Para las personas LGBTQ+ en Mongolia, el estigma es un hecho real

Bandera arcoiris en el exterior del Great Khural, el Parlamento de Mongolia, Uláa Bator, marzo de 2019. Crédito de la foto: The LGBT Centre Mongolia. Utilizada con autorización.

A mediados de 2017, pasé varios meses en Ulán Bator, capital de Mongolia. Allí conocí a una muchacha en su segundo año de universidad que me habló de los retos que supone ser LGBTQ+ en este país; inmediatamente me llamó la atención la gravedad de algunas de las situaciones que me contó. Pese a sus 19 años, ella misma había enfrentado esta discriminación. Sabía que ella tendría una valiosa visión de lo que los miembros más jóvenes de la comunidad LGBTQ+ del país estaban pasando.

Mongolia es una nación con un historial de discriminación hacía las personas LGBTQ+; aunque existen leyes que los protegen, no es insólito leer artículos sobre ataques, violaciones y hasta secuestros sufridos por bisexuales y homosexuales por parte de grupos de odio. Sin embargo, hay prudentes señales de cambio: a finales de 2019, la Policía presentó cargos contra un grupo derechista después de un ataque contra un trabajador transgénero, en un inusual caso de las autoridades que investigaban un delito de odio contra la comunidad LGBTQ+.

Así que cuando le pedía uan entrevista, respondió que tenía que pensarlo, que tenía miedo de que el hecho de que su nombre saliera a la luz pudiera ponerla a ella y a sus parientes en peligro, dijo. Finalmente, aceptó: había que romper el silencio. Solo tenía dos peticiones: que ocultara su verdadera identidad y que dejara pasar un tiempo antes de publicar sus palabras.

En 2020, decidimos que tres años era un periodo suficientemente largo y, para mantener la palabra dada sobre su anonimato, decidí llamarla Erdene que en mongol significa “joya”. La entrevista ha sido editada por brevedad y estilo.

“Tuve muchos problemas en relación con mi identidad sexual” empezó Erdene.

Añadió que en Mongolia la discriminación sexual no siempre te golpea directamente. “Realmente la gente no entiende cuando hablas de “orientación sexual”. Si tuviera que decir al mongol promedio que soy bisexual, me contestaría algo como “Oh..¡bien!”; no reaccionaría ni positiva ni negativamente. Porque no lo entendería. Pero si lo demostrara con mis acciones, eso si que lo sorprendería”.

Amedeo Bastiano: ¿Cómo reaccionarían?  

Erdene: If you are a girl and you walk hand in hand with another girl, people will just think that you two are friends. No one would suspect you’re a couple. But you would never kiss another girl in public. If you did, people might insult you and yell at you. Especially the elderly and the conservative. Most likely, somebody would approach you and make you stop.

It happened to a friend of mine. She and another girl were dating; once, they went to a park and started kissing. Two guys approached them, saying: ‘Hey, what are you doing?! You both should be kissing guys. Why are you kissing each other?’ Then they forced my friend and the other girl to stop.

People react more strongly to males. If two guys hold each other’s hands, other people would beat them up. That's not uncommon.

Erdene: Si eres mujer y vas de la mano con otra chica, la gente pensará que son dos amigas. Nadie sospecharía que son pareja. Pero nunca besarías otra chica en público. Si lo hicieras, la gente podría insultarte y gritarte. Especialmente los más ancianos y conservadores. Lo más probable es que alguien se te acercara e hiciera que te detuvieras.

Le pasó a una amiga mía que estaba saliendo con una chica; una vez fueron a un parque y empezaron a besarse. Dos chicos se acercaron a ellas diciendo: “Oye, ¿qué están haciendo? Ambas deberáin besar a hombres. ¿Porqué se están besando?”. Luego las obligaron a dejar de besarse.

La gente reacciona mucho peor cuando se trata de chicos. Si dos chicos van de la mano, otros les pegaría. Eso no es raro.

