Resultados de las elecciones de Trinidad y Tobago de 2020 bajo recuento

Dedo manchado con tinta electoral tras la votación para las elecciones generales de Trinidad y Tobago, 10 agosto de 2020. Foto cortesía de Janine Mendes-Franco.

El 10 de agosto, 658 297 de 1 134 155 de votantes registrados de Trinidad y Tobago emitieron su voto en las elecciones generales del país.

Según la Comisión de Elecciones y Límites (EBC en inglés), órgano independiente encargado de la gestión electoral, los resultados preliminares mostraron que había ganado el gobernante Movimiento Nacional del Pueblo (MNP), liderado por el primer ministro, Keith Rowley, con  22 escaños parlamentarios frente a los 19 del partido opositor del Congreso Nacional Unido (CNU).

Pese a que la participación electoral para ambos partidos fue más baja que la de las últimas elecciones en 2015, el MNP también se aseguró el voto popular.

Como en 2015, el CNU está cuestionando los resultados. Desde que se anunciaron los resultados preliminares, el CNU exigió un recuento en cinco circunscripciones, y muchos señalaron que está en su derecho. El proceso de recuento empezó el 11 de agosto, un día después de las elecciones.

Hace cinco años, el partido, que entonces era parte del gobierno de coalición de la Asociación Popular, afirmó que las fuertes lluvias que provocaron inundaciones en algunas partes del país, hicieron que el PNM tuviera una ventaja injusta en las urnas. Luego presentaron una petición electoral contra los resultados por esos motivos, pero no tuvieron éxito.

En esta ocasión e incluso antes del inicio del proceso electoral, el CNU ha sido acusado de tratar de sembrar semillas de duda sobre si las elecciones serían libres y justas.

En Twitter, Maria Rivas-McMillan se enojó con el enfoque del CNU:

Me molesta mucho que el CNU insinúe que no hicimos elecciones transparentes. No tengo problema en pedir recuentos pero no impugnen la integridad de la Comisión de Elecciones y Límites ni de los miles de voluntarios, escrutadores (incluyendo los suyos) de todos los partidos presentes durante las elecciones de ayer.

La ley dictamina que el gobierno actual debe permanecer en el poder durante el proceso de recuento.

Sin observadores internacionales

Uno de los principales puntos de conflicto fue la ausencia de observadores internacionales durante las elecciones. En una entrevista con los medios, el primer ministro Rowley dijo que una vez convocadas las elecciones, escribió a las secretarías de la Commonwealth y de la Comunidad del Caribe (CARICOM) para invitarlas a enviar observadores. Sin embargo, entró en juego la inquietud por la pandemia de COVID-19, al igual que en muchas otras naciones que celebran elecciones en este momento.

CARICOM solo pudo atraer el interés de tres participantes, que luego se negaron porque querían evitar las normas de cuarentena. El Gobierno estaba “dispuesto a modificar” sus acuerdos de cuarentena pero, en última instancia, CARICOM consideró que el proceso requeriría muchos más de tres voluntarios.

Mientras tanto, los observadores de la Commonwealth enfrentaron restricciones financieras, y por eso, la asistencia gubernamental habría sido un conflicto de interés. El primer ministro afirmó que no era necesario publicar su correspondencia con los secretariados [aunque al final lo hizo], y no cree que los observadores internacionales hubieran impedido que el CNU presentara una impugnación legal.

Cómo funciona el proceso de recuento

En la tarde del 13 de agosto, el ministro de Finanzas, Colm Imbert, organizó una rueda de prensa en la sede del MNP, Balisier House, y aclaró los procedimientos electorales.

Imbert explicó a los medios locales que el Formulario 69, declaración de voto, sirvió básicamente como un “registro de observadores”.

Todo candidato que se presenta a una elección tiene derecho a tener un agente electoral presente en cada colegio electoral para escrutar el proceso de votación. El presidente debe firmar el Formulario 69, certificar su exactitud y asegurarse de que se entreguen copias a los funcionarios electorales y a cada candidato o agente presente en el recuento. Estos representantes de partidos también deben firmar el formulario para confirmar que estuvieron presentes durante el recuento y que la información es correcta.

