Los nigerianos luchan contra el negacionismo de COVID mediante campañas en las redes sociales

Centro de Aislamiento de COVID-19 en el estado de Ogun. Imagen de la doctora Opeyemi Adeyemi, utilizada con autorización.

Los nigerianos están reduciendo el efecto de las narrativas de negación de COVID-19 con poderosas campañas en línea de Twitter como #MyCOVID19NaijaStory [Mi historia nigeriana de COVID-19] y #COVIDStopswithME [COVID se detiene conmigo].

El objetivo de estas contranarrativas es demostrar que el letal coronavirus no es un engaño y, lo que es más importante, alentar a la gente a adoptar buenas conductas de salud pública para mitigar su propagación.

Al 29 de julio, Nigeria tenía registrados 41 804 casos confirmados de COVID-19, 18 764 recuperaciones y 868 muertos.

La negación de COVID-19 en Nigeria

Muchos nigerianos creen que la pandemia de coronavirus es un engaño, según Yemisi Adegoke, periodista de BBC África que habló en un documental de investigación sobre el Hospital Universitario de Lagos (LUTH en inglés), donde se está atendiendo a los pacientes de COVID-19.

Este negacionismo se debe a una falta crónica de confianza exacerbada por muchos años de promesas incumplidas por los gobiernos pasados y por el actual.

Los casos de COVID-19 en 🇳🇬 están aumentando pero, muchas personas siguen sin creer que el virus sea real.

Las escenas en el Hospital Universitario de Lagos cuentan una historia diferente. Josh Akinyemi y yo tuvimos acceso a los pabellones de COVID-19 y conocimos a los médicos y enfermeros de la primera línea.

Vídeo completo emitido el 8 de julio 2020.

Además, la opinión común de que el virus sea una invención extranjera está respaldada por los políticos nigerianos y sus compinches que lo describen como la nueva gallina de los huevos de oro.

Por ejemplo, Bill Gates donó recientemente un millón de dólares (383 millones de naira) a Nigeria para luchar contra el COVID-19. Además, diversos Gobiernos estatales de Nigeria siguen recibiendo fondos del Gobierno federal.

Lamentablemente, esta percepción ha ganado fuerza ya que los funcionarios públicos han robado los fondos destinados a la lucha contra la pandemia.

El 27 de julio, Aderemi Ojekunle de Dataphyte, grupo de expertos en medios de comunicación, informó que la cleptomanía desenfrenada de algunos organismos federales gestionó mal un fondo COVID-19 para mascarillas y jabón líquido por valor de 1690 millones de naira, es decir, unos 4,4 millones de dólares.

Del mismo modo, en Enugu, sudeste de Nigeria, los paquetes de ayudas destinados a los pobres y a los vulnerables durante el confinamiento nunca llegaron, según informa el periódico Ripples.

Por otra lado, otros ciudadanos piensan que esta enfermedad solo afecta a la clase alta y a los ricos o que se está exagerando.

Si bien esto no justifica la negación del coronavirus, explica por qué esta actitud es muy común entre la mayoría de los nigerianos. Esto explica por qué estas dos campañas están haciendo grandes esfuerzos para exigir una narrativa más verdadera basada en los hechos.

#MyCOVID19NaijaStory

#MyCOVID19NaijaStory [Mi historia nigeriana de COVID-19] tiene validez popular ya que abarca a todos los nigerianos de todas las clases sociales, desde los que se han recuperado de la enfermedad hasta los que están trabajando para mitigar la pandemia y tratar a los pacientes infectados, con lo que se humaniza el diálogo pues se centra en la gente real en los idiomas locales.

En su cuenta de Twitter, el Ministerio de Salud de Nigeria publicó este video de una mujer que se infectó con el virus y cuenta su historia en pidgin nigeriano (N. del T: lengua simplificada, creada y usada por personas de comunidades que no tienen lengua común ni conocen suficientemente ninguna otra lengua para usarla entre ellos) como parte de la campaña #MyCOVID19NaijiaStory:

Muchos no creen que exista la COVID-19 en Nigeria. Mi historia nigeriana de COVID-19 nos hace comprender cómo esta enfermedad ha afectado a las personas en todo el país.

No todos los infectados tienen síntomas ni asumen la responsabilidad ni siguen las medidas preventivas. Mira y reenvía.

En el video la mujer, dijo:

I did not believe that COVID exists. They brought the coronavirus samples collection unit to my area and asked us to get tested. I accepted and did the test. I did not believe that COVID was real because I thought our government was using this as another new means to embezzle funds.

After three days, they [health officials] called, informing me that my test result was out. I was told I was positive. […] I also did not travel. That's why I'm puzzled how I got the virus. When I was told that I have the disease, I said that it was impossible, that I don't have it. Being infected is real. But that's not a death sentence.

No creía que COVID existiera. Llevaron el equipo de prueba del coronavirus a mi zona y nos pidieron que nos hiciéramos la prueba, acepté. No creí que COVID fuera real porque pensé que nuestro Gobierno estaba usando esto como otro nuevo medio para malversar fondos.

