las plataformas para controlar las clases y el trabajo para abordar los problemas que iban surgiendo.

Según Jennifer Agyekum, estudiante de segundo año en el colegio, los esfuerzos de los tutores para mantener a las estudiantes involucradas han sido efectivos:

Those who do well in assignments, tokens are being given to students in the form of [internet data] bundles. They are really motivating us to participate in the virtual learning and they are doing their best.

A quienes hacen bien una tarea, se les da unas fichas en forma de paquetes [de datos de internet]. Nos motivan mucho a participar en el aprendizaje en línea y hacen todo lo mejor.

Sin embargo, tanto tutores como estudiantes seguían enfrentándose a otros problemas estructurales que afectaban particularmente a la participación de las estudiantes para las clases remotas.

La directora Sophia Adjoa Micah dijo:

As students are at home, some parents may not understand the whole business of learning online. Seeing their wards online they may not take kindly to it. And being females, some of the students have to do chores at home. It is a challenge to learn online and concentrate without any distractions.

Como las estudiantes están en casa, algunos padres pueden no entender todo el asunto de aprender en línea. Al ver sus pupilas en línea, tal vez no se lo tomen a bien. Y al ser mujeres, algunas estudiantes tienen que hacer tareas en casa. Es un desafío aprender en línea y concentrarse sin distracciones.

Otros tutores tomaron la iniciativa de llamar a los padres y hablar con ellos sobre la creación de las condiciones adecuadas para que sus hijas estudien en línea con menos distracciones posibles.

Al final de mes, a los tutores se les pidió redactar un informe que detalle los progresos de sus clases en línea y identifique los problemas que hacen lenta la enseñanza y el aprendizaje; esos informes se envían a la dirección escolar que los revisa y trabaja con los tutores y las estudiantes para desarrollar estrategias para abordar estos problemas.

El colegio también adoptó un estilo de comunicación abierta donde las condiciones eran dictadas por las alumnas para que contaran sus problemas y sus retos. Las estudiantes que hablaron con Global Voices dijeron que esto fue muy útil para apoyar su aprendizaje.

Un modelo de aprendizaje electrónico para la educación superior

Si bien algunos docentes de otras instituciones de enseñanza superior en Ghana han luchado para poder enseñar en linea, el Santa Teresa trabajó en estrecha colaboración con los tutores para asegurarse de que estuvieran propiamente formados para utilizar los instrumentos digitales para dar sus clases.

Algunos tutores dijeron que el departamento de Tecnología de la Información del colegio organiza talleres y programas mensuales para ayudar a quienes tienen dificultades para navegar por las plataformas digitales en sus clases.

En una conversación por correo electrónico con Global Voices, la directora Micah explicó que algunos fondos de apoyo del colegio procedentes de T-TEL se utilizaron para inscribir a los tutores en un curso certificado en línea organizado por la Universidad de Ciencias Aplicadas de Ámsterdam.

El colegio está haciendo lo mejor que puede con recursos limitados, pero Micah cree que el establecimiento de un centro de tecnologías de la información y la comunicación de última generación les ayudará a mejorar la calidad del aprendizaje electrónico; también hizo un llamamiento a las compañías de telecomunicaciones de Ghana para que presten apoyo a los estudiantes mediante paquetes de datos gratuitos a fin de mejorar el acceso a la educación, especialmente para los estudiantes marginados.

Nota del Editor: Wunpini Mohammed es asesora de T-TEL.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close