¿Es Aadhaar, sistema de identificación digital de India, una solución tecnológica para un problema socioeconómico?

Biometric details being captured in an Aadhaar enrolment centre in Kolkata, West Bengal, India (Biswarup Ganguly, CC-BY-3.0)

Captura de datos biométricos en un centro de aadhaar en Calcuta. Bengala Occidental, India (Biswarup Ganguly, CC-BY-3.0).

Este artículo se publicó en Yoti como parte del programa de beca de Identidad Digital de Subhashish Panigrahi. Se ha editado para Global Voices.

El mayor sistema de identificación biométrica del mundo, aadhaar, asigna a los ciudadanos indios un número único de identidad que está vinculado con una serie de beneficios para el ciudadano. El programa estaba pensado para ser una solución tecnológica para dificultades existentes y emergentes, para ayudar a asegurar la inclusión en India. En la práctica, ha sido lo contrario, pues ha profundizado la exclusión comunidades marginalesvulnerables.

Aadhaar empezó a tomar forma en 2009, cuando el Congreso Nacional Indio (INC) era el partido gobernante, pero tuvo una agresiva implementación con el partido Bharatiya Janata (BJP), actualmente en el cargo con mayoría a nivel federal y fuerte influencia en muchas provincias. El sistema se ha usado en programas públicos federales y provinciales a escala masiva, pero la exclusión persiste.

Se esperaba que, tras una década de aadhaar, se abordarían problemas como el largo historial de opresión racial de India, que existía mucho antes de la colonización británica y continuó después de que el país se convirtió en una republica democrática en 1947. En cambio, muchas comunidades marginadas se encuentran en muchos problemas, sin poder acceder a servicios y comunidades básicas.

Conversaciones con miembros de varias comunidades —como parte de una investigación realizada para el proyecto MarginalizedAadhaar (ver Diarios de Campo #1, #2 y #3)— indican que los más marginados han quedado más excluidos como resultado de la absoluta confianza en ‘solucionismo tecnológico’ que muestran varias entidades estatales.

Sin embargo, aún se deben abordar los sesgos tecnológicos que han salido de la opresión social sistémica en la sociedad india, sobre todo en el contexto de aadhaar.

‘Armas tecnológicas de exclusión masiva’

Cuando se ve a través del lente de diferentes demografías –social, política, económica, regional, lingüística, religiosa y sobre todo, del acceso a privilegios para quienes están en la base de la pirámide– solamente se puede captar una mínima porción de lo que significa para los ciudadanos un sistema nacional de identidad biométrica como aadhaar.

Por su propia naturaleza, los sistemas de identificación deben permitir la inclusión social y los derechos de personas para abordar problemas en el espectro —desde amplia desigualdad a los matices asociados con el adivasis, sobre todo los Grupos Tribales Particularmente Vulnerables. Si no lo hacen así, las personas con privilegios pero sin comprensión de diversidad e inclusión terminan construyendo ‘armas tecnológicas de exclusión masiva.’

Por ejemplo, aadhaar se ha implementado para autenticación biométrica en la distribución de raciones de comida a través del sistema de distribución pública (PDS), iniciativa del Gobierno federal que ofrece alimentos y otros bienes esenciales para quienes los necesitan. Por supuesto, el objetivo es erradicar la pobreza, pero datos del censo del país mostraron que entre 2001 y 2011, la cantidad de personas pasó de 21 a 26.8 millones, un aumento del 22.4 %.

Contextualizar la tecnología

No se puede hablar de tecnología, sobre todo en India, sin mencionar la discriminación racial sistémica. La dinámica de poder político del país es mucho más divisiva que antes, al punto que se han convertido en parte del aparato de exclusión.

El sistema de castas divide a las personas de la fe hindú en cuatro clases principales, de las cuales algunas son consideradas descastadas o ‘intocables’. Esas comunidades son conocidas colectivamente como dalits en discursos progresistas. En la Constitución india se les clasifica como castas registradas.

