- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

El largo trayecto hacia la visibilidad uigur: Entrevista con autora francesa Silvie Lasserre

Categorías: Asia Oriental, China, Derechos humanos, Etnicidad y raza, Medios ciudadanos, Viajes

Interior de una de las casas de té más antiguas de Kasgar, 2007. Fotografía de Sylvie Lasserre, usada con autorización.

La situación de los uigures en China capturó recientemente la atención internacional, pero durante un largo tiempo permaneció desapercibida en gran medida. Para descubrir la razón, Global Voices habló con Sylvie Lasserre, autora francesa dedicada al estudio de Asia Central. Lasserre fundó La Maison d'Asie Centrale [1] [La casa de Asia Central], organización sin ánimo de lucro que promueve la cultura y los problemas de Asia Central, de los que escribe en francés en su blog [2]. Actualmente, vive en Turquía donde continúa investigando el tema.

Esta entrevista fue editada por motivos de brevedad.

Portada del libro de Sylvie Lasserre. Usada con autorización.

Filip Noubel (FN): Escribiste uno de los primeros libros en francés que trata sobre la etnia uigur. ¿Cómo sucedió?

Sylvie Lasserre (SL) In fact I wrote the first articles about Uyghur issues in 2007, when almost no one in France had heard about this nation. I published a portrait of one of the most famous Uyghur women and activists, Rebiya Kadeer [3], for the French magazine Le Monde2 in 2007, and then decided to go to her country in order to see what was really going on. After that trip I wrote several articles for French and international media, and then my first book, “Voyage au pays des Ouïghours – Turkestan chinois début du XXIe siècle” [“Journey to the land of the Uyghurs – Chinese Turkestan in early 21st Century”], was published in 2010 by the French publisher Cartouche. My goal was to give a voice to the Uyghurs, as it was clear they had none internationally. Two years later, the book was sold out. At the same time Cartouche went out of business, so this book could not be reprinted, and was lost for many years.

In November 2019, I was contacted by another editor who wanted to republish the book. Given the worsening of the situation of the Uyghurs, we agreed to enrich it with pictures and updates on new developments. The new book was published in May 2020 under the title: “Voyage au pays des Ouïghours – De la persécution invisible à l’enfer orwellien” [Journey to the Land of the Uyghurs – From invisible persecution to an Orwellian hell]. Today, it remains the only book in French covering Uyghur issues. I received a lot of requests for English and Turkish versions, I am now thinking about translating it.

Sylvie Lasserre (SL): En realidad, escribí los primeros artículos sobre los problemas de la etnia uigur en 2007, cuando casi nadie en Francia había escuchado acerca de esta nación. Publiqué un retrato de una de las mujeres y activistas uigures más famosas, Rebiya Kadeer [4], para la revista francesa Le Monde2 en 2007, luego decidí ir a su país para observar lo que realmente estaba sucediendo. Después de ese viaje escribí varios artículos para medios franceses e internacionales. Luego, en 2010, la editorial francesa Cartouche publicó mi primer libro Voyage au pays des Ouïghours – Turkestan chinois début du XXIe siècle [Viaje a la tierra de los uigures – Turquestán chino a principios del siglo XXI]. Mi objetivo fue darles voz a los uigures, pues era evidente que no tenían voz a nivel internacional. Dos años más tarde, el libro se agotó. Al mismo tiempo Cartouche cerró, así que no se pudo reimprimir este libro y se perdió por muchos años.

En noviembre de 2019, me contactó un editor que quería publicar el libro nuevamente. Dado el deterioro de la situación de los uigures, acordamos complementarlo con imágenes y actualizaciones de los nuevos acontecimientos. Este nuevo libro se publicó en mayo de 2020 con el título: Voyage au pays des Ouïghours – De la persécution invisible à l’enfer orwellien [Viaje a la tierra de los uigures – desde la persecución imperceptible hasta el infierno orwelliano]. En la actualidad, continúa siendo el único libro en francés que narra los problemas de la etnia uigur. Recibí bastantes solicitudes para publicar versiones en inglés y turco y ahora estoy considerando traducirlo.

De noche en la ciudad de Kasgar, 2007. Fotografía de Sylvie Lasserre, usada con autorización.