AB: ¿Existe una comunidad que brinde apoyo a las personas LGBTQ+ en Mongolia?

E: Yes, there is a small community, a small LGBT centre, and it’s trying to get its voice heard. I joined it. We have a pride march, a pride week and so on… But only a few people participate. Last time [in 2017], at the pride walk, there were fewer than 50 of us. There is no media coverage; almost nobody knows that such events take place. And when people don’t speak about our activities, the impact of what we do fades away quickly. Many don’t even know that an actual LGBTQ+ centre exists. The people who ‘work’ there are all volunteers. They get a very small fraction of tax money, because they are registered as a non-profit organisation.

E: Si, hay una pequeña comunidad, un pequeño centro LGBT y están tratando de que se escuche su voz. Me uní. Tuvimos una marcha del orgullo, una semana del orgullo etc. Pero muy pocos participan. La última vez [en 2017], en la marcha del orgullo, éramos menos de 50 personas. No hay cobertura mediática; casi nadie sabe que hay esas marchan. Y cuando la gente no habla de nuestras actividades, el impacto de lo que hacemos se desvanece rápidamente. Muchos ni siquiera saben que realmente existe un centro LGBTQ+. Quienes “trabajan” allí son voluntarios. Reciben una fracción muy pequeña del dinero de los impuestos porque están registrados como organización sin fines de lucro.

AB: Por lo tanto, a sus voluntarios no les paga el Gobierno, al menos no directamente. ¿Cómo ven el centro LGBT las instituciones estatales?

E: Not positively. Mongolia is officially a democracy, and as a democracy it is obliged to defend people’s rights – LGBTQ+ ones included. Our ability to have a community, to be heard, and so on. But in reality, politicians don’t like us. Regardless of their party. They don’t have any interest in protecting us. So they keep silent and hinder any possible change. The centre had to fight really hard to get the small governmental help it now receives. And that took about five years.

Sexual discrimination is a crime under Mongolian law. Harming people because of their sexual orientation or sexual identity [should] involve severe punishments. But this remains a dead letter: everyone ignores the law. If you call the police saying that you’ve been discriminated against, no one will come. And many people – many cops as well as many LGBTQ+ people – don’t even know that such a law exists.

E: No de manera positiva. Oficialmente, Mongolia es una democracia y, como tal, está obligada a defender los derechos de las personas, incluidos los miembros LGBTQ+.  Nuestra capacidad de ser una comunidad, de que nos escuchen, pero en realidad, a los políticos no les gustamos, independientemente del partido. No tienen ningún interés en protegernos. Así que se callan y comprometen cualquier posibilidad de cambio. El centro tuvo que luchar muy duro para obtener el pequeño ayudo gubernamental que ahora recibe: y eso llevó cinco años.

La discriminación sexual es un delito según la ley de Mongolia. Dañar a una persona por su orientación o identidad sexual [debería] implicar penas severas. Sin embargo, esto queda como letra muerta: todos ignoran la ley. Si llamas a la Policía y dices que te han discriminado, nadie vendrá. Muchas personas, policías o personas LGBTQ+, ni siquiera saben que esta ley existe.

AB: ¿Porqué la gente está tan desinformada?

E: There are many reasons. The first is the obstructionism of politics; right after come money and fear.

Lately, there have been many new young people visiting the centre. They were 16 to 18 years of age. And they all lamented that they couldn’t retrieve details about the centre anywhere.

Let’s imagine that someone gets harassed or discriminated against. That person won’t know where to turn to. It’s just impossible to find something saying: ‘If you are in a difficult situation, call this number, or go to this place’. There's not even a panel, nor a flyer. When people get harassed, they will most likely be alone, feel alone, and will have to bear their suffering in silence, without the possibility to find comfort and help. They'll probably continue to face discrimination for a long time without seeing any possibility to improve their condition.

