Esta bloguera viajera quiere que los polacos se “enamoren” de Macedonia del Norte

Justyna Mleczak. Photo used with her permission.

Justyna Mleczak durante una visita a Macedonia del Norte. Foto utilizada con su autorización.

Este artículo fue publicado originalmente por Meta.mk. Aquí se reproduce una versión editada bajo un acuerdo de asociación de contenidos entre Global Voices y la Fundación Metamorphosis.

Justyna Mleczak es una bloguera de viajes de Polonia que habla de sus viajes a Macedonia del Norte y Albania en su blog Do Macedonii.

Desde 2016, ha pasado todos los veranos en Albania trabajando como guía turística y, a menudo, visita Macedonia del Norte. Recientemente, visitó el país como colaboradora del Proyecto de Mejora del Turismo Inteligente (STEP en inglés) respaldado por la Unión Europea.

Actualmente, está terminando su libro electrónico sobre Macedonia del Norte y, mientras tanto, organiza conferencias sobre los Balcanes en las escuelas, universidad y clubes de viajes en Polonia.

Mleczak habló por correo electrónico con Violeta Jonchevska de Metamorphosis sobre cómo se enamoró de Macedonia del Norte y cómo utiliza las tecnologías digitales para conectar a personas de diferentes culturas.

Violeta Jonchevska (VJ): ¿Por qué decidiste convertirte en guía turística profesional en Macedonia del Norte y de la región en general?  

Justyna Mleczak (JM): It has never been an idea for living and truth be told, it is still not. I mean, legally I cannot even be a professional tour guide in Macedonia as to take the exam you firstly need to get a citizenship. On the other hand, I always thought I would become a non fiction journalist or a war/social correspondent. I was reading cover to cover books written by Tiziano Terzani, Egon Kisch, Joseph Kessel, Ernest Hemingway and lots of our famous Polish reporters. I have been also always intrigued and fascinated by history – with a great inner belief that there are thousands of voices which we cannot hear or somebody does not want us to listen to them.

However, until 2015/2016 I did not have even a slightest idea about modern history of North Macedonia or Albania and maybe a little bit about the Balkans. I have just finished my Bachelor on Central European Studies and I was going to go deeper on Caucasus or at least Hungary-Romania. This year, summer 2015, I was responsible for our family holidays. Frankly, I did not remember, why I chose Vlore in Albania. A few weeks later we started the journey which changed everything.

Justyna Mleczak (JM): Nunca ha sido una idea para vivir y la verdad es que todavía no lo es. Quiero decir, legalmente ni siquiera puedo ser guía turística profesional en Macedonia ya que antes necesitas obtener la ciudadanía. Por otro lado, siempre pensé que me convertiría en periodista o corresponsal de guerra o social. Leía de principio a fin libros escritos por Tiziano Terzani, Egon Kisch, Joseph Kessel, Ernest Hemingway y muchos de nuestros famosos reporteros polacos. Siempre me ha intrigado y fascinado la historia, con la gran creencia interior de que hay miles de voces que no podemos oír o que alguien no quiere que las escuchemos.

Sin embargo, hasta 2015 y 2016, no tenía la menor idea de la historia moderna de Macedonia del Norte o Albania, tal vez un poco sobre los Balcanes. Acababa de terminar mi licenciatura en Estudios Centroeuropeos e iba a profundizar en el Cáucaso o al menos en Hungría-Rumanía. A mediados de 2015, organicé las vacaciones familiares. Sinceramente no recuerdo por qué elegí Vlore en Albania. Una semana más tarde empezamos el viaje que cambio todo.

VJ: ¿Cómo fue tu primera visita a Macedonia del Norte? 

JM: My first visit in Skopje was just ridiculous. We arrived to the capital quite early and with hope for a bit of sightseeing. Instead, we were circling the city trying to find non-existent street or just reach the owner of our rented apartment. After a few hours the only thing we wanted was something to eat. Believe me or not, we were not able to find any open restaurant. And I am laughing at us even in this moment, because… we gave up one hundred meters from the Stone Bridge and Old Bazaar. One hundred meters separated us from the heart of Skopje!

Justyna Mleczak. Photo used with her permission.

Justyna Mleczak mira el lago Ocrida desde la montaña Galičica. Foto utilizada con su autorización.

Anyway, of course I was astonished by all the statutes but mostly – the secret story behind them. Next day we stopped for a coffee in Ohrid. I mean, my family were drinking coffee, I was wandering around. At that moment, I started to consider another field of study.

Two months after our return home, my article about Albania was published in Poznaj Świat, one of the most famous travel magazines in Poland. I got the invitation for an internship in Albania by a Polish woman who I worked with in her travel agency in Albania for the next four years and I started my Balkan Studies. I fell in love with Macedonian language immediately and I decided to write a Master Thesis which will connect my passions. On September 2016 I came for a 6 months’ research. I was writing about the potential of tourism in solving conflicts.

