Músicos albinos desafían estigmas sociales y abren nuevos caminos en sector creativo del Camerún

Mola Mongombe (derecha) expresa preocupación por el trato a los albinos en Camerún y también habla de su trabajo como promotor cultural y musical en Buea, Camerún, 16 de julio de 2020. Foto por el autor, utilizada con autorización.

Los músicos con albinismo en Camerún han dejado de lado el estigma social para participar activamente en las vibrantes artes y la cultura del país.

El albinismo es una condición congénita en la que una persona nace sin pigmento en su piel, ojos y pelo; aquellos que nacen en Camerún a menudo viven discriminados y sin comprensión por su condición.

Ahora, las personas con albinismo están recurriendo a la música para transmitir poderosos mensajes para exhortar a la gente a resistir las presiones de la comunidad para discriminar los albinos.

Ntungwa Njomo Felgani, popularmente conocido como Boy TAG (TAG es por The Albine Guy, el muchacho albino) es una de las estrellas en ascenso de la música de Camerún que se inspira en los malos momentos por los que pasó como albino para producir bellas canciones.

En el estudio de grabación de Boy TAG en Campaign Street, Buea, Camerún, antes del Día Mundial del Albinismo. Foto del autor, utilizada con autorización.

En junio, Global Voices habló con Boy TAG para escuchar sus motivaciones:

I chose Boy TAG which means ‘The Albino Guy’because I want to represent albinos, I had to represent who I am and send across positive messages.” In one of his songs called ‘Mignoncite,'he encourages people to be proud of who they are. “People should not try to change their colors because they want to be like others — God was not foolish making you that way.

Elegí el nombre Boy TAG (TAG es por The Albine Guy, el muchacho albino) porque quiero representar a los albinos, tenía que representar lo que soy y enviar mensajes positivos. En la canción titulada “Mignoncite” animo a las personas a estar orgullosas de lo que son; la gente no debería tratar de cambiar sus colores para ser como los demás. Dios no estaba loco cuando nos hizo así.

Boy TAG aprendió esta lección a la fuerza; creció en Muyuka, ciudad al suroeste de Camerún, donde se enfrento a la intimidación e insultos por su condición. Añadió:

It wasn’t easy for me growing up as an albino. A lot of people insulted me — even mothers sent their children to freely insult me in Muyuka, as if it was my fault. It was really not easy, I felt so much hurt — it really hurt. I could have been going through depression back then without even knowing what depression is.

No fue fácil para mí crecer como albino. Mucha gente me insultaba, incluso había madres que enviaban a sus hijos a insultarme gratuitamente en Muyuka, como si fuera mi culpa. No fue fácil, me sentí muy herido, me dolía mucho. Podría haber estado pasando por una depresión en ese entonces sin siquiera saber qué es la depresión.

Aquí el video de la canción “Mignoncite” de Boy TAG:

Mola Mongombe, popular productor musical albino, puede sentirse identificado con la historia de Boy TAG. Trabaja como promotor, pianista, compositor, contrabajista y maestro de música especializado en Njoku jazz, música muy especial de Bakweri, su lugar natal.

En julio, en conversación con Global Voices, Mongombe explicó que hay más de 25 músicas distintas en su tierra pero, en general, la gente solo la relaciona con la música chacha. “Decidí que eso va a hacer que la gente sienta que no se trata del idioma o de un estilo de baile en particular, sino que se trata de la cultura, es algo más profundo”, dijo.

Dice que inventó el estilo del njoku jazz “para promover todo lo relacionado con la música de Fako… y hacer que la gente que no sea de Bakweri sienta la música”. No siempre habla directamente de su albinismo pero, como artista, está enviando el mensaje de que los músicos albinos pueden dejar su huella en el sector.

Aquí hay el video de su canción “Endale”:

Estigma, estereotipos y mitos

Los albinos pueden ser el grupo más discriminado y estigmatizado en África, y en particular en Camerún, según el periódico en línea Mimimefoinfos.

Pese a las preciosas inspiraciones de Mongombe y de otros músicos albinos de Camerún, siguen enfrentando el doble reto de triunfar en la competitiva industria musical y lidiar con el perenne estigma asociado a su condición.

El estigma procede de profundas tradiciones culturales que consideran los albinos como “personas con poderes místicos“. Como resultado, los curanderos siguen buscando a los albinos “por su pelo, uñas y otras parte del cuerpo”, lo que amenaza seriamente sus vidas.

En algunas áreas de Camerún, “existe la creencia de que los albinos pueden ser sacrificados a los dioses o utilizados para curar muchas enfermedades”, según la emisora estatal CRTV. En la región al suroeste, donde a veces erupciona el volcán Monte Camerún, “los albinos fueron arrojados vivos sobre las llamas en erupción como sacrificio a los ‘enojados’ dioses de la montaña”, según un informe de la misma emisora.

Tras el informe especial de la CRTV, el Ministerio de Asuntos Sociales de Camerún clasificó los albinos como un grupo de personas con necesidades especiales de protección, en virtud del Decreto N°2011/408 del 9 de diciembre de 2011, que lucha contra la exclusión social.

Progresos inclusivos en las artes

Además de esta importante medida para proteger a los albinos, el Gobierno también apoya a los artistas locales a través de la organización de festivales musicales que incluyan a todos, incluidos los artistas albinos que promueven las artes y el patrimonio cultural.

Grace Ewang, delegada para las artes y la cultura en la región sudoccidental, dijo que el Festival des Musiques et des Danses Patrimoniales (FESMUDAP), o Festival de las Músicas y Bailes Patrimoniales, agradece a los artistas que valoran la cultura y quiere “dar un tratamiento de primera clases a los artistas “, durante una entrevista con Global Voices en diciembre de 2019.

“Tenemos que trabajar duro para que [los artistas] transmitan su patrimonio cultural a los más jóvenes”, dijo, refiriéndose a las sesiones de entrenamiento musical de FESMUDAP para jóvenes durante las vacaciones.

“Quiero decirles a quienes trabajan con la música tradicional que no deben temblar porque están haciendo lo correcto y nosotros los apoyamos para promover la cultura de la región del suroeste”, dijo Ewang.

Sin embargo, Mola Mongombe expresó sus preocupaciones a Global Voices, ya que su propia gente de Bakweri no apoya realmente su arte. Sigue optimista sabiendo que puede contar con aficionados en todo el mundo.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.