En Pakistán, hombre acusado de blasfemia es asesinado a tiros en sala de tribunal. Su asesino fue proclamado héroe.

Photo by Donald Tong from Pexels. Used under a Pexels License.

Fotografía por Donald Tong/Pexels. Utilizada bajo licencia de Pexels.

El 29 de julio, un hombre de 57 años fue asesinado a tiros en una sala de tribunal en Peshawar mientras era juzgado por blasfemia. El asesino, de 24 años, fue arrestado inmediatamente. No está claro cómo logró saltarse la seguridad de la corte con un arma de fuego.

Tahir Ahmad Naseem era un ciudadano pakistaní-estadounidense que publicaba videos en línea en lo que afirmaba que era algo así como un profeta. En 2018 fue arrestado por la Policía de Peshawar y acusado de múltiples cargos de blasfemia luego de que un estudiante de una madrasa presentara denuncias en su contra.

El estudiante presentó a las autoridades conversaciones privadas en línea en las que Naseem afirmaba ser un profeta del Islam, lo que es una violación a las leyes contra la blasfemia en Pakistán.

Los musulmanes creen que el profeta Mahoma fue el último mensajero de Dios y que cualquier afirmación posterior de profetismo es herejía.

Naseem se enfrentaba a la pena de muerte en el juicio por “ensuciar el nombre sagrado del Santo Profeta Mahoma”.

En Twitter, el usuario @bohutkhoob dijo:

Poco después del incidente, se vio a la gente en la sala del tribunal sacar sus teléfonos para tomar fotos y grabar videos de la víctima. Un video que mostraba el cuerpo de Tahir tumbado en una banca se hizo viral en los medios sociales pakistaníes. Otro video viral mostraba al asesino en custodia policial que decía que el profeta Mahoma se había aparecido en sus sueños y le dijo que matara a Naseem.

La periodista Naila Inayat publicó fotos de Tahir muerto en la sala del tribunal después de los dispararos:

Inicialmente, algunos afirmaron que Naseem era parte de la comunidad ahmadía, que ha enfrentado persecución y campañas de odio desde que una enmienda constitucional declaró a sus miembros como no musulmanes en 1974. Un vocero de la comunidad ahmadiía tuiteó que Naseem dejó el grupo muchos años antes:

El 31 de julio, miles de personas se reunieron en Peshawar en apoyo al asesino. Llevaban pancartas que elogiaban el acto y exigían su liberación de la cárcel, afirmaban que el Gobierno es “muy lento” para procesar casos de blasfemia.

Ihsan Tipu, periodista que informa sobre la provincia de Jaiber Pajtunjuá para The New York Times, tuiteó un video del mitin que se llevó a cabo en apoyo al asesino:

Celebridades pakistaníes, como el actor Shahroz Sabzwari, alabaron públicamente al asesino. También se hicieron virales etiquetas en su apoyo. El destacado líder de Jamiat Ulema-e-Islam (F), Mufti Kifayatullah, tuiteó en apoyo a Khalid:

Mufti, ¿no habría sido mejor que el tribunal se hubiera pronunciado al respecto?
—————–
Esta es la primera vez en la historia del país que hemos sido testigos de justicia la corte de justicia.

Mientras se llevaban al asesino detenido, abogados y agentes policiales posaron para tomarse fotos con él.

Ihsan Tipu tuiteó:

Esta no es la primera vez que ocurre un incidente de esta naturaleza en Pakistán. El 4 de enero de 2011, el gobernador de Punyab Salman Taseer fue asesinado a tiros por uno de sus guardias en Islamabad luego de que expresara opiniones negativas sobre las leyes de blasfemia.

A pesar de que nadie ha sido ejecutado formalmente bajo las leyes de blasfemia en Pakistán, desde 1990 al menos 77 personas han sido asesinadas extrajudicialmente en conexión con esas acusaciones, según un recuento realizado por Al Jazeera. Desde 1987, más de 1500 personas han sido acusadas de blasfemia en Pakistán, según The New York Times.

En la polarizada sociedad de Pakistán, se aceptan tales opiniones extremistas, aunque quienes disienten evitan expresarse por miedo al acoso, especialmente en línea.

Aun así, muchos hicieron pública su opinión para condenar el asesinato:

Cómo convertirse en héroe instantáneo en medios sociales pakistaníes — dispárale a alguien para salvar al islam.
Khalid Khan mató a tiros a un ciudadano estadounidense acusado de blasfemia en una corte de Peshawar esta semana. El asesino se convirtió en héroe instantáneo en medios sociales pakistaníes.

————
Cómo están venerando como héroe al asesino de la blasfemia de Peshawar, Ghazi o un Ilm-ud-Din o Qadri cualquiera [N. del E. se refiere a personas que han cometido homicidio para salvar al islam]. Esto es lo que pasa cuando se “arma” la religión por décadas. Mi columna.

Una editorial en el portal en línea ProperGaanda dijo:

It is high time Pakistanis stop hailing the murderer as a hero and recognize him for what he was. That will be the first step in cultivating an atmosphere wherein potential extrajudicial murderers think twice before breaking the law and imposing their judgements on whether or not a human has the right to live.

Ya es hora de que los pakistaníes dejen de llamar héroe al asesino y que lo reconozcan por lo que era. Ese será el primer paso para cultivar una atmósfera en la que los asesinos extrajudiciales en potencia pensarán dos veces antes de violar la ley e imponer sus juicios o si es que una persona tiene o no el derecho de vivir.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.