FN: Vives en Turquía, donde existe una extensa comunidad de migrantes uigures. ¿Hay solidaridad entre las naciones o identidades turcas? Si es así, ¿lo promueve el Gobierno o más bien las personas? ¿Los medios principales turcos brindan cobertura a los problemas de la etnia uigur?

SL During the events that took place in Urumqi in July 2009, I remember that the only country to use the word “genocide” was Turkey. Indeed, then Prime Minister Erdoğan said: “The incidents in China are, simply put, a genocide. There’s no point in interpreting this otherwise.” Exactly 11 years later, this word is beginning to surface here and there.

The Uyghur community in Turkey numbers over 10,000. Turkic nations share the same origins: cradled in the Altay mountains. Turks and Uyghurs do have many traditions and values in common, including music. They can understand each other quite well and, for an Uyghur, to learn Turkish is easy.

Uyghurs are very active in Turkey. I met some in Istanbul when I was writing the second part of my book and they were very supportive: the Uyghur person I contacted manage very quickly to find witnesses freed from the Chinese camps where many Uyghurs are kept, and even ensured the interviews were translated. Other Uyghurs I met in Istanbul showed similar eagerness: they were always willing to give their time and share their contacts. Their networks are not limited to Turkey, but extend to other countries in Europe and the rest of the world.

Turkish people seem very united with the Uyghurs. You will always see them waving a Turkish flag at a Uyghur demonstration.

SL: Durante los acontecimientos ocurridos en Urumchí en julio de 2009, recuerdo que el único país que usó la palabra “genocidio” fue Turquía. En realidad, el entonces primer ministro Erdoğan dijo: “Los sucesos en China son, en términos simples, un genocidio. No hay forma de interpretar esto de otra manera”. Exactamente 11 años más tarde, esta palabra está comenzando a surgir por doquier.

La comunidad uigur en Turquía asciende a más de 10 000. Las naciones túrquicas comparten los mismos orígenes: provienen de las montañas de Altái. Los turcos y los uigures tienen muchas tradiciones y valores en común, incluida la música. Pueden entenderse mutuamente bastante bien y, para un uigur, es fácil aprender turco.

Los uigures son muy activos en Turquía. Conocí algunos en Estambul cuando estaba escribiendo la segunda parte de mi libro y fueron muy serviciales: el uigur que contacté logró encontrar rápidamente testigos que salieron de los campos chinos, donde muchos uigures permanecen recluidos, e incluso se aseguró de que las entrevistas estuvieran traducidas. Otros uigures que conocí en Estambul mostraron un entusiasmo similar: siempre estuvieron dispuestos a dar su tiempo y compartir sus contactos. Sus redes no se limitan a Turquía, sino se extienden a otros países en Europa y al resto del mundo.

Los turcos parecen ser muy unidos con los uigures. Siempre los verás ondeando una bandera turca en una manifestación uigur

Sylvie Lasserre, fotografía usada con autorización.

FN: ¿Qué hay de Francia? ¿Cómo interpretan el problema de la etnia uigur en ese país? ¿Quiénes son sus defensores principales? ¿Cuáles son los obstáculos principales que enfrentan?

SL The Uyghur community in France is the smallest anywhere in Europe, at under 1,000 people. French people are becoming more aware of the situation, but it takes time. When my first book was published in 2010, no one except a few journalists had heard about them. A decade later, I would say that approximately 30 percent of the French population knows: I was invited to speak about this issue in February 2020 to an audience concerned with the situation in Tibet. When I asked the audience the question: “Who has heard about Uyghurs?” about a third raised their hands. So, it is improving. Still, the two main obstacles remain widespread ignorance about the situation, and Chinese government propaganda.

There are two Uyghur associations in France. The Association des Ouïghours de France [5] (Association of the Uyghurs of France) was created in 2008. As far as I remember, they have always been active, regularly organizing demonstrations to support Uyghurs in China. Its new president, Alim Omer, appointed in 2019, is very proactive and a wonderful communicator. He himself had to escape from China as a student in Urumqi, [6] in order not to be jailed after a peaceful demonstration. In late 2009, a new organization, Oghuz, renamed Institut Ouïghour d’Europe [7] in 2019, was created by a Uyghur, Dil Reyhan, who at that time was a student. It focuses on Uyghur culture and remains apolitical. It is unfortunate that, compared to what we see in Turkey, membership of French associations is small. This can be explained by the fact that most Uyghurs in France are students, and prefer a quiet life.

