Mauritania: Pirámide racial aparentemente resistente al cambio

Foto de boda tradicional en Atar, Mauritania. Foto de Radosław Botev, uso libre en Wikipedia.

En la étnicamente diversa Mauritania, el Gobierno parece prestar oídos sordos a los pedidos del movimiento global Black Lives Matter (BLM) y continúa con políticas que reproducen racismo sistémico contra los negros.

La impactante imagen del “George Floyd mauritano”

Mientras el mundo sigue expresando indignación por la muerte del estadounidense negro George Floyd, muchos medios, incluido France24, informaron de una foto con fecha 23 de junio de 2020. La imagen muestra a dos policías que contienen a un hombre negro con la rodilla en el cuello en la zona de El-Minaa, suburbio al sudoeste de Nuakchot, la capital de Mauritania. La impactante imagen también fue publicada en numerosos tuits:

Acusan a policía mauritano de racismo por haber puesto la rodilla en el cuello de un hombre negro.
Quienes hacen campaña han trazado paralelos con la muerte de George Floyd a manos de policías blancos en Estados Unidos
.
————
“Esta imagen nos recuerda lo que ocurrió con George Floyd, pero también nos recuerda que hay mucho por hacer en Mauritania”.

Sea cual sea la razón para el arresto de esta persona, la imagen también fue impactante porque ocurrió en África, y recordó el método usado por el policía estadounidense Derek Chauvin en Mineápolis el 25 de mayo de 2020, para reducir a George Floyd.

Pirámide racial aparentemente resistente al cambio

Muchos observadores atribuyen en parte el comportamiento de los policías mauritanos al racismo sistémico, aún presente en el país. En Mauritania, donde la esclavitud se abolió recién en 1980, a menudo es el color de la piel de una persona lo que determina su posición.

Los bidhân, o “moros blancos”, son de origen bereber árabe, constituyen el 53 % de la población, y dominan políticamente. En el Ejército, “casi todos los 34 generales mauritanos son moros blancos”. En lo más bajo de la escala están los haratin, o “moros negros”, que componen el 34 % de la población. Los haratin son descendientes de los antiguos esclavos de los bidhâns, y hablan el mismo dialecto de árabe. También hay otros varios grupos étnicos de origen africano subsahariano negro que componen cerca del 13 % de la población.

Estas divisiones tienen un efecto grave y generalizado en los pueblos no bidhân, que representan el 47 % de la población. Ciré Ba, activista de derechos humanos mauritano que vive en París, abordó el asunto en el sitio web malí malijet.co:

L’exclusion au sein de l’armée n’est jamais que le reflet du racisme systémique qui est l’essence même de l’Etat mauritanien. On peut l’observer à tous les autres échelons de la vie nationale, qu’il s’agisse de la fonction publique et notamment la haute administration, de l’enseignement, de la santé, de l’information, de la vie économique. La politique d’assimilation par la langue arabe n’en est qu’une manifestation en format réduit.

La exclusión dentro del Ejército no es más que el reflejo del racismo sistémico que es la propia esencia del Estado mauritano. Se puede ver en todos los demás niveles de la vida nacional, ya sea en el servicio civil, sobre todo la administración pública, educación, salud, información o vida económica. La política de asimilación por medio del árabe es solamente un pequeño ejemplo de esto.

Las autoridades parecen no tener intención de cambiar la situación y están buscando consolidar su poder. Se puede ver en este contexto el reclutamiento de 47 cadetes, ninguno blanco, como pone de manifiesto un comentario del grupo de Facebook “Denunciar el racimo” de septiembre de 2019:

L’annonce du recrutement de 47 élèves officiers l’armée nationale sans aucun Haalpulaar, Soninké, ou Wolof [trois des principales ethnies noires du pays] est un énorme scandale. Et, au regard du principe de l’égalité, entre les citoyens, ce recrutement est une continuité de la politique du sabotage à l’encontre de la quiétude sociale. À travers de tels agissements, de ces décisions iniques et des politiques injustes, on pousse à certains à sentir qu’ils n’ont pas de place dans ce pays

El anuncio del reclutamiento de 47 cadetes para el Ejército nacional sin ningún naalpulaar, soninke ni wolof [tres mayores grupos étnicos negros del país] es un enorme escándalo. Y con respecto al principio de igualdad entre ciudadanos, este reclutamiento es la continuación de política de socavar la armonía social. Por medio de estas acciones, decisiones injustas y políticas injustas, algunos se ven presionados a sentir que no tienen lugar en este país.

Izzo Wane, mauritano exinvestigador de Silicon Valley, contó su experiencia de racismo en una publicación de blog del 6 de junio:

La discrimination raciale est toujours présente dans mon pays d’origine. Je l’ai remarqué pendant mon dernier séjour au pays il y’a quelques mois alors que beaucoup de gens proches me disaient que c’était « normal » et que j’avais « juste trop duré à l’étranger ». Je suis certain que presque chaque Mauritanien noir a vécu dans sa vie un incident, souvent traumatisant, lié à sa couleur de peau… Il y’a quelques jours à peine, Abass Diallo, un Mauritanien noir a été assassiné par l’armée.

La discriminación racial sigue presente en mi país de origen. Lo noté en mi última visita al país hace algunos meses, cuando muchas personas me dijeron que era “normal” y que había “estado en el extranjero mucho tiempo”. Estoy seguro de que casi todos los mauritanos negros han tenido un incidente en su vida, a menudo traumático, vinculado con el color de su piel… Hace apenas unos días, Abass Diallo, un mauritano negro, fue asesinado por el Ejército.

Muchos mauritanos reaccionaron en Twitter a la muerte de George Floyd:

Mauritania: el arresto del “George Floyd mauritano” indigna a la comunidad negra.

Los comentaristas también pidieron solidaridad panafricana, y algunos pidieron que los líderes africanos adoptaran una postura:

Pasé por eso en Nuakchot. Estaba en el mostrador de una tienda de teléfonos para comprar una tarjeta SIM local cuando una dama árabe me empujó y tomó mi lugar. Iba a reaccionar, pero un muchacho negro me imploró: “No hagas eso, te pueden linchar acá”.
Me sentí devastado.

Mauritania es un país esclavista y racista.
El trato inhumano en la región más allá de sus fronteras es costumbre. Si hay un país donde las vidas de los negros no cuentan, es la república islámica esclavista de Mauritania.
——————–
Otros líderes deben expresarse al respecto.., son Charlie [N. del T. en referencia a la campaña de “Je suis Charlie“], pero cierran los ojos a esta injusticia/intolerancia que ocurre en su continente. Esto no es África de Lumumba, Nyobe, Cabral y Sankara. Despertemos y sancionemos a Mauritania.

El sitio web marfileño iciabidjan observó que en Mauritania, la esclavitud sigue siendo una practica común:

Luego de la muerte de George Floyd en Estados Unidos, la Unión Africana y Comunidad Económica de Estados de África Occidental (ECOWAS) reaccionaron y expresaron su indignación. Eso es bueno. ¿Saben estas dos instituciones que en el propio continente, en Mauritania entre otros, la esclavitud es una practica común? Limpiemos nuestro propio patio trasero…

Para las autoridades mauritanas, ubicarse entre el norte de África y África subsahariana es una ventaja distintiva que podrían convertir en oportunidades reales. Pero para eso, deberían terminar las políticas que excluyen y discriminan a casi la mitad de su población.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close