“Tenemos un destino algo extraño”: Conversación con el poeta livonio Valts Ernštreits (primera parte)

Valts Ernštreits, poeta y activista del idioma livonio. Foto utilizada con autorización.

En la actualidad sólo quedan unos 250 livonios en Letonia, muchos dispersos lejos de la costa de Livonia.

Su idioma es un idioma finés relacionado con el finlandés y el estonio. Hace cientos de años se hablaba en gran parte de Letonia, pero a medida que sus hablantes se asimilaban a la población circundante, el livonio comenzó un lento y constante deterioro. En el siglo XX se limitó algunos centenares de hablantes, concentrados sobre todo en pocos pueblos pesqueros remotos de Kurzeme, provincia del oeste de Letonia.

Cuando el país quedó bajo el poder de Moscú, esas áreas costeras formaban la frontera occidental de la Unión Soviética y fueron ocupada en gran parte por los militares. Se restringió el acceso y se impidió pescar a los habitantes de Livonia. Por eso, muchos abandonaron su patria tradicional.

Se cree que la última hablante nativa del livonio fue Grizelda Kristiņa, que murió en 2013 en Canadá, donde se había establecido tras huir de Letonia en 1944. Sin embargo, desde el restablecimiento de la independencia de Letonia en 1991, el idioma ha experimentado un lento reavivamiento ya que un pequeño grupo de personas, con patrimonio livonio o con un interés en esta cultura, ha comenzado a aprenderlo y promoverlo.

Entre esas personas está el poeta y traductor liviano Valts Ernštreits, que en la actualidad es el director del Instituto Livonio, fundado en 2018 en la Universidad de Letonia en Riga, la capital del país. Hablé con él sobre el pasado y el presente de este idioma y lo que está haciendo para asegurarle un futuro. La entrevista se ha editado por razones de brevedad y estilo.

Will Mawhood: ¿Cuál crees que es la importancia de tener un Instituto Livonio? 

Valts Ernštreits: I think we’ve done pretty well. We started in autumn 2018 with zero employees and zero money. Now we’re already running three projects – we are expecting to get one or two more this year – and there are already nine people on the staff.

The Livonian Institute is quite important: first of all for Latvia, because Livonians are a part of Latvia; that’s one area that is pretty under-researched […] This is the first serious attempt for Latvia to enter the Finno-Ugric world in terms of science, and it is also exploiting the fact that there ar 8e only a few countries in Europe who have indigenous people, and Latvia is one of them. Although it’s not usual in Latvia to think in these terms: that Latvia does have indigenous people. Somehow on very many occasions it seems for people kind of surprising, but it’s true.

Because the Livonians have quite a strange destiny: there are very very few Livonians, but they still exist. This is something that the world can benefit from – from the Livonian experience, and this is we as an institute can also offer, because by researching Livonians, by researching various aspects of it, we can kind of find a formula for resistance against the world, or a formula for survival. 

What I mean by resistance against the world is how to survive in very harsh conditions – because if we compare this to very many indigenous people, and not only indigenous people […] In the 19th century there were two and a half thousand Livonians, which is an extremely small number – that’s a village in Great Britain, I guess. Despite that, 200 years later Livonians still exist, and that’s even without speaking about two world wars, which destroyed the Livonian coast entirely, and the border area that erased the existence of the Livonian-speaking area in general. During all that, the Livonians have managed somehow to survive. So maybe that’s something we can offer to others: how to survive 200 years longer – if two and a half thousand people can do it, everyone can.

Valts Ernštreits:  Creo que lo hemos hecho bastante bien. Empezamos en abril de 2018 sin ningún empleado ni dinero. Ahora tenemos tres proyectos en curso, esperamos tener uno o dos más este año, y ya hay nueve personas en la nómina.

