Primer juicio de #MeToo en Serbia resulta en tres meses de prisión para abusador de alto perfil

Imagen de “Justicia para Marija”, del perfil de Twitter de Marija Lukić.

En una remota ciudad de Serbia, un líder político local, tristemente célebre por sus reiterados acosos a empleadas, fue condenado a tres meses de prisión tras el primer proceso judicial de alto perfil de un caso de #MeToo en el país.

El juicio contra Milutin Jeličić, de 58 años, exalcalde de la ciudad de Brus, apodado “Jutka”, finalizó el 10 de julio de 2020, según informó N1 TV.

El abogado que representa a la demandante Marija Lukić, de 32 años, quien acusó a su exempleador de acoso sexual, declaró:

Zadovoljni smo presudom i ovo je jedan dobar pomak za pravosuđe. ‘Pravda za Mariju’ je veoma važna za Srbiju, i ona je prva žena koja je uspela da pošalje u zatvor jednog moćnika koji se pozivao na najviše državne organe misleći da će ga zaštiti na sudu.

Estamos muy complacidos con el veredicto, es un gran paso para el sistema judicial. La iniciativa “Justicia para Marija” es muy importante para Serbia, ya que se trata de la primera mujer que logra enviar a prisión a un hombre poderoso que decía contar con el apoyo de altos funcionarios estatales, convencido de que lo protegerían durante el proceso.

Marija Lukić, econimista, esposa y madre de dos hijos, introdujo la demanda en marzo de 2018.

Acusó al entonces alcalde de enviarle mensajes sexuales constantemente y de tratar de manosearla en el trabajo. Seguidamente, la Policía presentó cargos contra el alcalde por acoso sexual, agresión sexual y abuso de autoridad.

Lukić se quedó sin trabajo, y la municipalidad emitió una orden para clausurar el negocio de su marido.

Su esposo expresó públicamente su apoyo a Marija, y dijo que había recibido advertencias de que la Policía quería plantar drogas en su propiedad.

Luego del juicio, Marija Lukić tuiteó:

No, no estoy conforme con que lo hayan sentenciado a tres meses.
Estoy en paz porque hice todo lo que pude, por todas nosotras.
Estoy en paz porque se terminó la agonía.
Condicionada, porque todavía no se hizo efectivo el veredicto.
Pero mi conciencia está limpia.
Oí la sentencia: “Culpable”.
Al final, era todo lo que necesitaba.

El caso recibió gran atención internacional, donde se destacaron lo reportajes de Equal Times, AFPCNN.

El movimiento político prodemocrático Don’t Let Belgrade D(r)own [Juego de palabras entre “No decepciones a Belgrado” y “No dejes que Belgrado se hunda”] apoyó a Marija Lukić durante las audiencias e hizo una declaración de solidaridad en la que destacó que el caso era una muestra de que “ningún poderoso tiene más poder que la voz del pueblo”.

La violencia contra las mujeres no prescribe.
—————–
❤💪
¡Justicia para Marija Lukić!
¡Justicia por las mujeres de Brus!
¡Justicia por todas las mujeres!

Aunque el acosador parecía contar con el apoyo del gobernante Partido Progresista Serbio y del Partido Radical Serbio, liderado por el criminal de guerra condenado Vojislav Šešelj, ambos se echaron atrás ante la presión de la opinión pública.

En septiembre de 2019, Lukić recibió el premio Winning Freedom, que se otorga a mujeres que promueven los derechos humanos, el cumplimiento de la ley, la democracia y la tolerancia en la comunicación política, y es auspiciado por la Fundación Maja Maršićević Tasić.

La Red de Informes de Investigación de los Balcanes la incluyó en la lista de “Héroes de 2019: Gente que toma acciones para el cambio positivo” en los Balcanes.