This is because those who run the centre don’t do enough advertising. It's not their fault, though. They don’t have enough money to print things out. And on the internet, despite them having a Facebook page and all that, people are afraid of having their name associated with the centre. Members of the community don’t want to share links, send e-mails, or invite their friends to events. Because they don’t want to be discriminated against. Or discriminated against even more. Those who run the centre do what they can. They work really hard. But after all, there's only four of them. You cannot ask too much of four people who work as volunteers. The possibilities are limited.

E: Hay muchas razones. La primera es el obstruccionismo de los políticos, justo después, por dinero y miedo.

Últimamente, ha habido muchos jóvenes nuevos que han visitado el centro, tenían entre 16 y 18 años; todos se lamentaban de no poder obtener los detalles del centro en ningún sitio.

Ahora, imagina que discriminan o acosan a alguien; esa persona no sabrá a quién acudir. Es imposible encontrar alguien que te diga: “si tienes problemas, llama a este número o acude a este lugar”. No hay un tablero ni siquiera un folleto. Cuando acosan a alguien, lo más probable es que esa persona esté sola, que se sienta sola, y que tenga que soportar su sufrimiento en silencio, sin la posibilidad de encontrar consuelo ni ayuda. Probablemente continuarán enfrentando la discriminación por mucho tiempo sin ver ninguna posibilidad de mejorar su condición.

Esto se debe a que quienes dirigen el centro no hacen suficiente publicidad. Pero no es su culpa. No tienen suficiente dinero para imprimir cosas. En Internet, a pesar de que tienen una página de Facebook y todo eso, la gente tiene miedo de que su nombre se asocie con el centro. Los miembros de la comunidad no quieren publicar enlaces, enviar correos ni invitar sus amigos a las activdades. No quieren que los discriminen, o que los discriminen aún más. Quienes dirigen el centro hacen lo que pueden. Trabajan muy duro. Pero después de todo, solamente son cuatro. No se puede pedir demasiado a cuatro personas que trabajan voluntariamente. Las posibilidades son limitadas.

AB: ¿Qué tan grande es la comunidad LGBT en Mongolia?

E: Officially the community has between 300 and 500 members. But there are way more LGBTQ+ people in Mongolia. Way more. There has been a survey, and it showed around 30,000 people across the country. But even those who organised that survey know that the real number is much higher. People just don’t talk. Of all the Mongolians I directly or indirectly know, I can recall less than 10 people who fully came out, including public figures. And now that I think about it, they are all women. Not a single man admitted to be gay.

E: Oficialmente, la comunidad tiene entre 300 y 500 miembros. Sin embargo, hay muchas más personas LGBTQ+ en Mongolia. Muchas más. Hubo una encuesta que mostró que somos casi 30 000 personas en el país. Sin embargo, incluso los que realizaron esta encuesta saben que el número real es mucho más alto. Las personas simplemente no hablan. De todos los mongoles que conozco, directa o indirectamente, puedo recordar menos de diez que admitieron su homosexualidad, incluidas figuras públicas. Ahora que lo pienso…son todas mujeres. Ni un solo hombre ha admitido ser gay.

AB: Dada la difícil situación para las personas LGBTQ+ en Mongolia, ¿por qué decidiste salir del armario?

E: I made this choice because of a friend. In the past, she had a girlfriend with a masculine appearance: she looked like a guy. A gay guy, maybe. She was beaten up twice just because of how she looked.

One time was on the streets at night. The other time was at an LGBTQ+ party. Sometimes we organise parties in the city. They are private events: we prepare a list, and only members of our community who register in advance are admitted. When this girl was beaten, there were three people waiting for us outside the place where we held the party. They tried to get inside the venue, but when they approached the entrance, the bouncer told them: ‘You cannot enter. There’s an LGBT party going on’. So they decided to wait for somebody to exit. He should have said: ‘Sorry, this is a private event’, and nothing else. But he decided to be specific.

He did it on purpose.By telling those three what was going on inside the place, he facilitated the situation. If you work in security, you should be able to tell at first sight when a group of jerks wants to get into a fight, right? You don’t give them a reason. Plus, when the three guys started hitting the girl – who was a customer of the venue he was working at – he didn’t lift a finger. He wanted her to be beaten.

