Partidarios de la protesta de Hong Kong presionan para “quemar” China por dañar la ciudad

Quiero “laam chau” (Si nos quemamos, se queman con nosotros). Imagen de The Stand News, utilizada con autorización.

En Hong Kong se cumplió un año desde que estallaron las protestas contra la ley de extradicción a China. The Stand News, medio de noticias en línea de Hong Kong, publicó una serie de artículos para reflexionar sobre el movimiento opositor. En el artículo siguiente, la página report.it entrevistó a Finn, miembro clave de un grupo que pide sanciones internacionales contra China por haber perjudicado la autonomía de Hong Kong. El artículo original en chino fue publicado el 9 de julio de 2020. La versión editada en inglés, traducida por Winnie Ko, se publicó en Global Voices bajo un acuerdo de asociación de contenidos.  

“Laam chau” (攬炒), que significa “destrucción mutua asegurada”, emergió como un término político popular en Hong Kong tras las protestas contra la extradición.

El espíritu del “laam chau” se manifestó en el lema “si nos quemamos, se queman con nosotros”, reflejado en el llamado para imponer acciones internacionales contra la política de China en Hong Kong, que socava la autonomía de la ciudad en virtud del principio “Un país, dos sistemas“.

El término, que se originó del nombre de usuario “Quiero laam chau” del foro LIHKG en Reddit, ha sido incluso utilizado por el bando a favor del sistema, incluida la Oficina de Enlace de Pekín en Hong Kong.

Finn (un seudónimo), quien está detrás del nombre de usuario, se rio:

I never thought that the username I created would become a topic that all Hongkongers talk about.

Nunca pensé que mi nombre de usuario se convertiría en un tema del que hablan todos los hongkoneses.

Finn no es la única persona detrás de este nombre. Como el Gobierno de Hong Kong se negó a retirar el proyecto de ley de extradiccón después de la manifestación de un millón de personas del 9 de junio de 2019, escribió en el foro y reclutó a personas con ideas similares para apoyar a los protestantes de Hong Kong desde el extranjero.

Grupo de presión popular nacional

“Quiero laam chau” se convirtió rápidamente en un equipo formado por quienes Finn describe como “cabilderos populares internacionales”: populares porque sus miembros no son celebridades políticas, como el activista demócrata Joshua Wong, ni siquiera tienen conexiones políticas, capital político ni notoriedad.

La decisión de la jefa ejecutiva, Carrie Lam, de impulsar una segunda lectura del proyecto de ley en el Consejo Legislativo de Hong Kong el 12 de junio de 2019 fue lo que provocó la primera campaña del equipo. Cientos de correos fueron enviados a políticos extranjeros para pedir que prestaran atención a la ley e instarlos a que presionaran a sus Gobiernos para sancionar a los oficiales mayores con la anulación de sus pasaportes.

El objetivo era influenciar los votos de los legisladores a favor del sistema, pero la campaña fue marcada más de 10 000 me gusta en LIHGK, mientras muy pocos políticos contestaron la llamada.

La campaña que captó la atención mundial

Sin embargo, fue la siguiente campaña del equipo lo que capturó la atención del mundo: en pocas horas, reunieron más de medio millón de dolares hongkoneses (unos 64 500 dólares estadounidenses) para que su pedido a los lideres del G20 apareciera en las primeras páginas de los periódicos, y salió en una docena de importantes periódicos internacionales el 28 de junio de 2019.

Desde entonces, el equipo se hizo famoso como los partidarios de “Lucha por la libertad, apoya a Hong Kong”. Pronto, empezaron a invitar a políticos de varios países a visitar Hong Kong a observar directamente las protestas: Bob Seely, parlamentario conservador de Reino Unido, hizo el viaje a finales de agosto de 2019.

En noviembre, más de 20 políticos extranjeros fueron invitados a Hong Kong para observar las elecciones del consejo de distrito.

Los grupos “laam chau” de todo el mundo organizaron manifestaciones solidarias, contactaron con sus propios políticos para explicarles la situación política de Hong Kong y persuadirlos a visitar la ciudad.

A mediados de junio de 2020, el colectivo “laam chau” se unió a la Alianza Interparlamentaria sobre China (IPAC en inglés), plataforma política internacional que comprende parlamentarios de 13 países para “ayudar a definir un enfoque estratégico y proactivo” sobre las cuestiones relacionadas con China.

Un año después, la cuenta “I want to laam chau” sigue siendo la más influyente en el foro LIHKG, su equipó es tres veces más grande con miembros de todo el mundo.

Reclamar Hong Kong es el objetivo final de “Iamm chau”

Finn creía que el equipo “laam chau” sería el objetivo de la recién aprobada Ley de Seguridad Nacional de Hong Kong, y predijo:

[…] organisations, politicians, parliamentarians, students based in Hong Kong who are resisting on the international front, will definitely be suppressed.

