Día Mundial de Aves Playeras en el Caribe: La belleza de los manglares y de las aves que los visitan

Correlimos menudillo en el estanque Great Pedro, St Elizabeth, Jamaica. Este diminuto correlimos pasa el invierno en Sudamérica, a través de Indias Occidentales. Foto cortesía de Ann Haynes Sutton, ecologista de la conservación, utilizada con autorización.

A los observadores de aves de todo el mundo les encanta mirarlas, y también les encanta contarlas: las listas y los datos forman parte del pasatiempo a lo grande. En el Caribe, estos “ciudadanos científicos” desempeñan un papel muy importante en la documentación de la presencia y de los movimientos de las aves isleñas, hay fechas especiales en las que entran en acción, una de esas es el Día Mundial de las Aves Playeras, que este año cayó el 6 de septiembre.

En esta ocasión, las aves regionales fueron contadas, fotografiadas y registradas en la base de datos eBird Caribbean (Aves del Caribe) entre el 3 y el 9 de septiembre.

En el Caribe, muchas especies de aves playeras son migratorias, a menudo hacen escala en varias islas en su camino hacía otro lugar; por ejemplo, el correlimos gordo (o playero ártico o rojizo) recorre grandes distancias. En su serie en curso de páginas de libros para colorear en línea, la organización no gubernamental de conservación BirdsCaribbean señaló:

Red Knots breed in the far north, the Arctic. They can spend the winter as far south as the southernmost tip of South America. This means they make some amazing migratory journeys of tens of thousands of miles overall! Red Knots gather in large groups in some places during autumn and winter; this makes them vulnerable to threats like sea-level rise and hunting.

El correlimos gordo se reproduce en el lejano norte, el Ártico. Pueden pasar el invierno tan al sur como el extremo más meridional de Sudamérica. ¡Esto significa que hacen extraordinarios viajes migratorios de decenas de miles de kilómetros en total! Esta especie se reúne en grandes grupos, en algunos lugares durante el otoño y el invierno, esto los hace vulnerables a amenazas, como el aumento del nivel del mar y la caza.

Además, BirdsCaribbean publicó una muy útil guía para la identificación de las aves playeras, ya que muchos de estos encantadores pajaritos pueden ser engañosamente similares:

La guía de BirdsCaribbean para identificar las aves playeras más comunes en el Caribe.

Los miembros de BirdLife Jamaica, muchos menos número este año por las restricciones de COVID-19, caminaron solos o en grupos de dos a sus sitios favoritos de observación. Al llegar a la bahía de Old Harbour después de las fuertes lluvias del día anterior, un miembro encontró el lugar cubierto de barro:

La observación de las aves marinas suele conllevar grandes cantidades de barro. Foto cortesía de Ian Gage, utilizada con autorización.

Muchas de estas aves suelen recorrer grandes distancias, como el zahorí de pico corto que vuela desde Alaska hasta Canadá, pasa el invierno en el sur de Brasil y también en el Caribe:

Zahorí de pico corto en Great Bay, St. Elizabeth, Jamaica. Foto cortesía de Ann Haynes Sutton, ecologista de conservación, utilizada con autorización.

El chorlito gris o de vientre negro es un nómada mundial: se cría en la tundra ártica y pasa el invierno en el sur, se dispersa virtualmente por todo el mundo. Este decidió hacer una parada en Jamaica:

Chorlito gris o de vientre negro se alimenta en la orilla del agua cerca del Río Negro, St. Elizabeth, Jamaica. Foto cortesía de Emma Lewis, utilizada con autorización.

Hubo también otros eventos sociales en el calendario. La ONG SusGren (Sustainable Grenadines) publicó fotos de un viaje educativo a la recién renovada Laguna Ashton en Union Island:

In celebration of World Shorebirds Day 2020, SusGren in collaboration with Environmental Attackers conducted educational outreach for some students of the Stephanie Brown Primary school. The high-spirited students, who were out of their beds as early as 5:30 a.m for the session, were engaged in activities such as bird labeling, bingo, and bird identification. […]

Para celebrar el Día Mundial de las Aves Playeras 2020, SusGren en colaboración con Environmental Attackers, organizó un viaje educativo para algunos estudiantes de la escuela primaria Stephanie Brown. Los muy vivaces estudiantes, que salieron de sus camas a las 5.30 de la mañana para la sesión, participaron en muchas actividades como observación de las aves, bingo e identificación de aves […]

En Trinidad, hubo una gran y diversa serie de especies de humedales costeros. El zarapito trinador, una elegante ave playera, es otro migrante caribeño que sigue muy difundido en todo el mundo:

El zarapito trinador, Trinidad. Foto cortesía de Jerome Foster, utilizada con autorización.

Sin embargo, el rayador americano (o pico tijera) es un espectáculo bastante inusual en el Caribe. Esta ave literalmente roza la superficie de las tranquilas aguas costeras y lagunas:

El rayador americano, Trinidad. Foto cortesía de Jerome Foster, utilizada con autorización.

La maravillosa gaviota reidora americana es bastante común en todo el Caribe, ya que es donde se reproduce. Suele pasar los inviernos en el norte de Brasil:

Gaviotas reidoras en Trinidad. Foto cortesía de Jerome Foster, utilizada con autorización.

También hay algunas aves playeras que se quedan: el pelicano pardo, por ejemplo, es un espectáculo común, navega a lo largo de las costas y más allá del mar. Su nombre local en Jamaica es “Viejo Joe”; es un residente común todo el año, de las islas más grandes, que se desliza a vuelo bajo sobre las olas o hace espectaculares inmersiones para los peces:

Pelicano pardo, conocido como el “Viejo Joe” en vuelo en Palisadoes, Kingston Harbour, Jamaica. Foto cortesía de Ian Gage, utilizada con autorización.

Otro fascinante residente jamaicano, cuyo número podría aumentar con las migraciones desde Norteamérica durante el invierno, es la cigüeñuela de cuello negro. Esta ruidosa ave, con sus delgadas patas rojas, anida en el suelo cerca de la orilla del agua:

Cigüeñuela de cuello negro en vuelo en la bahía de Old Harbour, Jamaica. Foto cortesía de Ian Gage, utilizada con autorización.

Para los observadores de aves jamaicanos, uno de los momentos más importantes del Día Mundial de las Aves Playeras quizás fue la aparición de una adorable familia de yaguasas de pico negro (o suirirí yaguaza) capturada en video por Damion Whyte, biólogo y observador de aves, y apasionado educador de todo lo relacionado con el ambiente en las redes sociales. El lugar, un estanque en Portmore, Santa Catalina, tal vez no sea tan bello pero es un buen lugar para la observación:

La yaguasa de pico negro (Dendrocygna arborea) es un pato silbador que se reproduce en el Caribe; está protegido por la ley y es ilegal su captura o su caza en Jamaica.

La cantidad de especies, como esta hermosa ave, disminuye a lo largo del Caribe. Se siguen edificando grandes proyectos turísticos, como hoteles, puertos deportivos y otros, a lo largo de las costas de las islas, lo que lleva a la destrucción de manglares y humedales vitales en los que estas aves descansan a lo largo de sus rutas migratorias. Actualmente, tres proyectos turísticos en curso en Granada amenazan los humedales que albergan varias especies amenazadas, incluidas las tortugas.

En algunas islas, sobre todo en el Caribe Francés, la caza y la contaminación por plástico son las amenazas mayores.

El Día Mundial de las Aves Playeras en el Caribe no es solo una celebración de las aves sino también de los maravillosos lugares que llaman hogar, aunque solo temporalmente para muchas especies.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.