Those three knew she was a girl. When they started, my friend told them. They could understand that from her voice. But they didn’t care. They just wanted to beat her. They felt justified by the fact she looked like a male, so they could get violent. That made me understand what discrimination can lead to. And that awareness is why I’m open about my orientation. I am open, because nobody [else] is. Because if nobody speaks out about the situation, nobody will know. And I want people to know. I want people in this society, especially people my age, to know and to start accepting those who are different.

E: Tomé la decisión por una amiga. Antes, tuvo una novia con aspecto masculino: parecía un hombre. Tal vez un hombre gay. La golpearon dos veces solo por su aspecto.

Una vez pasó en la calle de noche. La otra vez en una fiesta LGBTQ+. A veces organizamos fiestas en la ciudad, son fiestas privadas: preparamos una lista y solo se admite a integrantes ya registrados. Cuando golpearon a esta chica, había tres personas esperándonos afuera del local donde se celebraba la fiesta. Trataron de entrar, pero cuando se acercaron a la entrada, el vigilante les dijo que no podían entrar, que había una fiesta LGBT. Así que decidieron esperar a que alguien saliera. Debería haberles dicho “Disculpen, es una fiesta privada” y nada más pero, decidió ser más específico.

Lo hizo a propósito. Al contarles a los tres lo que pasaba allí dentro, facilitó la situación. Si trabajas en seguridad, debería poder entender a primera vista cuando un grupo de idiotas quiere pelear, ¿no? No les da una razón. Además, cuando los tres empezaron a golpear la chica, que era una clienta del local en el que trabajaba, el vigilante no movió un dedo. Quería que la golpearan.

Los tres sabían que era una chica, cuando comenzaron a golpearla mi amiga se los dijo. Podían haberlo entendido por su voz, pero no le importó. Solamente querían golpearla. Se consideraron justificados por el hecho de que parecía un hombre, así que se pusieron violentos. Esto me hizo comprender a dónde puede llevar la discriminación. Esa conciencia es la razón por la que estoy abierta a mi orientación. Soy abierta porque nadie [más] lo es. Porque si nadie habla de la situación, nadie lo sabrá. Quiero que las personas lo sepan. Quiero que las personas en esta sociedad, especialmente los de mis edad, conozcan y empiecen a aceptar a los que son diferentes.

AB: ¿Cómo reaccionaron las personas más cercanas cuando te abriste sobre tu orientación?

E: I lost a few friends after saying that I am bisexual. Both male and female friends. But I’m actually happier. It’s better to have friends who accept you for what you are, than fake friends who will always be ready to turn their backs on you. My mother knows; my father doesn’t. But here in Mongolia, almost nobody tells their parents. LGBTQ+ people never speak – not even with close friends. They open up only with other members of the community.

When your parents discover your orientation, you almost always have a hard time. I have a direct example of this. I know another girl. Her parents knew she was engaged to someone of the same sex… But not because she told them. They got some clues, read a few messages… When they realised, they cut her internet connection, took her phone and her notebook, and forced her to stay home for two weeks. Then, they made her break up with her girlfriend.This is the typical situation young LGBTQ+ people go through in Mongolia.

For me, it was different. My mother studied abroad, and is a very informed, open-minded person. One time, she asked me if I was happy with the person I was dating. She probably suspected that I was seeing a girl. I said that yes, I was. The only thing she answered me was: ‘If you’re happy, do anything you want. I accept you, I love you, and will accept and love you no matter what. If you’re happy, I’m happy too’. That's extremely rare here.

My mother made me understand how big the impact of your parents can be. How important it is to have their love, how much they can influence your happiness. If it wasn’t for her, I would have felt much more alone and isolated.