I started a blog. It was a bit of a journal, a bit of a practice to publish a non-fiction book about Macedonia one day. And after four years… here we are. I did not publish a book, I did not go on Ph.D. studies. I am, accidentally, in love with Macedonia.

Quite a long story, huh? I should have probably said: I have been dreaming about it since I was 5!

JM:   Mi primera visita a Skopie fue simplemente graciosa. Llegamos a la capital muy temprano y con la esperanza de hacer un poco de turismo. En vez de eso, dimos vueltas por la ciudad tratando de encontrar una calle inexistente o, simplemente, encontrar al propietario del departamento que alquilamos. Después de unas horas, lo único que queríamos era algo de comer. Créeme o no, no pudimos encontrar ningún restaurante abierto. Y me río de nosotros incluso en este momento, porque.. nos rendimos a cien metros del Puente de Piedra y del Antiguo Bazar. ¡Cien metros nos separaban del corazón de Skopie!

De todos modos, por supuesto que me sorprendieron todas las estatuas, pero sobre todo su historia secreta. Al día siguiente, paramos para tomar un café cerca del lago de Ocrida; bueno, mi familia estaba bebiendo un café, mientras yo iba merodeando por allí. Fue entonces que empecé a considerar otro campo de estudio.

Dos meses después de nuestro regreso a casa, mi artículo sobre Albania salió en Poznaj Świat, una de las revistas de viajes más conocidas de Polonia. Recibí la invitación para una pasantía en Albania de una polaca en cuya agencia de viajes en Albania trabajé durante los siguientes cuatro años y comencé mis estudios sobre los Balcanes. De inmediato me enamoré del macedonio y decidí escribir una tesis de maestría que conectara todas mis pasiones. En septiembre de 2016 vine para una investigación de 6 meses. Estaba escribiendo sobre el potencial del turismo para resolver conflictos.

Empecé un blog. Era como un diario, un poco de práctica para publicar un libro de no ficción sobre Macedonia algún día. Y después de cuatro años… aquí estamos. No publiqué un libro, no hice estudios de doctorado. Accidentalmente, me enamoré de Macedonia.

Una historia bastante larga, ¿verdad? Probablemente debería haberlo dicho:¡he estado soñando con esto desde que tenía cinco años!

VJ:  ¿Cuáles son tus destinos favoritos en Macedonia del Norte y porqué? 

JM: I do not have favorite destinations in Macedonia. I love places where I can meet interesting, smiling people willing to sit and talk, and here there are dozens of them. I stayed in Macedonia because I really feel like home here.

Stevce Donevski and Justyna Mleczak, photo used with her permission.

Stevce Donevski y Justyna Mleczak, foto utilizada con su autorización.

Kratovo reminds me of Stevce Donevski who have already arranged me a meeting with half of Slow Food Macedonia community. If I were a singer and he was my manager, I would have won MTV Award in a year from now!

I have a great sentiment towards Prilep, for me it is an energetic and magical place. It is not a coincidence that Prilep is a hometown of my Macedonian language teacher, Zvonko Dimovski, whose contribution to the popularization of Macedonia among Polish students deserves special recognition.

Another order of recognition should be awarded to Malezan family from Ohrid, the owners of the most famous terrace among Polish professors, students and tourists. Trajanka Malezan is the person who believed in me from the very beginning and does not stop even when I no longer believe in myself. Recently Ramne village became a special place to me – but only thanks to Natasa Nedanovska. She has a hands, brain and heart from gold.

JM:  No tengo destinos favoritos en Macedonia. Me encantan los lugares donde puedo conocer gente interesante y sonriente dispuesta a sentarse y hablar y, aquí hay muchos así. Me quedé en Macedonia porque realmente me siento como en casa.

Kratovo me recuerda a Stevce Donevski que ya me ha organizado un encuentro con la mitad de la comunidad de Slow Food de Macedonia. Si fuera cantante y él mi representante, ¡ganaría un premio de MTV en un año!

Me gusta mucho Prilep, para mí es un lugar lleno de energía y magia. No es una coincidencia que sea también la ciudad natal de mi profesor de macedonio, Zvonko Dimovski, cuya contribución a la popularidad de Macedonia entre los estudiantes polacos merece un reconocimiento especial.

Se debería dar otro reconocimiento a la familia Malezan de Ocrida, los dueños de la terraza más popular entre los profesores, estudiantes y turistas polacos. Trajanka Malezan es la persona que creyó en mi desde el principio, y lo hizo incluso cuando ni siquiera yo lo hacía. Recientemente, la aldea de Ramne se convirtió en un lugar especial para mí, solo gracias a Natasa Nedanovska que tiene unas manos, una mente y un corazón de oro.

VJ:  Muchos turistas polacos visitan Macedonia del Norte. ¿Por qué crees que están tan interesados en este destino? 

JM: Not sure. It is a bit of a fashion, a bit of fascination with the Balkans, a bit of looking for a cheaper alternative for holidays. Macedonia was famous among Poles long before the Polish crowds arrived here. We as a nation are known for “being everywhere” and the current pandemic situation perfectly confirms that.

