Nagorno-Karabaj: Un conflicto antiguo en un nuevo contexto geopolítico, según Tom de Waal, experto en Transcaucasia

Captura de un video de la BBC que explica la geografía del conflicto

Durante más de tres décadas, la guerra entre Azerbaiyán y Armenia por el territorio de Nagorno-Karabaj ha estado básicamente congelada, con largos periodos en punto muerto interrumpidos de estallidos de confrontación armada que han causado muertos en ambos bandos. El último de estos estallidos de violencia comenzó el 27 de septiembre. Esta vez, tanto combatientes como analistas predicen la escalada del conflicto, con consecuencias desconocidas y potencialmente peligrosas.

Para entender por qué, conversé con Tom de Waal, investigador en Carnegie Europe y experto en geopolítica del Cáucaso Meridional, Rusia y Ucrania. De Waal ha realizado numerosos viajes por la región, y ha escrito un acreditado libro sobre Nagorno Karavaj titulado Black Garden: Armenia and Azerbaijan Through Peace and War (“Jardín negro: Armenia y Azerbaiyán en paz y en guerra”).

Filip Noubel (FN): ¿Qué es distinto esta vez en la escalada entre Azerbaiyán y Armenia que comenzó el 27 de septiembre?

Tom de Waal (TdW) We have seen violations of the 1994 ceasefire before, we’ve even seen small bouts of fighting, but we haven’t seen a sustained military offensive by Azerbaijan since the war ended in the 1990s. This is new, and so is the geopolitical context: Russia looks strangely impotent and seems unable or unwilling to impose a cease fire, while Turkey has dropped any pretense of neutrality and is now playing an active role. Finally, the US, which has had a strong role in this has been an extremely weak voice so far.

Tom de Waal (TdW): Hemos visto violaciones del alto el fuego de 1994 antes, incluso hemos visto pequeños episodios de combates, pero nunca hemos visto una ofensiva militar sostenida por parte de Azerbaiyán desde que acabó la guerra en la década de 1990. Esto es nuevo, y también lo es el contexto geopolítico: Rusia parece extrañamente impotente, no parece tener la capacidad ni el deseo de imponer un alto el fuego, mientras que Turquía ha abandonado cualquier pretensión de neutralidad y ahora desempeña un papel activo. Finalmente, Estados Unidos, que ha tenido una gran influencia en este asunto, ha sido hasta ahora una voz extremadamente débil.

FN: Ambos líderes se dicen prisioneros del conflicto, pero también explotan su narrativa para combatir la oposición de sus países y sumarse a una ola de populismo. ¿Estás de acuerdo? 

TdW: This is correct, but this is true of any leader: the whole nation is involved in this conflict, those two modern nations [following the fall of the Soviet Union in 1991] were built starting in the 1990s around the claims on Karabakh, so a leader is bound to be a leader of this national idea around Karabakh as well. It is also useful in terms of domestic politics. This is more true on the Azerbaijani side, because it is an authoritarian society, so now the opposition has to go quiet. Indeed the opposition figures are supporting the army and being very patriotic and supportive. Azerbaijan had a lot of problems this year: falling oil prices, the COVID-19 pandemic, problems with political prisoners, yet now it unites behind this call. But this is also very tricky: if there is no success on the battle front, the nation can turn against the nation, and indeed two previous Azerbaijani leaders, Ayaz Mutalibov, y Abdulfaz Elchibey lost power in large part because of failure on the Karabakh front.

TdW: Eso es cierto, pero es verdad para cualquier líder: todo el país está envuelto en este conflicto, esos dos modernos países [surgidos tras la caída de la Unión Soviética en 1991] se construyeron a partir de la década de 1990 alrededor de la reivindicación de Karavaj, por tanto, un líder tiene que ser también líder de esa idea nacional sobre Karavaj. También resulta útil para la política interna. Es más cierto en la política azerbaiyana, porque es una sociedad autoritaria, por lo que ahora la oposición tiene que callarse. Es más, figuras de la oposición están apoyando al Ejército y muestran su patriotismo y respaldo. Azerbaiyán ha tenido muchos problemas este año —caída de los precios del petróleo, la pandemia de COVID-19, problemas con prisioneros políticos—, pero se une en respuesta a esta llamado. Aunque también tiene trampa: si no vencen en el frente de batalla, el país podría volverse contra su líder, y ciertamente, dos exlíderes azerbaiyanos, Ayaz MutalibovAbdulfaz Elchibey, perdieron poder debido en buena parte a la caída del frente de Karabaj.

FN: Durante esta escalada, las autoridades armenias replantearon la posibilidad de reconocer Nagorno-Karabaj. Si esto sucediera, ¿cuáles podrían ser las consecuencias?