E: Perdí muchos amigos cuando les dije que soy bisexual. En realidad, soy más feliz ahora. Es mejor tener amigos que te acepten por lo que eres que falsos amigos que siempre estarán dispuestos a darte la espalda. Mi madre lo sabe, mi padre no. Aquí en Mongolia casi nadie se lo cuenta a sus padres. Las personas LGBTQ+ nunca hablan, ni siquiera con amigos cercanos. Solo se abren con otros miembros de la comunidad.

Cuando tus padres descubren tu orientación, es casi siempre un trabajo duro. Tengo un ejemplo directo. Conozco otra chica, sus padres sabían que tenía una relación con otra chica, pero no porque ella les contara. Consiguieron algunas pruebas, leyeron algunos mensajes, y cuando se dieron cuenta, cortaron su conexión a Internet, le quitaron móvil y computador portátil y la obligaron a quedarse en casa durante dos semanas. Luego hicieron que rompiera con su novia. Esta es la situación típica por la que pasan los jóvenes LGBTQ+ en Mongolia.

Para mí fue distinto. Mi madre estudió en el extranjero y es de mente muy abierta y bien informada. Una vez me preguntó si era feliz con la persona con la que salía. Probablemente sospechaba que estaba viendo a una chica. Le contesté que si, que lo estaba. Lo único que me contestó fue: “Si eres feliz, haz lo que quieras. Te acepto y te quiero y lasí sera siempre, pase lo que pase. Si eres feliz, yo también lo soy”. Esto es extremadamente raro aquí.

Mi madre me hizo entender lo grande que puede ser el impacto de tus padres. Lo importante que es tener su amor, lo mucho que pueden influir en tu felicidad. Si no fuera por ella, me habría sentido mucho más sola y aislada.

AB: ¿Crees que hay alguna posibilidad de que la situación mejore, en futuro?

E: In Mongolia, plenty of people still think that homosexuality is a mental illness. When they find out that someone is gay or lesbian, they are disgusted, and will look for a way to cure the person.

Sometimes, Western people see being bisexual as better than being being lesbian, because you still ‘like the opposite sex’. But here, it’s more the fact that you’re attracted by the same one. People think that if you’re not 100 percent straight, you’re not able to feel love like ‘normal people’. They don’t believe you are able to have regular emotions, control over your sexuality, or a normal relationship. They think you cannot by any means be faithful.

The situation is getting better. The number of subscriptions to the LGBTQ+ centre is rising, especially among young people. We’re getting more visibility, and some foreign [LGBTQ+] centres are promoting our image abroad. Moreover, many Mongolians are now moving to other countries to study or work, and there, they can embrace a more tolerant point of view, like my mother.

But changes need time. That's why I want to leave: I’m proud of being Mongolian, but I cannot constantly be crushed by the hatred of my society.

E: En Mongolia, la mayoría de las personas sigue pensando que la homosexualidad es una enfermedad mental. Cuando descubren que alguien es gay o lesbiana, estás asqueados y buscan una manera de curar esta persona.

A veces, los occidentales consideran que ser bisexual es mejor que ser lesbiana, ya que todavía “te gusta el sexo opuesto”. Pero aquí, es más el hecho de que te atrae el mismo sexo. La gente piensa que si no eres 100 % heterosexual, no eres capaz de sentir el amor como “gente normal”. No creen que puedas tener emociones regulares, control sobre tu sexualidad o una relación normal. Creen que no puedes ser fiel de ninguna manera.

La situación está mejorando. El número de suscripciones al centro LGBTQ+ está aumentando, especialmente entre los jóvenes. Estamos teniendo más visibilidad y varios centros LGBTQ+ extranjeros están promoviendo nuestra imagen en sus países. Además, muchos mongoles se están trasladando a otros países para estudiar o trabajar, y allí pueden adoptar un punto de vista más tolerante, como mi madre.

Los cambios necesitan tiempo. Por eso quiero irme: estoy orgullosa de ser mongola pero no puedo ser constantemente aplastada por el odio de mi sociedad.

Nota del editor: El centro LGBT de Mongolia no participó en la realización de este artículo.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.