Los partidos conocieron los resultados “al mismo tiempo”

Circularon algunas insinuaciones en las redes sociales de que el MNP declaró la victoria mientras aún estaban llegando los resultados, pero Imbert explicó que los representantes de los partidos llaman a sus respectivas oficinas de campaña y dan los resultados del recuento para sus colegios electorales.

A través de este método, Balisier House, sede del MNP, tenía los resultados de cada una de las 41 circunscripciones electorales del país antes de las 22:00 horas del día de las elecciones y pudo así reclamar la victoria.

Imbert dijo que la oposición habría sabido los resultados al mismo tiempo y afirmó que era “engañoso que la UNC pretendiera no saber […] el lunes por la noche que habían perdido las elecciones y el voto popular”; dijo también que la idea de que el MNP tenía “información interna es un absoluto disparate, una mentira”.

“Descabelladas afirmaciones”

Sin embargo, estas afirmaciones persisten. Ahloy Hunt, candidato del CNU, cuestionó las firmas de los presidentes de los colegios electorales. Según la Jefa de Elecciones Fern Narcis-Scope, esto debe plantearse durante el recuento, ya que es cuando todos los agentes firman la autenticidad de los votos.

Hunt sostiene que los funcionarios de la EBC no están cooperando; Narcis-Scope dice que los candidatos como Hunt han estado pidiendo ver los documentos, como los registros de los colegios electorales, que la ley no permite en este momento. Los documentos podría estar disponibles más adelante como parte del proceso de descubrimiento en un procedimiento judicial.

Imbert calificó estas tácticas de “perturbadoras” y a las acusaciones de “descabelladas”, y acusó a los candidatos de “intento deliberado de acosar” a los escrutadores que estaban supervisando los recuentos.

Hubo también otras acusaciones, ya desmentidas, que sugerían que los funcionarios del Servicio de Policía de Trinidad y Tobago (TTPS en inglés) robaron y escondieron las urnas electorales. La Policía investigó la demanda y encontró todas las urnas del colegio electoral y las contabilizó. Actualmente, el TTPS está investigando el descubrimiento de un lote de tarjetas electorales desechadas.

Mientras tanto, un partido político minoritario ha acusado al Gobierno de “amañar” la votación y lanzó una campaña en línea que pide la anulación total de las elecciones.

El ministro Imbert señaló que el sistema de “control y equilibrio” del proceso de recuento, incluida la colocación de los votos de cada partido en sobres separados con sellos de papel, que deben firmar los agentes de recuento y los candidatos, hacen “imposible amañar la elección de Trinidad y Tobago”.

En Facebook, Rishi Maharaj hizo una inteligente sugerencia a todos los candidatos de hacer público el Formulario 69 para que los ciudadanos puedan comparar las cifras de la EBC.

That information is not private and I would think there is a strong argument in the Public Interest to make them public so that we the public can scrutinise. After all they are a count of our votes.

Given the current local and global circumstances we can ill afford for error and Government must go on otherwise we […] would all feel the consequences.

Esa información no es privada y creo que hay un fuerte argumento de interés público para hacerla pública para que nosotros, el público, podamos escrutar. Después de todo, es un recuento de nuestros votos.

Dadas las actuales circunstancias, locales y globales, no podemos permitirnos el error y el Gobierno debe seguir adelante, de lo contrario […] todos sufriríamos las consecuencias.

Mientras sigue el recuento, la presidenta, Paula Mae Weekes notificó que la ceremonia de investidura, programada por el 14 de agosto, quedaba pospuesta.

Bobbi Rogers, director de la comunicación corporativa de la EBC, confirmó que no había una fecha límite exacta para el recuento. Una vez completado, el Gobierno puede prestar juramento aunque las peticiones electorales se presenten en los tribunales. En una declaración emitida el 15 de agosto, la EBC informó que el proceso de recuento “claramente delineado” se estaba “llevando a cabo dentro de los parámetros de la ley”.

Al 17 de agosto, casi todos los recuentos han sido completados e, incluso los informadores del UNC, están pidiendo al partido que acepte los resultados.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.