Jóvenes “perezosos” nigerianos movilizan protesta de medios sociales a las calles

Manifestantes sostienen carteles frente a la Casa del Estado de Lagos, 11 de octubre,. Foto de TobiJamesCandid vía Wikimedia (CC BY 4.0).

A mediados de octubre, jóvenes nigerianos encabezaron amplias protestas para exigir el final de la violencia policial, desde Lagos a Enugu, Port-Harcourt a Asaba, Kaduna a Uyo, y en comunidades de nigerianos en todo el mundo.

Específicamente, las protestas se dirigen al Escuadrón Especial Antirrobos (conocido como SARS), unidad de la Policía Nigeriana que tiene mala fama por arrestar, intimidar y matar ciudadanos fuera de los ámbitos de la ley.

Entre enero de 2017 y mayo de 2018, Amnistía Internacional documentó 82 casos de tortura y ejecuciones extrajudiciales de SARS.

Los jóvenes nigerianos ya se hartaron de esta intimidación y se están expresando con protestas en todo este país de África Occidental.

¡¡Enugu!!! ¡La protesta hoy fue épica!
🙌🏾🙌🏾
Alto al SARS.
Alto a la violencia policial.

#EndSARS, de medios sociales a las calles

Las protestas en línea que piden el fin del SARS empezaron el 3 de octubre, cuando se hizo viral un video de SARS que maltrataban a un muchacho en hotel de Lagos.

Al 9 de octubre, la etiqueta #EndSARS [fin del SARS] había acumulado 2.4 millones de tuits y encabezaba las tendencias en Twitter en varios países.

¡TEMBLABA MIENTRAS VEÍA ESTO! ¿¿¿QUÉ??? QUE DIOS BENDIGA A LOS CREADORES.

Este activismo en medios sociales pronto pasó a protestas callejeras en varias ciudades de Nigeria.

Los protagonistas de esta protesta son jóvenes nigerianos. Cerca del 60 % de los 200 millones de habitantes de Nigeria son ciudadanos con una edad promedio de 18 años.

Estos jóvenes, descritos como “perezosos” por el presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, con 13 millones de desempleados a quienes se suele estereotipar como ‘no serios’, se están organizando y realizando una de las mayores protestas en el país.

Los jóvenes nigerianos son victimas de intimidación policial, acoso y tortura.

Todo sobre SARS en un minuto.

No es de sorprender porque este sector de la población de Nigeria usa sus propios medios —medios sociales— para coordinar y movilizar las protestas.

Además de usar Twitter, la organización descentralizada de las protestas usan WhatsApp para difundir la información.

Los medios sociales son también un foro para recaudar fondos para las protestas y garantizar que se rindan cuentas de los fondos gastados.

Jimoh Isiaq, de 20 años, Moshood Ganiyu, de 22 años, y Taiwo Adeoye, de 25 años, son algunos de los 10 manifestantes que murieron cuando la Policia “disparó municiones” en las protestas en todo el país.

Sin embargo, los jóvenes no retroceden en las protestas a nivel nacional ni se vengan por el odio con que se les trata.

¿Cómo respondemos a la pérdida de vidas y las heridas infligidas por quienes nos odian y hieren?

¿Es posible sentarse con amor quienes nos han odiado y herido?

¿Qué se necesita para que se encuentren los ojos en las calles llenas de diferencias?

En cambio, están contrarrestando esta narrativa con pedidos de libertad de manifestantes injustamente arrestados, entrega de suministros médicos para los manifestantes y con limpieza de los lugares de la protesta diaria.

Protesta juvenil descentralizada, no partidaria

Además de uso efectivo de medios sociales, la protesta que pide el final de SARS ha tenido éxito porque no es partidaria, no tiene prejuicios etnorreligiosos, tiene un genuino llamado a la acción para protestas pacíficas y es un colectivo que no está vinculado a ningun persona ni grupo.

En contraste, el espacio político de Nigeria, en línea y fuera de línea, es cáustico y divisivo. Twitter era un mina terrestre para debate etnorreligioso durante las elecciones nacionales de 2019.

La credibilidad de las protestas que piden el final de SARS se origina del hecho de que es políticamente neutral y no está alineado con ningún partido político. También exigen un cambio de régimen.