El Instituto Liviano es muy importante: en primer lugar por Letonia, ya que los livonios son una parte de este país; es una zona muy poco investigada […] Este es el primer intento serio de Letonia de entrar en el mundo ugriofinés en términos de ciencia, y también está aprovechando el hecho de que son pocos los pocos países en Europa que tienen pueblos indígenas, y Letonia es uno de esos países. Aunque no es habitual aquí pensar en estos términos: que Letonia tiene pueblos indígenas. De alguna manera, en muchas ocasiones parece que para la gente es algo sorprendente, pero es cierto.

Como los livonios tienen un destino bastante extraño: hay muy pocos livonios, pero aún existen. Esto es algo de lo que el mundo puede beneficiarse, de la experiencia de los livonios, y esto es lo que nosotros como instituto también podemos ofrecer, porque investigando a los livonios, investigando varios aspectos de ello, podemos encontrar una especie de fórmula para la resistencia contra el mundo, o una fórmula para la supervivencia.

Lo que quiero decir con resistencia contra el mundo es como sobrevivir bajo condiciones muy duras, si lo comparamos con muchos indígenas y no solo con ellos […]. En el siglo XIX había 2500 livonios, un número extremadamente pequeño, como un pueblo del Reino Unido, supongo. Pese a esto, 200 años más tarde siguen existiendo, sin mencionar que hubo dos guerras mundiales que destruyeron la costa livonia totalmente y la zona fronteriza que borró la existencia de la zona de livonia en general. Durante todo eso, los livonios se las han arreglado de alguna manera para sobrevivir. Así que tal vez eso es algo que podemos ofrecer a los demás: cómo sobrevivir 200 años más, si 2500 personas pueden hacerlo, todo el mundo puede.

WM: Entonces, ¿el livonio servirá de ejemplo para otras en Europa?

VE: Yes, because if you can use this for Livonians, you can use it for very many cases. Because the Livonians are an extreme case for an endangered nation, because it’s really very small and it has very many problems that others don’t have, like for example lacking [a distinct] area – for many endangered languages, this is not a problem, because it’s a village language or the language of a certain region.

One project we've launched its to collect Livonian place names. So to be precise, because some people tend to get confused about it: not place names of Livonian origin, but place names in the Livonian language. 

VE: Sí, porque si puedes usar esto para los livonios, puedes usarlo para muchos más casos. Pues los livonios son un caso extremo de nación amenazada porque es muy muy pequeña y con muchos problemas que los demás no tienen, como por ejemplo que no tienen una zona [distintiva]. Para muchos idiomas en peligro de extinción, esto no es un problema ya que son propios de un pueblo o de una determinada región.

Un proyecto que hemos lanzado es de recolectar topónimos livonios. Para ser precisos, porque algunas personas tienden a confundirse al respecto: no son nombres de lugares de origen livonio, sino nombres de lugares en livonio.

WM: Así que para aclarar, eso no sería solo en la Costa de Livonia. También podría ser aquí [en Riga], por ejemplo? Estás yendo muy atrás.

VE: Yes, if we can get them. The thing is that we are not particularly interested in how it sounds in Latvian; we are interested in what these places were called in Livonian. And we use various methods for doing that like using digital corpora, extracting them from, for example, folklore material like folk tales, then also metadata of various collections. There is a collection, for example, where someone has collected different various household items, but it’s written from which household they were collected and it’s written in Livonian. Then we take them. Another part of that is that we are not only collecting them, but also linking them to geospatial information, basically to get them attached to coordinates. As a result of that, there are two things that come up. Through the coordinates, we are linking these Livonian place names to other official Latvian databases. That enables, for example, us to pull up Livonian signs. So we offer official Livonian versions of Latvian place names. So if they want to, for example, put up a sign in Kolka [a village on the Livonian coast] with its Livonian name Kūolka, they aready have a source in accordance with Livonian language rules, standardised.

