Nigerianos exigen saber nombres de políticos con prohibición de tener visa de Estados Unidos

El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, y el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari. Foto oficial de la Casa Blanca de Andrea Hanks, 30 de abril 2018. (dominio público).

Los políticos nigerianos responsables de socavar el proceso democrático en las elecciones generales de 2019 han sido castigados con restricciones de visado impuestas por el Departamento de Estado de Estados Unidos el 14 de septiembre.

Sin embargo, sus nombres siguen siendo confidenciales ya que los Gobiernos de Estados Unidos y Nigeria aún no han dado a conocer la lista de nombres de los políticos sancionados.

Las elecciones de Nigeria se celebraron el 29 de febrero de 2019, en las que se proclamó ganador el actual presidente Muhammadu Buhari, del partido Congreso de Todos los Progresistas, con 15 millones de votos. Buhari derrotó a su rival más cercano, el empresario y exvicepresidente, Atiku Abubakar, del Partido Democrático del Pueblo, que obtuvo 11 millones de votos.

En una declaración del Departamento de Estado, los funcionarios estadounidenses condenaron los actos de “violencia, intimidación y corrupción que afectaron a los nigerianos” en las elecciones de 2019 e instaron, antes de las elecciones extraordinarias, a “defender los principios de democracia y facilitar elecciones verdaderamente libres y justas, realizadas de forma adecuadamente transparente y no violenta”.

Si bien esta declaración no contenía ningún detalle específico sobre cómo determinaban a quién añadir a la lista de transgresores, hay declaraciones anteriores que revelan algunas pistas.

El 24 de enero de 2019, la embajada de Estados Unidos en Nigeria, tras las elecciones generales previstas para febrero, advirtió que estaba “prestando mucha atención” a las acciones de los políticos nigerianos que “instigan a la violencia contra la población civil antes, durante o después de las elecciones”.

Además, la Misión de Estados Unidos resaltó que se aplicarán las restricciones de visado a los infractores y a los familiares; esta amenaza fue reiterada por el Departamento de Estado el 23 de julio de 2019.

¡Digan nombres y que se avergüencen!

Henry Okelue cree que mantener los nombres secretos no sirve de nada:

Realmente no sirve de nada si las identidades de los presuntos “sancionados” con una prohibición de visado son confidenciales. Por lo que sabemos, puede que sean “don nadie”.

En Twitter, Cheta está a favor de “sanciones ulteriores” además de la prohibición de visado:

Hoy, el secretario de Estado impone restricciones de visa a varias personas por sus acciones en torno a las elecciones en el estado Kogi y Bayelsa de noviembre de 2019 y antes de las elecciones estatales de Edo y Ondo, en septiembre y octubre de 2020 .
————-
A primera vista es una buena medida pero, no sirve realmente a su propósito de disuasión sin más sanciones.

El dólar estadounidense sigue siendo la moneda de reserva mundial. Eviten que tengan acceso a dólares y vena cómo su comportamiento comienza a cambiar DE VERDAD.

En Twitter, Temisan Okomi y Ugo tienen curiosidad por el proceso de Estados Unidos para determinar quiénes son los infractores:

Esta restricción de visado de Estados Unidos a los manipuladores electorales: ¿es de esos tribunales nigerianos que condenan o de los que Estados Unidos usó drones para vigilar?

Estoy algo confundido…

¿Cómo va a determinar Estados Unidos a quiénes amañan las elecciones? Me he estado preguntando desde que pusiste ese enlace. ¿Son quienes el Gobierno dice que son manipuladores o quienes determinan que son manipuladores de elecciones?

SaharaReporters, agencia de noticias en línea, supuestamente afirmó que cuatro políticos nigerianos estaban entre los sancionados con la prohibición de visado.

Si embargo, Global Voices no puede ni confirmar ni desmentir este informe a través del contacto con la Embajada y el Consulado de Nigeria en Twitter.

Elección confusa ensombrecida por retrasos, intimidación y violencia 

Cartel de una campaña de firmas para el presidente Muhammadu Buhari a lado de una carretera, 28 de febrero de 2015. Foto de Clara Sanchiz/RNW vía Flickr (CC BY-SA 2.0).

Otra posible fuente de la lista de delincuentes puede encontrarse en el informe de 72 equipos de vigilancia de elecciones locales y 16 internacionales, invitados por el árbitro electoral de Nigeria, el Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI).

Unas 47 personas fueron asesinadas el 23 de febrero, el día de las elecciones presidenciales, según Situation Romm, grupo de la sociedad civil nigeriana formado por observadores electorales locales.

Algunas de estas muertes fueron el resultado de los enfrentamientos entre grupos políticos rivales o por denuncias de fraude electoral.

La misión de observadores electoral de la Unión Europea, que estuvo en Nigeria del 5 de enero al 7 de abril de 2019, fue una de las varias organizaciones de control durante las elecciones de 2019.

En un informe de junio 2019, la misión de la Unión Europea confirmó que las elecciones generales de Nigeria de 2019 se vieron “ensombrecidas por la violencia y la intimidación” de los votantes. Además informó cómo las agencias de seguridad nigerianas habrían conspirado con los políticos para impulsar la violencia

Los observadores de la Unión Europea presentes durante el cotejo de los resultados “presenciaron directamente o recibieron informes de intimidación de los oficiales CENI en 20 estados”. Los observadores se desplegaron en Abuja, la capital federal, y en los 36 estados de Nigeria.

El informe de Unión Europea contó con la colaboración de las conclusiones de la Misión Internacional de Observación Electoral de Nigeria, realizadas conjuntamente con el Instituto Nacional Democrático (NDI en inglés) y el Instituto Internacional Republicano (IRI en inglés), ambos organizaciones no partidarias, sin fines de lucro y con sede en Estados Unidos.

La misión de observación de NDI/IRI destacá que las elecciones de 2019 carecieron de transparencia ya que “los candidatos son impuestos por los líderes de los partidos mediante medios no democráticos. Esto resultó en “una ulterior fragmentación de los partidos políticos y una violencia al interno del propio partido” que alejó a los votantes.

Además señaló que el aplazamiento no previsto de las elecciones presidenciales y nacionales legislativas del 23 de febrero, horas antes de que comenzaran los comicios el 16 de febrero, minó la confianza del público en la integridad del INEC.

La violencia electoral de los políticos nigerianos se alimenta de la cultura de la impunidad.

Es fantástico escuchar que Estados Unidos ha impuesto prohibición de visado a los políticos nigerianos responsable de socavar nuestra democracia.

Es esencial que Europa siga el ejemplo.

Una prohibición por parte de Europa dolerá aún más, pues sus hijos estudian en Europa y es su primer destino para vacaciones y medicinas.

Nada afecta más a las élites nigerianas gobernantes que la prohibición de viajar al extranjero con sus familias. La prohibición de visaso de Estado Unidos puede incluso promover la transparencia y obligar a las élites nigerias a confesar.

Sin embargo, sigue siendo poco.

A menos que se nombre y se avergüence a los autores de la violencia electoral, la intimidación de los votantes y el fraude, todo seguirá igual en las próximas elecciones extraordinarias en los estados de Edo y Ondo.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.