El gobernante BJP, partido nacionalista de derecha dominado por hindúes de “casta superior”, ha estado presionando para excluir a dalits, musulmanes y adivasi –y varias comunidades marginadas– con políticas divisivas. Desde una perspectiva de derechos humanos, las implementaciones tecnológicas de estas políticas a menudo se convierten en inherentes y graves fallos de diseño.

A Muslim woman in the state of Assam who was declared as a “Doubtful Voter” in the National Register of Citizens. (Screengrab from a video reportage by NewsClickin. CC-BY 3.0).

Musulmana del estado de Assam que fue declarada “electora dudosa” en el Registro Nacional de Ciudadanos. Captura de pantalla de un videorreportaje NewsClickin (CC-BY 3.0).

Acceso a información en idiomas maternos

Curiosamente, en un país donde ha habido por lo menos 402 bloqueos de internet documentados desde que el BJP llegó al poder en 2014, el sistema aadhaar depende de internet para funcionar. Las personas que quieran conseguir raciones de alimentos deben autenticar su identidad con un proceso que se basa en las huellas dactilares, y las autoridades en los centros de raciones usan un portal en línea para verificar información.

Igualmente preocupante es el hecho de que cerca de 104 millones de adivasis, ya bastante excluidos por provienen de grupo de bajos ingresos, se ven más marginados porque no pueden encontrar información alguna sobre aadhaar en sus lenguas maternas.

En este video, Manjula Bhuyan, hablante de sora de Odisha, India, destaca la importancia de acceder a información sobre identidad digital en la propia lengua nativa. Acá puedes acceder a videos descargables con subtítulos y transcripciones.

Ciudadanos declarados ilegales

El impacto de este sesgo sistémico es amplio. Va desde que a escolares dalits y musulmanes de familias de bajos recursos les neigan la escolaridad por errores en el sistema aadhaar, a ciudadanos musulmanes acosados y a quienes les piden que presenten pruebas de ciudadanía.

Los musulmanes en el estado de Assam están entre los más afectados –1.9 millones de una población estatal de 33 millones fueron declarados ilegales en el Registro Nacional de Ciudadanos (NRC), programa diseñado para eliminar a inmigrantes ilegales.

En este video se dice que el estado de la identidad digital tomó un giro críticos cuando estos 1.9 millones de personas fueron declaradas ilegales. Acá puedes acceder a videos descargables con subtítulos y transcripciones.

El ejercicio del Registro Nacional de Ciudadanos se detuvo momentáneamente por la pandemia de COVID-19, pero nuevas sensaciones de terror empezaron a sentirse entre quienes fueron declarados ilegales.

Ashraful Hussain, activista que trabaja de cerca con muchos musulmanes asameses discriminados, señaló: “La mayoría de musulmanes –y hasta muchos hindúes de origen de Bengala [Occidental]– fueron excluidos adrede de la categoría de ‘habitante original‘ por funcionarios a cargo del Registro Nacional de Ciudadanos ”.

Los 1,9 millones de personas cuyos nombres quedaron fuera de la lista de “ciudadanos legales” tienen una última opción: comparecer ante lo que se conoce como un tribunal de extranjeros para probar su ciudadanía en un proceso judicial.

Sin embargo, Hussain teme que aunque estas personas ya marginadas se están empobreciendo como resultado de las restricciones de cierre, tendrán que pagar los costos legales asociados con tener que probar su ciudadanía una vez que se levanten las restricciones de COVID-19. Y la exclusión va mucho más allá. Según Hussain, “como muchas mujeres musulmanas son analfabetas y no pueden encontrar documentos para establecer su vínculo parental, estas mujeres y sus hijos están fuera de la lista [NRC]”.

La NRC está profundamente vinculada con Aadhaar. Como explicó el abogado Tripti Poddar, la recopilación de datos biométricos de las personas ocurrió durante el proceso de la NRC. A quienes fueron incluidos en el registro se les emitió aadhaar; a los demás se lo negaron. Poddar sostiene además que incluso un extranjero que reside en India puede recibir aadhaar, pero los ciudadanos indios señalados por el NRC pueden ser despojados de sus derechos constitucionales.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.