VE: Sí, si podemos encontrarlos. Es que no estamos particularmente interesados en cómo suena en letón; estamos interesados en cómo se llamaban estos lugares en livonio. Y utilizamos varios métodos para hacerlo, como el uso de conjuntos estructurados de ejemplos digitales, que se extraen, por ejemplo, de material folclórico, como cuentos populares. También con metadatos de varias colecciones. Hay una colección, por ejemplo, en la que alguien ha recogido diferentes artículos domésticos, pero está escrito de qué hogar fueron recogidos y está escrito en livonio. Entonces los tomamos. Otra parte es que no solo los recolectamos, también los vinculamos a la información geoespacial, básicamente para vincularlos a las coordenadas. Como resultado, hay dos cosas que surgen: mediante las coordenadas, estamos enlazando estos topónimos livonios con otras bases de datos oficiales letonas. Eso nos permite, por ejemplo, fortalecer carteles de Livonia. Así que ofrecemos versiones oficiales en livonio de nombres de lugares letones. Por ejemplo, si quieren poner una señal en Kolka [pueblo de la costa de Livonia] con su nombre en livonio, Kūolka, ya tienen una fuente según las reglas del idioma livonio, normaliizadas.

WM: Mencionaste que el livonio es tal vez inusual en un contexto europeo, ya que no tiene un territorio donde el idioma se concentre todavía. ¿Crees que internet es inusualmente importante para los idiomas en tales circunstancias?

VE: It’s a global tendency, it doesn’t only affect Livonian – because people move much more, but what is different is that people can stay virtually connected to their society, by reading [internet] portals, looking at videos in the language that they speak, etc. And for smaller languages and smaller communities, this is extremely important because this is kind of an artificial leg in a sense, because it does supplement something that you have lost. And for Livonians it really was, because the territory was lost in the ‘50s, and after that it was really difficult to get together, simply to have a conversation. Because you need two people, and that means two people have to meet. So now these technologies allow them to do that. But of course there are certain dangers, and they has been a subject of discussion.

For example, Sámi [language activists] are working on automated translation options, but they don’t create tools for translation into Sámi, but only from Sámi. For me, that's also something to think about. It would be very nice if you had tools to translate from one language to another, but then again by not getting good-quality translations into, for example, Livonian or into Sámi, you can suddenly over-populate the language with lots of data of poor quality, and you can actually influence this living organism with a kind of disease. And it ends up that by trying to save the language, you are killing it but by other means. Because people think that it’s OK, and then they start to use it because the majority use it.

VE: Es una tendencia mundial, no solo afecta a este idioma ya que las personas se mueven mucho. La diferencia está en que estas personas pueden permanecer virtualmente conectados a su sociedad, leyendo [en portales] en internet, viendo vídeos en su propio idioma, etc… Para los idiomas y comunidades más pequeñas, esto es extremadamente importante ya que es una especie de “algo artificial” en cierto sentido, ya que suplementa algo que se ha perdido. Para los habitantes de Livonia realmente lo fue, porque el territorio se perdió en la década de 1950, y después de eso fue muy difícil reunirse, simplemente tener una conversación. Porque necesitas dos personas, y eso significa que dos personas tienen que reunirse. Así que ahora estas tecnologías les permiten hacer eso. Por supuesto, hay algunos peligros, y han sido objeto de debate.

Por ejemplo, los samis [activistas lingüísticos] están trabajando en opciones de traducción automática, pero no crean herramientas para la traducción al sami, sino solo desde este idioma. Para mí, eso también es algo en lo que pensar. Estaría muy bien si tuvieras herramientas para traducir de un idioma a otro, pero al no obtener traducciones de buena calidad en livonio o sami porjemplo, puedes llenar repentinamente el idioma con muchos datos de mala calidad, y puedes realmente influir en este organismo vivo con una enfermedad. Y resulta que al tratar de salvar el idioma, lo estás matando pero por otros medios. Porque la gente piensa que está bien, y entonces empiezan a usarlo porque la mayoría lo usa.

Esta entrevista ha sido publicada en dos parte. Lee la segunda parte aquí

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.