La antigua batalla de Mochizuki Isoko con Suga Yoshilde, actual primer ministro de Japón

suga vs mochizuki

Nuevo primer ministro de Japón Suga Yoshilde (izquierda) y la reportera de Tokyo Shimbun Mochizuki Isoko (derecha). Fuentes de la imagen: canal oficial de YouTube de la ANN y el canal oficial de YouTube de Sakata Mokoto. Imagen reeditada por Nevin Thompson.

A finales de agosto, tras ocho años en el poder y un día después de convertirse en el primer ministro más antiguo desde la Segunda Guerra Mundial, Shinzo Abe anunció su dimisión. El 16 de septiembre, Suga Yoshihide fue elegido para liderar el gobernante Partido Liberal Democratico (PLD) y se convirtió en el sucesor de Abe como primer ministro de Japón.

Suga, considerado durante mucho tiempo el “hombre de confianza” de Abe en el Gobierno, ha prometido continuar con las políticas de Abe, incluida la revitalización económica. Sin embargo, se teme que Suga continúe con su patrón de reprimir y hasta acosar a los periodistas que hacen preguntas demasiado personales.

En los días previos a la designación de Suga como líder del partido PLD y primer ministro de Japón, un medio de comunicación rival preguntó lo que significaría su liderazgo para el periodismo de Japón. Varios días antes de que Suga se convirtiera en primer ministro, la periodista veterana Mochizuki Isoko preguntó en el semanal financiero Toyo Keizai:

¿Qué pasará con la relación entre la administración y los medios con la llegada del nuevo primer ministro?
¿Cuál es el impacto en el periodismo japonés?

—————
Mi artículo más reciente por Toyo Keizai: ¿Cómo le irá a los medios bajo la administración de Suga?

Hasta ahora, cuando los medios preguntan, Suga nunca contesta. Utilizando la pandemia de COVID-19 como excusa, la disponibilidad de los medios en las conferencias de prensa se ha reducido a diez minutos de principio a fin, y Suga afirma que “es tiempo suficiente”. Muchos reporteros se han quedado decepcionados por esto.

Suga tiene antecedentes con Isoko, que informa sobre política nacional para el periódico Tokyo Shimbun. Al menos desde 2017, Mochizuki ha ganado una reputación en Japón como periodista particularmente agresiva, presiona frecuentemente a Suga en su antiguo cargo de jefe de gabinete, para que conteste las preguntas.

En 2017, mientras el ex primer ministro Shinzo Abe luchaba por contener dos escándalos de nepotismo político, Mochizuki se obstinó en formular una serie de 23 preguntas durante las conferencias de prensa diarias que quedaron sin respuesta de Suga y otros portavoces del Gobierno.

En una conferencia de prensa de 2019, Mochikuzi exigió la divulgación del desglose presupuestario específico y los detalles de una controvertida actividad exclusiva organizado por el propio primer ministro. Sin embargo, Suga interrumpió a la periodista para pedirle que “simplificara y acortara” sus preguntas y luego no la dejó seguir.

El intercambio más conocido entre los dos ocurrió en diciembre de  2018, durante el intenso análisis de un proyecto de construcción en una nueva base militar de Estados Unidos en la prefectura de Okinawa. La periodista acribilló a preguntas a los funcionarios sobre el impacto ambiental de la nueva base, y reveló una interferencia política potencialmente ilegal.

Como respuesta, Suga, como portavoz del Gobierno, se negó a responder las preguntas de Mochizuki y calificó de “inexactas”  sus afirmaciones.

Más tarde, el equipo de Suga envió notas a los principales medios de Japón, en las que calificaba a la periodistas de mentirosa y afirmaba que había planteado “preguntas inapropiadas” que “difundirían desinformación a los miembros del grupo de prensa que cubría el asunto de la base militar y al público en general”.

Desde entonces, los funcionarios del Gobierno se niegan a reconocerla o a contestar a sus preguntas, y excluyen a Mochizuki de las conferencias de prensa del Gobierno.

Una batalla para responsabilizar al Gobierno

Sin embargo, ni la determinación de la periodista ni los esfuerzos del Gobierno para silenciarla han pasado desapercibidos. En noviembre de 2019, se estrenó el docudrama i ―新聞記者ドキュメント (Un relato de primera mano de ser periodistas en Japón) basado en las experiencias de Mochizuki como periodista mujer. Esto inició un debate nacional sobre la libertad de prensa en Japón.

En mayo, “La periodista“, otra película sobre Mochizuki Isoko arrasó en la XLIII edición de los Premios de la Academia Japonesa de Cine, y ganó seis premios, incluyido el de Mejor Película del Año.

Además de inspirar películas populares, las batallas de Mochizuki con Suga y la anterior administración de Abe en la que trabajó, han iniciado un debate nacional sobre la libertad de prensa el país. Según David Kaye, exrelator de Naciones Unidas sobre la promoción y la protección del derecho a la libertad de expresión y opinión, esa libertad está amenazada:

[…] A significant number of journalists I met feel intense pressure from the government, abetted by management, to conform their reporting to official policy preferences.

[…] Un número importante de periodistas con los que me reuní sienten una intensa presión por Gobierno, con la complicidad de la dirección, para que sus reportajes se ajusten a las preferencias de la política oficial.

Si bien a veces los comentaristas han criticado a Mochizuki por “interferir” en las conferencias de prensa con sus preguntas, la reportera del Tokyo Shimbun también ha logrado un amplio apoyo. El político de oposición Okuno Soichiro ha hablado en defensa de la periodista:

国民の知る権利を封じることに繋がらないでしょうか

[El Gobierno japonés] está violando la libertad de prensa, la libertad de expresión y el derecho del pueblo a saber.

Desde hace tiempo, los periodistas han notado la aparente hostilidad del ahora primer ministro Suga hacía la prensa. En febrero de 2019, Minami Akira, reportero de Asahi Shimbun y exdirector de la Federación Japonesa de Sindicatos de Trabajadores de la Prensa, afirmó:

En cuanto a como (Suga como secretario de gabinete) lleva a cabo la conferencia de prensa, es un verdadero problema cuando Suga pide (a los reporteros “hacer preguntas breves” durante las preguntas y respuestas, interrumpe la lluvia de preguntas cada segundo). A pesar de que los medios de comunicación han pedido repetidamente (Suga, deja de hacer esto), las cosas nunca cambian. Es una grave dificultad para la “libertad de informar” que garantiza al pueblo de Japón el “derecho a saber”. Hacía un país que puede hacer preguntas.

A principios de septiembre, durante la ceremonia en la que Suga se convirtió en el sucesor de Shinzo Abe como primer ministro de Japón, Mochizuki le preguntó directamente sobre su actitud hacía la prensa. Suga, actuando como mediador, la interrumpió bruscamente para decir:

限られた時間の中でルールに基づいて記者会見は行なっております。ですから早く結論を質問していただければお答えできると思います。

La conferencia de prensa tiene un limite de tiempo y sigue algunas reglas. Por lo tanto, le agradecería que sus preguntas fueran más concisas.

Suga no respondió a ninguna de las preguntas de la periodista sobre cómo trabajará en su cargo de primer ministro con la prensa en Japón.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.