I am not interested in these crowds. There are a few most common reasons for Poles to visit Ohrid: one day trip from Albania, transit or a few days stop on the way to Albania or during the Balkan trip and, especially since we have charters, relax with sunbathing by the Ohrid lake.

Justyna Mleczak y un grupo de turistas polacos en Ohrid, Macedonia del Norte. La foto usada con su autorización.

For a long time I cannot get over the fact that for our market and most Polish tourists Macedonia is only Ohrid and sometimes Skopje, perceived as sad, boring and chaotic. I slowly begin to understand that this kind of tourism is also needed – it is just not for me. I am focusing on people who want to slow down, sit, talk and experience. These people are true Macedonian lovers. They are coming back over and over again, delighted with food, culture, tradition, and top of the top – Macedonian people.

JM: No estoy segura. Será un poco por moda, un poco por la fascinación de los Balcanes y un poco de búsqueda de una alternativa más barata para las vacaciones. Macedonia era conocida entre los polacos mucho antes de que llegaran las multitudes de polacos. Como país, se nos conoce por “estar en todas partes” y la actual situación de pandemia lo confirma perfectamente.

No me interesan estas multitudes. Hay algunas razones más comunes para que los polacos visiten Ocrida: un viaje de un día desde Albania, el tránsito o una parada de unos días en el camino a Albania o durante el viaje a los Balcanes y, sobre todo, ahora que tenemos vuelos baratos, para relajarse tomando el sol en el lago de Ocrida.

Desde hace tiempo no puedo superar el hecho de que para nuestro mercado y la mayoría de los turistas polacos Macedonia es sólo Ocrida y, a veces, a Skopie se la percibe como una ciudad triste, aburrida y caótica. Poco a poco empiezo a entender que también es necesario este tipo de turismo, pero no es para mí. Me estoy centrando en la gente que quiere ir más despacio, sentarse, hablar y experimentar. Estas personas son verdaderos amantes de Macedonia. Vuelven una y otra vez, encantadas con la comida, la cultura, la tradición, y lo mejor de lo mejor: los macedonios.

VJ: ¿Cuáles son los lados positivos y negativos que señalan los turistas polacos tras visitar Macedonia del Norte? 

JM: Well, it is a very difficult and general question. The average stereotypical Polish tourist complains about breakfast and lack of black tea… Jokes aside, hundreds of Polish tourists come to Macedonia, especially Ohrid. These are people with different experiences, expectations and needs.

I will answer differently – the biggest advantage and power I see is in people with passion, vision and idea. They form associations, work in non-governmental projects, devote themselves to protect what they recognize as a treasure. On the other hand, the biggest disadvantage is ignorance of authorities who not only does not help but make the work harder and complicate things.

JM: Bueno, es una pregunta difícil y muy general. El turista polaco promedio estereotipado se queja del desayuno y la falta de te negro… Bromas aparte, cientos de turistas polacos vienen a Macedonia, especialmente a Ocrida. Son personas con diferentes experiencias, expectativas y necesidades.

Podría contestar diversamente: la mayor ventaja y poder que veo está en la gente con pasión, visión e idea. Forman asociaciones, trabajan en proyectos no gubernamentales, se dedican a proteger lo que reconocen como un tesoro. Por otro lado, la peor desventaja es la ignorancia de las autoridades que no solo no ayudan sino que hacen el trabajo más difícil y complican las cosas.

Justyna Mleczak. Photo used with her permission.

Justyna Mleczak. Foto utilizada con su autorización.

VJ: El COVID-19 ha perjudicado el turismo a nivel global. ¿Cómo te enfrentas a los retos y qué expectativas tienes para el futuro?

JM: Tourism is a meeting place. It is communing with culture, with the past, present and future, broadening horizons and being able to see yourself in others. It has an unbelievable power both to build and destroy.

I do not expect anything. I am trying to work hard, hoping to establish a cooperation with two fantastic women, Jasmina Popovska and Katerina Vasileska, founders of Genuine Experiences platform, as I feel we are looking in the same direction. And I am going to continue to convince Poles that the Balkans is not a powder keg. It is a barrel of wine. To share and drink with others, no matter who they are.

JM: El turismo es un lugar de encuentro. Es estar en comunión con la cultura, con el pasado, el presente y el futuro, ampliar los horizontes y poder verse en los demás. Tiene un increíble poder tanto para construir como para destruir.

No espero nada. Estoy tratando de trabajar duro, esperando colaborar con dos fantásticas mujeres: Jasmina Popvska y Katerina Vasileska, fundadoras de la plataforma Experiencias Genuinas, ya que siento que vamos en la misma dirección. Además voy a seguir convenciendo a los polacos de que los Balcanes no son un polvorín. Es un barril de vino que hay que compartir y beber con otros, sin importar quiénes sean.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.