Tres días después, [los funcionarios sanitarios] me llamaron para informarme que di positivo en la prueba […] tampoco viajé; por eso estoy desconcertada sobre cómo contraje el virus. Cuando me dijeron que tengo la enfermedad, dije que era imposible, que no la tengo. Infectarse es real, pero no es una sentencia de muerte.

La negación de COVID-19 no se limita a la clase más baja.

Damilare Ojo, abogado que vive en Abuja, dio positivo a COVID el 18 de mayo. Una semana después, el 25 de mayo, fue dado de alta en el Centro de Aislamiento de Gwagwalada. El 8 de junio, Ojo contó su historia en Facebook con la advertencia de que “COVID-19 es real en Nigeria”.

En un breve hilo de comentarios en Twitter, un médico y residente de Abuja, cuenta su historia de COVID-19, incluidos sus síntomas, tratamientos y cómo lo afrontó. El hilo termina con un firme alegato a favor de la buena higiene y las medidas de protección e insta a los oyentes a resistirse al negacionismo de COVID-19:

Empecé a tener síntomas de COVID-19 hace 23 días, hice la prueba y resultó positiva.
Sufrí lo indecible con síntomas como fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, dolor de pecho, vómito, diarrea, ganglios linfáticos inflamados y erupciones cutáneas parecidas a la varicela durante 14 días.

#MyCOVID19NaijaStory también rinde homenaje a los valientes operadores sanitarios nigerianos de primera línea, como la doctora Opeyemi Adeyemi, que trabaja en un centro de aislamiento de COVID-19 en el estado de Ogun, suroeste de Nigeria.

#MyCOVID19NaijaStory de la doctora Opeyemi Adeyemi, centro de aislamiento de COVID-19 en el estado de Ogun, Nigeria. Imagen utilizada con autorización.

Adeyemi tuvo la complicada tares de hacer que los familiares de una paciente fallecida de COVID-19 aceptaran que el entierro de su madre tendría que ser diferente al habitual, según informa el Observatorio de Salud de Nigeria. Añadió que, además de soportar largos turnos de diez horas, también tuvo que soportar el estigma de sus compañeros de trabajo que no querían acercarse a ella porque temían el riesgo de infección.

La enfermera Adebusola Adewole trabajó como voluntaria en la Unidad de Cuidado Intensivo del Centro de Aislamiento de COVID-19 Eti-Osa en Lagos; “A veces contemplé la posibilidad de retirarme”, dijo. Se sintió abrumada por el aumento de casos y el estrés general de trabajar en primera línea.

El doctor Adedapo Adesanya también trabajó como voluntario en la misma UCI:

“Esperé muchos años la oportunidad de servir a mi país durante una pandemia. Ya pueden imaginar la alegría que sentí cuando me llamaron para informarme que…”.

-Adedapo Adesanya, trabajador sanitario de primera línea durante COVID-19 en Nigeria.

Debido a la dura realidad económica de Nigeria, muchos nigerianos no podían permitirse el lujo de trabajar como voluntarios. Por lo tanto, es doblemente heroico que Adewole y Adesanya se ofrezcan como profesionales sanitarios voluntarios de primera línea durante la pandemia.

#COVIDStopswithMe

#Covid19StopsWithMe [COVID se detiene conmigo] es una campaña para dar a conocer y promover un buen comportamiento en materia de salud pública lanzada por el productor musical Michael Collins Ajereh, popularmente conocido como DonJazzy. Busca que los nigerianos hagan suyos los esfuerzos para detener la difusión del coronavirus.

El 23 de junio, DonJazzy publicó un video que muestra las precauciones que él mismo toma antes de cortarse el pelo: su peluquero utiliza desinfectante y él lleva una mascarilla.

¡Buenos días! Me gustaría saber algunas de las precauciones que has aprendido a tomar para mantenerte a ti y a tu familia a salvo en estos tiempos. ¡Reenvía, por favor! ¡Gracias!.

DonJazzy utilizó su influencia en las redes sociales para promover el mensaje: con 4.7 millones de seguidores en Twitter, el video tuvo 19 000 visitas en Twitter y 212 208 en Instagram el 29 de junio.

También logró que otras celebridades se unieran a esta campaña:

¡Gracias Daniel Amokachi!

En el video anterior, Daniel Amokachi, futbolista profesional retirado y subdirector de la selección nacional de fútbol de Nigeria, usa un mezcla de inglés y pidgin nigeriano para aconsejar a los nigerianos que se lavaran las manos con frecuencia, que observaran el distanciamiento físico y asumieran la responsabilidad de detener la propagación del coronavirus.

DonJazzy también promovió el video en YouTube de la bloguera Oliseh Kadishi sobre la importancia de utilizar regularmente desinfectante para manos.

Los protagonistas de estas campañas hablan directamente con los ciudadanos, lo que tiene un fuerte impacto en la vida de la gente común y corriente porque pueden identificarse con ellos. Estas contranarrativas logran hacer frente a la causa fundamental de la negación del coronavirus porque carecen de la desconfianza habitual asociada a las intervenciones gubernamentales.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.