SL: La comunidad uigur en Francia es la más pequeña en cualquier parte en Europa, menos de mil personas. Los franceses están conociendo más de la situación, pero esto requiere de tiempo. Cuando publicaron mi primer libro en 2010, apenas algunos periodistas habían escuchado de ellos. Una década más tarde, diría que aproximadamente 30 % de la población francesa conoce del tema: me invitaron a dar una conferencia sobre este asunto en febrero de 2020 a una audiencia preocupada por la situación en Tíbet. Cuando le pregunté a la audiencia “¿Quién ha escuchado sobre los uigures?”, aproximadamente un tercio alzó su mano. Por lo tanto, está mejorando. Aunque aún persisten dos obstáculos principales: la ignorancia generalizada de la situación y la propaganda del Gobierno chino.

Existen dos asociaciones uigures en Francia. La Association des Ouïghours de France [5] [Asociación de Uigures de Francia] fue creada en 2008. Hasta donde recuerdo, siempre se han mantenido activos, organizan con regularidad manifestaciones para apoyar a los uigures en China. Su nuevo presidente, Alim Omer, nombrado en 2019, es muy proactivo y un comunicador maravilloso. Tuvo que escapar de China en calidad de estudiante en Urumchí [8] para evitar ser aprehendido tras participar en una manifestación pacífica. A finales de 2009, Dil Reyhan, uigur que en ese entonces era estudiante, estableció una nueva organización, Oghuz, luego llamada Institut Ouïghour d’Europe [7] en 2019. Se centra en la cultura uigur y sigue siendo apolítica. Es lamentable que, comparado con lo que observamos en Turquía, la afiliación a las asociaciones francesas es menor. Esto se puede explicar por el hecho de que la mayoría de uigures en Francia son estudiantes, y prefieren una vida tranquila.

FN: ¿Cuáles son las mejores estrategias para mantener a la opinión pública internacional informada y alerta de la situación en Sinkiang? 

SL Information is vital. It is necessary to keep informing people about the Uyghur issue by never stopping to write about it, and using social media. Although information is difficult to obtain, it is possible to get it with intensive research.

Paradoxically, by worsening its treatment of the Uyghur population, China helped to spread information as it went too far: high-tech systems producing an Orwellian surveillance network, DNA harvesting, mass internment in camps, torture, sterilization of women, etc. Even Uyghurs in the diaspora who kept silent until recently to protect their family in China, have started to speak out.

Results do appear: the international media cover this issue more often, ever more people are aware of what is happening in China, a law was adopted on June 17 [9] in the United States against the Chinese leaders: the Uyghur Human Rights Policy Act. On July 7, Uyghur activists requested that the International Criminal Court [10] investigate reports of “genocide” by China against the Uyghurs. The word genocide is starting to emerge. All this is the result of a long process: in fact, in such domains, things are changing very slowly, you have to succeed in reaching the general population. It take years but it works.

SL: La información es vital. Nunca dejar de escribir sobre los problemas de la etnia uigur es necesario para mantener informada a la población y, utilizar los medios sociales. Aunque la información es difícil de obtener, es posible conseguirla a través de una investigación exhaustiva.

Paradójicamente, al empeorar el trato hacia el pueblo uigur, China ayudó a difundir información pues fue demasiado lejos: sistemas de tecnología avanzada que produjeron una red de vigilancia orwelliana, recolección de ADN, reclusión masiva en campos, tortura, esterilización de mujeres, etcétera. Incluso los uigures en el exterior, que guardaron silencio hasta hace poco para proteger a sus familias en China, han comenzado a hablar.

Los resultados se están manifestando: los medios internacionales brindan cobertura de este tema con más frecuencia, inclusive más personas están al tanto de lo que sucede en China. El 17 de junio, Estados Unidos adoptó una ley [11] contra los líderes chinos: la Ley para la Protección de los Derechos Humanos de la Etnia Uigur. El 7 de julio, activistas uigures solicitaron que la Corte Penal Internacional [10] investigara las denuncias de “genocidio” cometido por China contra los uigures. La palabra genocidio está comenzando a surgir. Todo esto es el resultado de un largo proceso: en realidad, en esos territorios, las cosas están cambiando muy lentamente, tienes que lograr llegar a la población general. Toma años, pero funciona.