[…] organizaciones, políticos, parlamentarios, estudiantes que viven en Hong Kong y que están resistiendo en el frente internacional, serán definitivamente eliminados.

Ciertamente, el discurso de “Iamm chau” está en el radar del Gobierno chino. La Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macau de Pekín (HKMAO en inglés), mencionó por primera vez el término durante una rueda de prensa en septiembre de 2019, cuando lo asoció a “sentimientos terroristas” y “revolución de color”.

En mayo de 2020, HKMAO hizo otra declaración para instar a los hongkoneses a “rechazar ‘laam chau’ y optar por el desarrollo”.

Para Pekín, que ignora el significado de “mutua”, “laam chau” significa “autodestrucción”. Para el equipo “Iamm chau”, esa es una respuesta a la destrucción de Hong Kong por parte de Pekín. Finn añade:

For Hongkongers or protesters, the target of ‘laam chau’ is the the CCP [Communist Party of China]. However, in the narrative of the pro-Beijing camp, the target has shifted to ‘all Hongkongers’. They have ignored the reality that Hongkongers have been burnt by the CCP for a number of decades, that’s why we want to burn the CCP in this struggle. They distorted the meaning of ‘laam chau’ on purpose.

Para los hongkoneses o manifestantes, el objetivo de “Iamm chau es el PCC [Partido Comunista de China]. Sin embargo, en la narrativa del bando a favor de Pekín, el objeto se ha cambiado a “todos los hongkoneses”. Ignoran la realidad de que los hongkoneses han sido quemados por el PCC durante décadas, por eso queremos quemar al PCC en esta lucha. Han tergiversado el significato de “Iamm chau” a propósito.

Aclaró que “Iaam chau” es un medio y no el fin, el objetivo no la destrucción sino una declaración al PCC de que tiene que pagar por haber perjudicado a Hong Kong.

Al decir que Hong Kong ha entrado en una “época negra” con la aprobación de la ley de seguridad nacional –que él ve como un paso más del PCC hacía la destrucción de la ciudad–, Finn afirmó que el objetivo último de “Iamm chau” es reclamar y liberar a Hong Kong como una verdadera ciudad internacional; la perdida del control por parte del PCC juega un rol fundamental.

Más detenciones

Sin embargo, no parece que las riendas se estén aflojando. El 1 de julio de 2020, una docena de manifestantes fueron detenidos. Un chico de 23 años que llevaba una bandera que decía “Liberación de Hong Kong, revolución de nuestros tiempos” al conducir su moto fue acusado, en virtud de la ley sobre la seguridad nacional, de incitación a la secesión y participación en un acto terrorista. Se le negó la fianza. Si se le declaraba culpable, podía ser condenado a un mínimo de tres años hasta la cadena perpetua. Las tiendas a favor de la democracia, aterrorizados de las posibles consecuencias, se vieron obligadas a quitar todos los carteles políticos de la noche a la mañana.

Finn preveía el trabajo de presión internacional como un componente clave en “quemar” el PCC, en virtud de esas circunstancias, el proyecto “Iaam chau” depende fuertemente de los hongkoneses que residen en el extranjero.

Mientras tanto, las sanciones internacionales, como la revocación de Hong Kong como región con arancel preferencial de Estados Unidos, también están perjudicando a la economía de Hong Kong. Según Finn, es inevitable:

If we are to hurt the CCP, we have to remove its ‘white glove’ [i.e. the role of Hong Kong as middleman] to conceal the CCP’s secret transactions […] Hongkongers must pay this price. Only then can the CCP be hit; there is no free lunch in this world.

Si queremos perjudicar al PCC, tenemos que retirar sus “guantes blancoa” [es decir, el rol de Hong Kong como intermediario] que utiliza para esconder sus transacciones secretas […] y los hongkoneses deben pagar este precio. Solo ahí se podrá golpear al PCC: no hay nada gratis en este mundo.

Según Flinn, el éxito de la presión internacional depende de la determinación de los hongkoneses:

The political struggle inside the Legco [legislative council], street protests and international support are interlinked, and each of them is indispensable.

La lucha política dentro del Consejo Legislativo, las protestas callejeras y el apoyo internacional están entrelazados y cada uno es indispensable.

En mayo de 2020, el equipo lanzó un proyecto de financiación colectiva para ayudar a seguir con su presión internacional y red de contactos. Su objetivo es recaudar 175 000 dolares estadounidenses, y ya han alcanzado el 90 % del objetivo.

El dinero del fondo se destinará a los hongkoneses en el extranjero comprometidos en actividades de presión, en grupos de apoyo y en la coordinación de manifestaciones solidarias.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close