Por tanto, el movimiento se centró exclusivamente en su mensaje de poner fin a la violencia policial. Este mensaje es un movimiento y momento unificador en la historia contemporánea de Nigeria.

Cuando algunos jóvenes de la región del norte trataron de calificar las protestas como étnicas no lo lograron pues fueron desautorizados por nigerianos de esa zona.

Si quieres al norte, entonces no tienes nada que hacer con una contraprotesta para poner fin al SARS. Una fuerza policial totalmente funcional funciona con TODOS en Nigeria pero sobre todo en el norte con su alto nivel de inseguridad. Si te opones a esta protesta solamente lograrás morderte la nariz para escupirte en la cara.

Generar auténticos movimientos masivos en Nigeria siempre ha estado lleno de fallos etnorreligiosos.

Nigeria tiene más de 250 grupos étnicos que se ven afectados por la división religiosa del sur, predominantemente cristiano, y el norte, de mayoría musulmana, que son motivo de enfrentamientos de enormes proporciones.

Sin embargo, hasta ahora, los jóvenes nigerianos han podido esquivar esas minas con auténticos movimientos masivos que atraviesan las líneas de credo o etnia.

Pudieron lograrlo porque canalizaron sus frustraciones contra la violencia policial con un llamado a la acción. Muchas familias nigerianas tienen heridas por las atrocidades sufridas a manos de SARS.

Al afianzar el mensaje de su movimiento en esta rabia tan difundida, los jóvenes pudieron movilizarse —hasta de desafiar fuertes lluvias— y canalizar el deprimente victimismo en pacífica acción masiva.

Además, las protestas son un movimiento orgánico, descentralizado pero bien organizado, en el que los manifestantes toman turnos.

Esto significa una estructura horizontal de poder entre pares sin una jerarquía centralizada. El movimiento no está atado a ningún sindicato ni consiente los caprichos de ninguna celebridad ni personalidad de medios sociales.

Por tanto, nadie tiene individualmente el mandato de convocar la protesta unilateralmente.

Tristemente, lo opuesto, una estructura vertical de poder fue la ruina del movimiento #OccupyNigeria, protesta nacional contra un aumento del precio del gas en 2012.

La protesta Occupy Nigeria fracasó cuando el trabajo organizado y algunos líderes del movimiento entraron en un acuerdo con el Gobierno y dejaron fuera a los seguidores.

A la larga, la protesta empezó a decaer mientras algunos lideres fueron designados en puestos del Gobierno.

La disolución de la unidad de SARS la Policía de hoy es apenas el primer paso de un recorrido de una estrategia de Policía y vigilancia que funciona a favor del pueblo de Nigeria, no en su contra.
—————-
En 2012, tú, yo y algunos amigos nos sentamos en el medio de la autopista Ketu Ojota para pedir buena gobernabilidad. Después de ese recorrido, regresamos a tu casa y comimos. Dijiste que nadie puede pedirte que te sentaras porque Nigeria debe cambiar. Nigeria no cambió, TÚ cambiaste.

La igualdad orgánica de todos los manifestantes dentro del movimiento #EndSARS es una gran ventaja.

También ha neutralizado las intrigas de algunos “mercaderes del poder” nigerianos que han tratado, aunque sin éxito, de usurpar la dirigencia de la protesta o de centrar el movimiento en torno a ellos, por ganancia personal.

Los aparentemente “perezosos” y frívolos jóvenes nigerianos están trabajando con más eficiencia que sus predecesores.

independientemente de cómo terminen las protestas, ya son una victoria por el mero hecho de que la alguna vez minimizada juventud está ahora en la primera línea de revertir una injusticia social.

¿¿¿Qué queremos???

Que termine SARS.
————-
Orgulloso de este país. Ya no creía que los nigerianos pudieran levantarse, de verdad, ya no. Cínicos, apáticos y contraproducentes. Y acá estamos, una levantamiento genuino.

Parece que se han vuelto realidad las aspiraciones de los padres fundadores de Nigeria, resumidas en el himno nacional: “ayuda a nuestros jóvenes a la verdad conocer”.

Los jóvenes nigerianos, deseosos de un futuro más brillante y un mejor país, han generado un movimiento unificador, la divisiva vieja guardia de Nigeria debe estar asustada, ¡muy asustada!

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.