Trinidad y Tobago pierde fuente de conocimiento cultural con la muerte de comediante Dennis ‘Sprangalang’ Hall

Comediante y narrador cultural Dennis “Sprangalang” Hall en escena durante Kaiso Laugh Riot en Tropical Paradise, Brooklyn, Nueva York, en 2016. Captura de pantalla de un video de YouTube publicado por Gentle Benjamin.

Dennis “Sprangalang” Hall, genio de la comedia e historiador cultural trinitense, murió el 2 de octubre de 2020, dos días después de cumplir 71 años y tras estar enfermo desde hacía un tiempo. Murió cinco meses después que su hermano Tony Hall, dramaturgo trinitense, y dos semanas después que el actor Nigel Scott, gran valor del teatro local. Su muerte deja un vacío en la comunidad artística de Trinidad y Tobago.

Era conocido por su interpretación de Draxi, personaje del segmento “Cultural Sprangalang” de “Gayelle”, serie de revista cultural que ayudó a la televisión local a forjar una fuerte identidad caribeña a mediados de la década de 1980. A Hall le apasionaba transmitir conocimiento de la historia y cultura de Trinidad y Tobago.

Al conocerse su fallecimiento, Wired868 volvió a publicar una entrevista de 1994 que Hall dio a la periodista Vaneisa Baksh, que reveló el origen de su personaje más duradero:

Hall was responsible for a quiz segment about Trinidad and Tobago [on ‘Gayelle’] and they had to find a name for it.

At an arts seminar [several theatre stalwarts, including Dennis’ brother, Tony Hall] jumped out of a coffin to dramatise their grievances. At the same time, there was a midnight show called Dracula and the star was called ‘Draxie’.

Gayelle’s quiz character became Draxie. He would step out of an upright coffin, dust himself and ask his questions—but the segment still needed a name.

‘One night some fellas […] playing basketball, tell me they in a party—they drink, they smoke, they eat till they head was sprangalang.’

The segment became Cultural Sprangalang until the character took over and was rechristened.

Hall era responsable de un segmento del concurso sobre Trinidad y Tobago [sobre ‘Gayelle’] y tenían que encontrarle un nombre.

En un seminario de arte [varios artistas de teatro, incluido el hermano de Dennis, Tony Hall] saltaron de un ataúd para dramatizar sus quejas. Al mismo tiempo, hubo un espectáculo de medianoche llamado Drácula y la estrella se llamaba “Draxie”.

El personaje del concurso de Gayelle se convirtió en Draxie. Salía de un ataúd vertical, se sacudía el polvo y hacía sus preguntas, pero el segmento aún necesitaba un nombre.

Una noche, unos tipos jugando al baloncesto me dijeron que en una fiesta bebían, fumaban y comían hasta que se les salía la cabeza.

El segmento se convirtió en Cultural Sprangalang hasta que el personaje tomó el control y fue rebautizado.

Though Sprangalang would become “a national figure”, Hall also starred in various theatrical plays and other productions, including director Frances-Anne Solomon's feature film “A Winter Tale” and the Canadian sitcom “Lord Have Mercy!”

Although rumours about his death had been circulating online a few days before he actually passed, social media users were still shocked at losing him.

On Facebook, media producer Nigel Thompson remembered Hall as a “great comedic mind [and] even greater intellectual and historian [who] embodied everything Trinidad and Tobago needed in this moment”. Photographer David Wears added also in a Facebook post:

He claimed [Trinidad and Tobago] as his home by teaching us WHO we are, and those who listened learned so much.

Reclamó [Trinidad y Tobago] como su hogar enseñándonos quiénes somos, y los que escucharon aprendieron mucho.

The value of Hall's contribution was not lost on actor and Rapso musician Wendell Manwarren, who noted in a Facebook post:

Cultural Sprangalang was a national treasure, a master storyteller and a philosopher of the highest order. He was a living walking repository of our stories and our history and he was possessed of a searing honesty and a sense of humor beyond compare. He dared to be true to himself and afforded us the opportunity to grapple with hard truths while laughing hard and shaking our heads in knowing. Thank you Dennis Sprangalang Hall for the example and the knowledge and wisdom over the years. A true hero, a real Griot and a Giant of a man. Rest In Everlasting Peace my brother 🖤. Your stories will live on.

Cultural Sprangalang era un tesoro nacional, narrador magistral y filósofo de gran calidad. Era un depósito de nuestras historias y nuestra historia, y estaba imbuido de una gran honestidad y sentido del humor más allá de las comparaciones. Se atrevió a ser sincero con él mismo y nos dio la oportunidad de enfrentar duras verdades mientras reía fuerte y nos sacudía la cabeza con conocimiento. Gracias, Dennis Sprangalang Hall, por el ejemplo y conocimiento y sabiduría en estos años. Un verdadero héroe, un real griot y un gigante. Descansa en eterna paz, mi hermano. 🖤 Tus historias perdurarán.

A griot es un narrador de historias en la tradición oral de África Occidental.

La Asociación Nacional de Drama de Trinidad y Tobago (NDATT) lamentó su muerte, y describió la contribución cultural de Hall como “vasta e invalorable”. Por su parte, el taller de teatro de Trinidad recordó cómo Sprangalang podía “contar una historia”:

He had the facts, he articulated the ideas in a vernacular way of thinking and talking […] He was our identity, he was a creole griot. A historical raconteur who spoke the nation language in a way that was universal. A comedian who made us think. He was our [Richard] Pryor without the cussing. He lit up a space with an intelligent wit and a respect for our heroes.

