Miles de salvadoreños sobreviven al COVID-19 sin agua corriente para lavarse las manos

Captura de pantalla de un video del canal de noticias EFE en Twitter, 19 de agosto de 2020.

Uno de los aspectos más importantes en la prevención de COVID-19 es el lavado regular de las manos; sin embargo, cientos de miles de salvadoreños están enfrentando al virus sin acceso seguro al agua. Según Naciones Unidas, más de 600 000 personas no tenían acceso al agua potable y servicios de saneamiento en 2016 y más de un millón de personas solo tenían acceso a servicios de agua deficientes. Según informes de noticias, es posible que esta situación haya empeorado debido a la pandemia.

Rosa Amelia Mendoza tiene 45 años y es madre de tres hijos que vive en Colonia Altavista, municipio a unos 15 km de San Salvador. No ha tenido agua corriente en su casa desde que comenzó la pandemia en marzo de 2020. Es más, con frecuencia no ha tenido agua corriente en su casa durante más de dos años. En una llamada telefónica con Global Voices dijo:

Yo tengo miedo por mi familia, todos nos recomiendan que nos lavemos las manos con regularidad, sólo para asegurarnos de que el virus no nos llegue. Pero, ¿cómo puedo hacer eso si no hay agua para hacerlo? No hay ningún río o pozo cercano al que podamos ir a traer agua, y no tenemos los recursos para pagar un camión cisterna con regularidad. En este momento no estoy trabajando.

La historia de la señora Mendoza es la de miles de comunidades de la capital, San Salvador, y su periferia. Algunas de las ciudades más afectadas son Ilopango, Mejicanos, Soyapango, Ciudad Delgado, Altavista y algunas partes de San Salvador, donde vive la mayoría de la clase trabajadora. Según la agencia de noticias EFE, Soyapango también tiene la segunda mayor tasa de contagio de COVID-19 en el país

Aunque no sea un problema nuevo, el COVID-19 hizo que la situación se agravara más ya que el agua es crucial para las medidas higiénicas contra el virus. El periodista Santiago Leiva dijo a Global mediante mensaje de texto:

El agua es un tema tan oxidado como las cañerías que la sirven ocasionalmente, y es tan profundo, que a pesar de las protestas de calle que se hicieron en el pasado nunca hubo eco en los gobiernos pasados, y sigue siendo un líquido que aún no termina de privilegiar a toda la población.

¿Cuál es la origen del problema del agua en El Salvador?

El acceso al agua no está legalmente reconocido como un derecho humano en El Salvador, además el país corre el peligro de sufrir una sequía. Si bien la falta de regulación del agua y el cambio climático son dos de las razones de esta escasez, en las zonas urbanas el problema más acuciante está relacionado con la falta de servicios públicos. Las comunidades antes mencionadas se abastecen de la antigua planta potabilizadora de Las Pavas, que debería haber estado fuera de uso o haber sido modernizada hace años con fondos aprobados por la Asamblea Legislativa en 2012, 2016 y 2018. Las obras nunca se completaron.

Las Pavas es la única planta que abastece la enorme área metropolitana de San Salvador. Sin embargo, actualmente no está produciendo suficiente agua limpia para más de un millón de personas que dependen de esa agua. Si se averiara durante la pandemia, como pasó en enero de 2020, sería aún más desastroso.

Desde mediados de la década de 1990 se han presentado denuncias y casos de corrupción dentro de la entidad responsable de los servicio de agua (Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados, ANDA). Por ejemplo, Carlos Perla, presidente de ANDA entre 1994 y 2002, acaba de cumplir una condena de 15 años de cárcel por corrupción. Recientemente, Frederick Benites, presidente de ANDA bajo el gobierno de Nayib Bukele, informó al fiscal general de El Salvador sobre años de graves casos de mala administración de fondos públicos por valor de millones de dólares.

El gobierno de Nayib Bukele ha afirmado que Las Pavas no ha recibido un mantenimiento adecuado ni mejoras desde que Francisco Flores fue presidente de 1999 a 2004. El presidente Bukele publicó fotos y explicó cómo la negligencia y la corrupción de los últimos 30 años han llevado a esta planta potabilizadora a su estado actual.

Agua embotellada como respuesta de emergencia

A corto plazo, el Estado, mediante ANDA, está distribuyendo agua embotellada a las comunidades afectadas, junto con camiones cisterna. El Gobierno también planeó la excavación de nuevos pozos para proveer agua y poner fin a la dependencia de Las Pavas. Según su página oficial, ANDA también está modernizando el equipamiento de Las Pavas. Todo esto es parte del nuevo “Plan Nacional del Agua” del Gobierno. El 18 de agosto, ANDA tuiteó:

Sin embargo, los habitantes de Colonia Altavista se quejaron de la falta del servicio. Mendoza, que recibió agua embotellada, es una de los ciudadanos frustrados y dijo:

La pipa de agua llega quizás una vez al mes, lo que no es suficiente para sobrevivir todo el mes. Estoy tan frustrada y enojada que estoy considerando dejar El Salvador una vez que termine la pandemia. La única razón por la que no me he ido a los Estados Unidos es que tengo niños pequeños.

En enero, el presidente Bukele sugirió que se reabriera un debate que ya tiene 14 años sobre la posibilidad de convertir el acceso al agua en un derecho humano y mantener su gestión en manos del sector público, lo que limitaría su privatización. El 7 y 8 de septiembre, una comisión de la Asamblea Legislativa, liderada por la oposición, comenzó a estudiar las propuestas de ley. Quizás en el futuro miles de salvadoreños tengan agua corriente para beber y lavarse las manos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.