De pie frente a un estratega político bien conectado

Según la biografía de Milutin Jeličić Jutka publicada en el sitio de comprobación de hechos Istinomer, Jutka nació en 1962 y ocupó varios cargos políticos altos en la Municipalidad desde el año 2000.

En 2012, fue arrestado por cargos de abuso de poder con fines de malversación, pero el consiguiente caso judicial no empezó hasta 2018 y, desde entonces, se encuentra rezagado.

Durante la primavera de 2018, tres mujeres de Brus declararon al periódico Večernje Novosti que Jutka trató de abusar sexualmente de ellas en el trabajo y que les enviaba mensajes de índole sexual. Marija Lukić era una de ellas.

Marija siguió hablando con los medios y explicó que, durante dos años desde octubre de 2015, cuando empezó a trabajar como secretaria del Gobierno municipal, Jeličić le había enviado más de 15 000 “invitaciones a intimar” a través de mensajes SMS.

Jeličić negó las acusaciones, alegó que nunca había chantajeado ni presionado a nadie. En marzo de 2018, dijo a los medios que Marija Lukić había pedido un ascenso con salario más alto, a lo que él respondió que no podía aspirar a una gerencia sin contar con un grado universitario. También declaró que sospechaba que otra persona enviaba los mensajes desde su celular, porque a veces lo dejaba olvidado en el despacho del partido toda la noche.

En marzo de 2018, la Policía citó a Jeličić para interrogarlo. El juicio empezó casi un año después, el 5 de febrero de 2019.

Los cargos contra Jeličić se limitaron únicamente al acoso sexual contra Marija Lukić, a pesar de que otras siete mujeres lo denunciaron por haber tratado de forzarlas a tener encuentros sexuales no deseados con él.

Esas siete mujeres perdieron sus trabajos y no pudieron encontrar otro empleo dentro de la pequeña comunidad de Brus. Algunas decidieron mudarse a otras ciudades de Serbia o al exterior.

En marzo de 2019, Jeličić renunció a la Alcaldía debido a la presión pública. Sin embargo, no abandonó la política: dejó el partido gobernante y se unió al Partido Radical Serbio, de extrema derecha.

En junio de 2019, la asamblea municipal votó devolverle su cargo de concejal, hecho que le dio la oportunidad de volver a postularse para alcalde.

Participó en las elecciones de junio de 2020, haciendo campaña libremente en calidad de líder de un nuevo grupo político llamado “Por la Brus moderna”, a pesar de que seguía formalmente bajo investigación.

Fue derrotado en las urnas por su anterior partido, el Progresista Serbio.

Manifestantes en Belgrado sostienen carteles con la consigna “Justicia para Marija Lukić”, 8 de marzo de 2019. Foto de Peščanik, CC BY-SA 4.0.

Censura, amenazas y demandas

En febrero de 2019, Marija Lukić apareció en el programa televisivo Život priča (‘La vida es contar historias’) de TV Prva para hablar del caso, pero la compañía de cable de Brus interrumpió la señal para todo el municipio alegando una “falla técnica”.

Oficialmente, el motivo fue un corte eléctrico en el edificio donde se ubica la compañía de cable.

En marzo de 2019, Lukić recibió amenazas de muerte a través de Twitter de un desconocido que decía que su iniciativa representaba “una amenaza contra el régimen”, y que sería “eliminada” como el político serbio de Kosovo Oliver Ivanović, asesinado en enero de 2018.

Luego de haberlo denunciado con la Policía,  el hombre que la había amenazado se disculpó con el argumento de “daño psicológico” por exceso de trabajo. La Policía no presentó cargos.

En septiembre de 2019, Jutka lanzó una demanda por difamación contra los periodistas que cubrían el caso. Primero demandó a una periodista del diario Blic, Ivana Mastilović Jasnić, y a su editor, Predrag Mihailović. En noviembre de 2019, Cenzolovka, sitio serbio defensor de la libertad de medios, informó que el político también había demandado al diario Danas por causarle daño emocional.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.