Tenía los datos, articulaba las ideas de manera vernacular de pensar y hablar. Era nuestra identidad, era un griot criollo. Un relator histórico que hablaba el idioma del país de una manera que era universal. Un comediante que nos hizo pensar. Era nuestro [Richard] Pryor sin el maleficio. Encendió un espacio con sabiduría inteligente y respeto por nuestros héroes.

Niala Maharaj, que trabajó con Sprangalang en el programa “Gayelle”, le rindió tributo en Facebook:

Our show had launched him onto the national stage. He was brought in to do a regular feature, named it ‘Cultural Sprangalang’, and the rest is legend. […] He saw and perceived things in a completely original way. We often had to stop a Gayelle shoot because the cameraman was laughing so hard he couldn’t keep the camera straight. Funny things poured out of Dennis’ mouth in a constant stream, like water out of a natural spring.

Dennis’ very life has been a challenge to conventional wisdom. He seems to completely inhabit the quasi-vagrant, slippers-dragging, towel-shouldered Sprangalang persona he invented. But he comes from an educated middle-class family: his father was vice-principal of Naparima College, its Classics master, teaching Latin and Greek. And Dennis himself draws on a rare store of knowledge he carefully garners. You can’t predict which direction his mind will take at any given moment.

Nuestro espectáculo lo había lanzado a la escena nacional. Lo trajeron para hacer una película regular, llamada “Cultural Sprangalang”, el resto es leyenda. […] Vio y percibió las cosas de una manera completamente original. A menudo teníamos que detener una toma de Gayelle porque el camarógrafo se reía tanto que no podía mantener la cámara derecha. Cosas graciosas salían de la boca de Dennis en un flujo constante, como el agua de un manantial natural.

La vida misma de Dennis ha sido un desafío a la sabiduría convencional. Parece que habita completamente en el personaje de Sprangalang que inventó: casi vagabundo, arrastrando zapatillas y con los hombros cubiertos de toallas. Pero viene de una familia de clase media educada: su padre fue vicedirector del Colegio Naparima, su maestro de Clásicos, enseñanba latín y griego. Y el propio Dennis recurre a una rara reserva de conocimientos que obtiene cuidadosamente. No se puede predecir la dirección que tomará su mente en un momento dado.

Maharaj confesó haber estado siempre un poco intimidada por Hall, peri cuando la defendió una vez en la reunión de una producción, ella se dio cuenta de que “dentro de ese personaje de vagabundo era un caballero en brillante armadura”, listo para defender a quien fuera y lo que fuera que pensaba que estaba bien.

Su mente se iluminaba rápido. Mandaba callar a los espectadores molestos tan fácil como cuando lanzaba comentarios inteligentes a promotores culturales que se benefician de artistas como él, pero nunca les dan lo que les deben.

En esa línera, la escritora y activista Tillah Willah escribió sobre su muerte:

The full story of Sprang’s contribution has not been told and so we grasp the few fragments of his genius that can be found online. And in the absence of a nine nights we seek out those timelines that have stories of encounters with this giant of a man. […]

Imagine, if models like Gayelle and Banyan had been given the support to thrive, what could have been. Every death is an unknowing, every loss is a library burnt to the ground by our piecemeal and contemptuous approach to legacy preservation. How many young people under 20 know Sprang’s name or see the connection between their generation and people like him? Who cares about finding new ways to make this information accessible? Who is paying to digitise the archives? What a wealth of information that is at risk, under threat, that we continue to deem unworthy of our oil and gas millions. Meanwhile the same institutions that refuse to invest in heritage preservation are circling cobos [vultures] wailing about lost icons. […] It’s like losing him twice.

La historia completa de la contribución de Sprang no se ha contado y por eso captamos los pocos fragmentos de su genio que se pueden encontrar en línea. Y en ausencia de un funeral caribeño buscamos esas líneas temporales que tienen historias de encuentros con este gigante. […]

Imagina, si a modelos como Gayelle y Banyan se les hubiera dado el apoyo para prosperar, lo que podría haber sido. Cada muerte es una incógnita, cada pérdida es una biblioteca quemada hasta los cimientos por nuestro enfoque poco sistemático y despectivo de la preservación del legado. ¿Cuántos menores de 20 años conocen el nombre de Sprang o ven la conexión entre su generación y gente como él? ¿A quién le importa encontrar nuevas formas de hacer accesible esta información? ¿Quién paga para digitalizar los archivos? Qué riqueza de información que está en riesgo, bajo amenaza, que seguimos considerando indigna de nuestros millones de petróleo y gas. Mientras tanto, las mismas instituciones que se niegan a invertir en la preservación del patrimonio están dando vueltas alrededor de los cobos [buitres] llorando por los iconos perdidos. […] Es como perderlo dos veces.

Sin embargo, quienes entendieron la medida plena del legado de Sprangalang lamentaron profundamente su pérdida. Su querido amigo, el ingeniero de sonido Robin Foster, publicó una sentida despedida:

Thank you for the pure joy of all the laughs, all the roaming Trinidad talking shit and limin’ [hanging out]. Thanks for all the Kaiso [calypso] and cultural stories. Thanks for single handedly keeping T&T [Trinidad and Tobago] sayings and language alive. Thanks for the archiving of Trini music and stories. Thanks for keeping up all the Oral traditions and the social [commentary]. But most or all Thank you for being my friend. Keep Looking up Dennis, Walk Good.

Gracias por la pura alegría de todas las risas, de toda la mierda de Trinidad que anda por ahí hablando y cojeando. Gracias por todas las kaiso [calipso] y las historias culturales. Gracias por mantener vivos los dichos y el lenguaje de Trinidad y Tobago. Gracias por archivar la música y las historias de Trinidad. Gracias por mantener todas las tradiciones orales y el [comentario] social. Pero sobre todo o todo, gracias por ser mi amigo. Sigue buscando a Dennis, camina bien.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.