Unión Africana recurre a la tecnología de biovigilancia para detener el COVID-19

Trabajadores cruzan la frontera entre Ghana y Togo, África Occidental. 25 de enero de 2016. Foto de Enock4seth vía Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0).

Los líderes africanos han tomado tempestivas y enérgicas medidas para contener la propagación de COVID-19. En efecto, los Centros para el Control de las Enfermedades de África (ACDC en inglés) crearon su propio cuerpo especial para COVID-19 el 5 de febrero, antes de que el continente tuviera un solo caso.

Actualmente, África es el continente menos afectado de todo el mundo, con 1 293 048 casos confirmados hasta hoy y la extraordinaria cifra de 1 031 905 recuperaciones, según el CDCP de África. Además, el continente tiene menos del 5 % de los casos notificados y menos del 1 % de todas las muertes.

Ahora que los países africanos, lideradas por la Unión Africana, relajan las restricciones de COVID-19 y se preparan para abrir sus economías y fronteras, muchos Gobiernos están utilizando tecnologías innovadoras.

La necesidad de una tecnología única a favor de los africanos que pueda rastrear la propagación del virus y conectar los centros de pruebas de COVID-19 de todo el continente ha llevado a utilizar PanaBIOS, tecnología de biovigilancia respaldada por la Unión Africana.

PanaBIOS ofrece una aplicación en línea para móviles web que utiliza algoritmos para rastrear y localizar las personas que se enfrentan a posibles amenazas para la salud. Además rastrea y mantiene registros de las muestras de prueba desde su origen hasta los laboratorios del país.

Esta tecnología fue elaborada por Koldchain, empresa emergente de Kenia, financiada por AfroChampions, asociación público-privada concebida para estimular a recursos e instituciones africanas para apoyar el desarrollo y el éxito del sector privado africano.

Actualmente, Ghana es la única nación africana que utiliza PanaBIOS en la reapertura de sus fronteras. Esta tecnología garantiza que los viajeros puedan utilizar los resultados de las pruebas de un país para satisfacer los requisitos ingreso a otro país a través de su aplicación personal PanaBios o con una clave de acceso SMS/USSD generada por el sistema a otro documento de viaje.

Las autoridades sanitarias de aduanas utilizan la versión empresarial de la aplicación para convalida las declaraciones sanitarias de manera uniforme en todos los países.

Leyes generales de protección de datos y la privacidad

La Unión Africana y el CDCP de África están alentando a los estados miembros a integrar la plataforma PanaBIOS que permitiría centralizar los resultados de todas las infraestructuras del país. Sin embargo, las intervenciones en materia de salud digital han planteado muchas cuestiones relativas al acceso y a la privacidad de los datos.

La vigilancia y el control aplicados por el Gobierno pueden instilar el miedo y amenazar las libertades civiles, especialmente en un continente en que solo 27 naciones de 54 cuentan con leyes de protección de datos y de la privacidad plenamente operativas.

Algunas naciones africanas, como Ghana, han promulgados nuevas leyes que otorgan poderes de emergencia al presidente para luchar contra la pandemia. Por ejemplo, pueden ordenar a las compañías telefónicas que proporcionen los datos personales de los clientes, como la base de datos de los abonados, los datos de referencia de las células de los abonados, los datos de las transferencias de dinero móvil de los abonados que no se hayan cobrado, los códigos comerciales del dinero móvil y las direcciones.

Para asegurar la protección y la privacidad de los datos, todas las técnicas de aprendizaje automático utilizadas por PanaBIOS están en datos agregados. Es decir, los datos reunidos se resumen para el análisis estadístico, no los datos personales utilizados para identificar a las personas, a menos que sea para fines de rastreo de contactos, donde sería necesario para llegar a las personas sospechosas o infectadas.

Además para evitar las violaciones de privacidad, la Unión Africana, PanaBIOS y sus socios deben proponer la forma en que cumplirá las diversas leyes de protección de datos de los países para proteger la privacidad, asegurar el consentimiento de los datos y evitar que se difundan para uso comercial.

Actualmente, la aplicación no cuenta con una política de privacidad disponible al público, en la que se explican a los usuarios sus prácticas de recopilación e intercambio de datos.

El reto consiste en cómo esa política de privacidad de datos se ajustará a las diversas leyes de protección de datos de ámbito continental, nacional y regional como la Convención sobre la Ciberseguridad y Protección de Datos Personales de la Unión Africana, la Ley Modelo sobre la protección de datos de la Comunidad de Desarrollo del Sur de África (SADC), la Ley de Reforma A/SA. 1/01/10 sobre las protección de los datos personal dentro de ECOWAS de la Comunidad Económica de los Estado de África Occidental (ECOWAS en inglés) y el Marco para las Leyes Digitales de la Comunidad de África Oriental.

Soluciones basadas en la tecnología contribuyen al éxito de África contra COVID-19

Además de PanaBIOS, varias naciones africanas han activado respuestas basadas en la tecnología para mitigar la propagación de COVID-19.

Por ejemplo, los científicos de Senegal elaboraron un equipo de prueba por COVID-19 a tan solo un dólar y respiradores 3D para los pacientes. Wellvis, empresa emergente de Nigeria, creó una herramienta de triaje de COVID-19, herramienta en línea gratuita para ayudar a los usuarios a autoevaluar su categoría de riesgo de coronavirus en función de sus síntomas y su historial de exposición.

El Gobierno sudafricano utilizó WhatsApp para proporcionar un bot conversacional interactivo que puede contestar a las preguntas más comunes sobre mitos, síntomas y tratamientos a COVID-19. En Uganda, las vendedoras de mercado utilizaron la aplicación Market Garden para vender sus productos desde casa mediante la aplicación y, luego los mototaxis los entregaban a los clientes.

El éxito del control y de la gestión de la propagación de COVID-19 por parte de África se ha atribuido a su población más joven, a su limitada capacidad de evaluación y seguimiento de la mortalidad y a la posible presencia de anticuerpos del SARS-CoV-2 encontrados en algunos africanos.

Sin embargo, está claro que las innovaciones tecnológicas de África son un factor importante que contribuye a su éxito en el control de COVID-19, además de un liderazgo decisivo en las primeras fases de la pandemia.

Solomon Zewdu, doctor adjunto de la Fundación Bill & Melinda Gates, resumió que en enero, aunque muchas naciones occidentales dudaron, Etiopía comenzó a realizar exámenes intensivos en el aeropuerto de Adís Abeba. Ruanda se convirtió en la primera nación africana en decretar el confinamiento el 21 de marzo y muchas otras naciones la siguieron rápidamente: Sudáfrica aplicó un confinamiento total con solo 400 casos y dos muertes. (Italia, con una población parecida, ya tenía más de 9000 casos y 400 muertes cuando optó por el confinamiento).

Por el contrario, el número de casos de infectados y de muertes en Estados Unidos es seis veces mayor que el de África. Los expertos en salud pública predijeron que la pandemia afectaría horriblemente al continente con cuerpos tirados en las calles.

No cabe duda de que África ha demostrado exactamente lo contrario.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close