Defensores de derechos humanos y periodistas bajo ataque en el Sudeste Asiático

Multitud frente a la Corte Criminal realiza el saludo de los tres dedos de “Los Juegos del Hambre” tras decisión sobre petición de detención temporal de Anon y Panupong. Fotografía y leyenda de Prachatai, socio de contenido de Global Voices.

Desde el 31 de julio, varios activistas de derechos humanos y periodistas a lo largo del Sudeste Asiático han sido arrestados, condenados y acosados, lo que refleja el aumento de los ataques apoyados por el Estado contra la libertad de expresión.

En Tailandia, un abogado y un estudiante activista fueron arrestados por su participación en protestas de democracia. Un líder de la unión camboyana fue detenido por sus declaraciones que expresan preocupación por los agricultores que, supuestamente, estaban perdiendo sus tierras en la frontera de Vietnam y Camboya. Tres oficinas de medios en Malasia fueron allanadas por incluir un documental sobre el trato del Gobierno a los trabajadores inmigrantes. Y finalmente, ocho acusados en Vietnam fueron condenados por “alterar la seguridad”.

Tailandia toma medidas contra la protesta de democracia

El abogado de derechos humanos Anon Nampa y el joven activista Panupong Jadnok fueron arrestados el 7 de agosto por su participación en protestas de democracia en julio.

En los últimos meses, se organizaron protestas que pedían reformas democráticas en el país. Activistas jóvenes han emitido tres demandas: detener el acoso a los ciudadanos, redactar una constitución nueva y disolver el Parlamento. También rechazaron un golpe militar como solución a la crisis política, que se intensificó cuando el Ejército tomó el poder en 2014.

Anon y Panupong fueron liberados bajo fianza al día siguiente. Además, se les ordenó que no volvieran a cometer los delitos que supuestamente cometieron. Después de su liberación, Anon juró continuar ejerciendo su libertad de expresión y agregó que aún pretende unirse a la manifestación de protesta el 16 de agosto. Tiene un mensaje para las autoridades:

We mean well to the country and respect those who think differently. We would like you to listen to us. We thank the officers who took good care of us, but as for those who do bad things, we are going to have to deal with them.

Tenemos buenas intenciones con el país y respetamos a quienes piensan diferente. Nos gustaría que nos escucharan. Agradecemos a los oficiales que nos cuidaron, pero en cuanto a los que hacen cosas malas, vamos a tener que lidiar con ellos.

Anon Nampa después de ser liberado. Fotografía y leyenda por Prachatai, socio de contenido de Global Voices.

Detienen a líder sindical camboyano

Rong Chhun, líder sindical camboyano y miembro del Consejo de Vigilancia de Camboya, fue arrestado el 31 de julio después de que el Comité de Asuntos Fronterizos de Camboya pidiera a las autoridades policiales que lo acusaran por “incitación a cometer delitos o provocar disturbios sociales” por difundir “noticias falsas” sobre un problema de tierras en la frontera de Vietnam con Camboya.

Después de visitar la frontera el 20 de julio, Rong Chhun emitió un comunicado para el Consejo de Vigilancia de Camboya en el que expresaba la preocupación de las comunidades agrícolas por la pérdida de sus tierras y culpaba a las autoridades.

Más tarde, Rong Chhun fue acusado por el Comité de Asuntos Fronterizos de Camboya por distorsionar el asunto.

Cerca de 141 grupos de la sociedad civil firmaron una declaración para pedir la liberación del líder sindical. También destacaron el efecto negativo de la detención de Rong Chhun:

This latest arrest of a respected union leader is a direct threat to every Cambodian who exercises their constitutional right to freely express their beliefs without having to fear a midnight visit by police and years lost in prison.

Este último arresto de un líder respetado de la unión es una amenaza directa a cada camboyano que ejerce su derecho constitucional de expresar libremente sus creencias sin tener miedo de una visita de la policía a media noche y años en prisión.

Ayer las autoridades pusieron barreras frente a la Corte Municipal Phnom Penh para bloquear a un grupo de personas que exigían la liberación del sr. Rong Chhun, presidente de la Confederación de Uniones Camboyana, quien fue arrestado el 31 de julio de 2020 por un comentario sobre la frontera de Camboya con Vietnam.

Allanan oficinas de medios en Malasia

La Policía hizo una redada en la oficina de Kuala Lumpur de AlJazeera, que bajo investigación por sedición luego de la transmisión de un documental sobre el trato del Gobierno a los inmigrantes durante la pandemia del COVID-19. Los medios de comunicación malayos ASTRO y UnifiTV también fueron allanados por transmitir el documental de Al Jazeera.

Las autoridades dijeron que el documental “Locked-up in Malaysia's Lockdown” (Encerrados durante el confinamiento en Malasia) era malicioso e impreciso pues afirma que los inmigrantes recibieron malos tratos en centros de inmigración.

Pero el Centro de Periodismo Independiente señaló que el Gobierno aún tiene que desmentir formalmente las acusaciones incluidas en el documental. Recomendaba a las autoridades enfocarse en investigar la situación de los inmigrantes en vez de intimidar a los medios:

We reiterate our call for the government to conduct an independent inquiry or investigation into the allegations, as reported in the documentary, and base its course of action on the results of said investigation.

Reiteramos nuestro llamado para que el Gobierno realice una investigación sobre las acusaciones, como se informa en el documental, y base su curso de acción en los resultados de dicha investigación.

Aparte de la redada, el Gobierno malayo no renovó las visas de trabajo de dos reporteros de AlJazeera:

“Con respecto a la redada policial en las oficinas de Al Jazeera en Kuala Lumpur ayer, citan que el inspector general de la Policía, Abdul Hamid Bador, dice que “al personal de Al Jazeera se le informó antes de nuestra intención de ir”. Al Jazeera afirma que no tuvimos notificación previa de la redada policial”.

Vietnam condenó a ocho periodistas y activistas

El 31 de julio, una corte en Ho Chi Minh City condenó a ocho acusados de “alteración a la seguridad”.

Uno de los condenados fue Ngo Van Dung, periodista y miembro de un colectivo de libertad de prensa vietnamita llamado Hien Phap Group (Grupo de Constitución). Esta red de periodistas y activistas está pidiendo la aplicación de una disposición en la Constitución vietnamita que supuestamente garantiza la libertad de expresión.

Ngo Van Dung estuvo en prisión preventiva por casi dos años después de su arresto en 2018. Fue sentenciado a cinco años en prisión seguido de dos años de libertad condicional.

Otra integrante de Hien Phap, Doan Thi Hong, estaba entre los condenados a pesar de su petición de liberación dado que tiene un hijo menor de tres años. La ley vietnamita prohíbe la detención de madres con hijos menos de tres años.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.