TdW: In military terms, we are far from being in a full scale war. Most operations are concentrated in three regions around Karabakh, using long-range weaponry. To retake the territory lost is literally an uphill battle because Armenians control the mountainous terrain. This could mean heavy losses on the Azerbaijani side, which is not something the Azerbaijani leadership would want, nor their society tolerate. That is a restraining factor, but this [fight] could go on for a long time. Russia doesn't seem to be able impose a ceasefire, thus there are many ways this could escalate. One is Armenia recognizing Nagorno-Karabakh. Then we would have more of a Cyprus situation, with no possibility to agree. Another one could be the use of heavy weapons to attack cities, which would be disastrous. Or if Turkey were to increase its involvement: for now it is not sending troops, it is helping at the edges. In the least bad scenario, the current fighting would continue for a few days, then both sides would be exhausted, claim some success, and agree to a ceasefire. But I am not holding my breath for that.

TdW: En términos militares, estamos lejos de una guerra a gran escala. La mayoría de las operaciones se concentran en tres regiones alrededor de Karabaj, con armamento de largo alcance. Recuperar el territorio perdido es literalmente una batalla cuesta arriba porque los armenios controlan el terreno montañoso. Esto podría significar fuertes pérdidas en el bando azerbaiyano, que es algo que ni los líderes del país desean ni el pueblo toleraría. Esto es un factor condicionante, pero esta lucha podría seguir durante mucho tiempo. Parece que Rusia no puede imponer un alto el fuego, por tanto hay muchas formas de que escale. Una sería que Armenia reconociera Nagorno Karavaj. Entonces tendríamos una situación similar a la de Chipre, sin posibilidad de acuerdo. Otra podría ser el uso de armamento pesado para atacar ciudades, que sería desastroso. O si Turquía se implicara aún más: por ahora no está enviando tropas, sino ayudando en la retaguardia. En el mejor de los casos, la lucha actual seguiría durante unos días, después ambos bandos quedarían exhaustos, se adjudicarían cierto éxito y acordarían un alto el fuego. Pero no tengo grandes esperanzas de que esto ocurra.

FN: El apoyo de Turquía no tiene precedentes. ¿Qué opinas de la relación entre Turquía y Rusia, que en los últimos años han fluctuado de ser enemigos jurados a aliados en varios conflictos regionales, incluido el de Siria? 

TdW: Erdoğan and Putin are happy to have a fight using proxies, which is why I hope Turkey will avoid any incursion which would cross into Armenian territory, which Russia would have to respond to under its military obligation with Armenia. So I don’t think they will come under direct conflict. Russia’s hands are really tied. They are the main mediator, they value their relation with Baku and Yerevan, so if they get too involved on one side, they would lose the other side. Russian can only provide support discreetly to Armenia, and there are reports of Moscow sending weapons via Iran.

TdW: Erdogan y Putin están felices de enzarzarse en una guerra utilizando representantes, que es por lo que espero que Turquía evite incursiones en territorio armenio, a las que Rusia tendría que responder a causa de su obligación militar con Armenia. Por eso no creo que lleguen a un conflicto directo. Rusia tiene las manos realmente atadas. Es la gran mediadora, valora su relación con Bakú y Ereván, por lo que si se involucra demasiado con un bando, perderá al otro. Los rusos solo pueden proporcionar apoyo a Armenia discretamente, y hay informes de que Moscú está enviando armas a través de Irán.

FN: ¿Y qué papel desempeñan Georgia e Irán, los otros dos países vecinos?

TdW: Georgia has a strong interest in this situation not escalating. It shares borders with both countries. It also has ethnic minorities of both Armenians and Azerbaijanis who have lived in peace for decades. But Georgia is very dependent on Azerbaijan economically. It has also expressed solidarity with Azerbaijan on the concept of territorial integrity [Georgia itself has parts of its territory that have declared self-proclaimed independence and are no longer under Georgian control: Abkhazia and South Ossetia]. Georgia has offered to be a mediator, but it would not be regarded as an honest broker by Armenia. And Russia certainly wouldn’t want Tbilisi to be involved [Russia and Georgia fought a war in 2008]. Georgia could provide a neutral space for both sides to meet, and should be more involved but there are limits to their capacities.

Iran was a mediator in 1992, but then was shut out. But it has borders with both states as well. It has enormous stakes and any future negotiations in an international format must include Iran, despite US opposition.

TdW: Georgia tiene mucho interés en que esta situación no escale. Comparte fronteras con ambos países. También tiene minorías étnicas de armenios y de azerbaiyanos, que llevan décadas viviendo en paz. Pero Georgia tiene una gran dependencia económica de Azerbaiyán. También ha expresado solidaridad con Azerbaiyán en cuanto a la integridad territorial [la propia Georgia tiene partes de su territorio que han proclamado unilateralmente su independencia y ya no están bajo control georgiano: Abjasia y Osetia del Sur]. Georgia se ha ofrecido como mediador, pero Armenia no lo va a considerar un agente honesto. Y desde luego, Rusia no quiere que Tiflis se inmiscuya [Rusia y Georgia estuvieron en guerra en 2008]. Georgia podría ofrecer un espacio neutral para que se reúnan las dos partes, y podría intervenir más, pero su capacidad está limitada.

Irán fue mediador en 1992, pero después lo dejaron fuera. No obstante, también tiene fronteras con ambos países. Tiene mucho en juego, y cualquier negociación futura de formato internacional debe incluir a Irán, a pesar de la oposición de Estados Unidos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.