Nuevo libro cuenta el sufrimiento y la resistencia de las prisioneras iraníes

Ilustración que muestra cómo reciben a la activista de derechos humanos iraní Narges Mohammadi al salir de prisión mientras arrestan a otras mujeres. Imagen de Assad Binakhahi, caricaturista radicado en Alemania. Usada con autorización.

Alerta de contenido sensible: Este artículo incluye descripciones de actos de tortura que pueden resultar perturbadoras para algunas personas.

La tortura blanca es un método de tortura psicológica en la que se encierra a la víctima en celdas totalmente blancas durante períodos prolongados. El objetivo es lograr privación sensorial y aislamiento totales. Es uno de los métodos de tortura que se usa en las prisiones iraníes, además de la tortura física.

También es el nombre del libro de Narges Mohammadi, destacada activista y periodista de derechos humanos iraní. Tortura blanca, impreso en persa por la editorial sueca Baran, recopila las entrevistas con doce prisioneras políticas, además de las experiencias propias de la autora, quien pasó ocho años y medio en una prisión iraní.

Las doce entrevistadas son periodistas, integrantes de minorías religiosas y activistas políticas. Sus historias revelan el atroz estado de las prisiones iraníes: paupérrimas condiciones sanitarias y celdas diminutas y sin luz son la moneda corriente; se priva intencionalmente a los prisioneros de atención médica, sufren horas de interrogatorios y reciben amenazas contra sus familias, y las celdas de aislamiento son instrumentos de tortura habituales.

Reza Kazemzadeh, destacado psicólogo iraní radicado en Bélgica y que trabaja con víctimas de tortura, escribió sobre la técnica de tortura blanca:

It can be argued that if physical torture is used at the beginning of an arrest to make a prisoner talk (providing information), the purpose of the psychological torture is to infiltrate the identity and influence his or her personality in the long run.

Se podría decir que, si la tortura física se usa al inicio de un arresto para hacer hablar al prisionero (extraer información), el propósito de la tortura psicológica es infiltrarse en su identidad e influir sobre su personalidad a largo plazo.

El libro revela que a las doce entrevistadas no se las arrestó por haber cometido delitos, sino porque los servicios de seguridad e inteligencia iraníes las consideraban útiles para sus investigaciones. Así, ejercieron sobre ellas una coacción extrema para obtener confesiones y obligarlas a colaborar.

Estas son las mujeres que entrevistó Mohammadi: Nigara AfsharzadehSima KianiSedigheh MoradiAtena DaemiMahvash Shahriari, Zahra Zahtabchi, Hengameh Shahidi,Reyhaneh Tabatabaei, Mary MohammadiNazila Nouri, Nazanin Zaghari-Ratcliffe y Shokoofeh Yadollahi.

Portada de Tortura blanca, libro de Narges Mohammadi. Foto usada con autorización.

Hablar con las hormigas

En el libro, Mohammadi también relata su propia experiencia en prisión, incluso el tiempo que pasó en confinamiento solitario y en interrogatorios. Según detalla, los interrogadores ya tenían la información que necesitaban, pero igual exigían que ella declarara su renuncia al Centro de Defensores de los Derechos Humanos, grupo fundado por destacados abogados iraníes, entre ellos la ganadora del Premio Nobel de la Paz Shirin Ebadi.

Mohammadi, quien además hace campaña contra la pena de muerte, escribe en el libro:

The solitary cell is not just a location, but a place where all elements concur to make to have the imprisonment impact us. This includes the indifference of doctors towards our pain, blindfolding prisoners, dirty curtains, dead cockroaches on the floor, unfitting prison clothes, and long periods of sitting in interrogation cells.

La celda solitaria no es solo un espacio, sino un lugar donde concurren todos los elementos para hacer que la reclusión nos deje secuelas. Incluye la indiferencia de los médicos ante nuestro dolor, estar con los ojos vendados, cortinas sucias, cucarachas muertas en el piso, ropa inadecuada para la prisión y largos períodos en celdas de interrogatorios.

Cada prisionera reaccionaba a estas circunstancias de distintas formas. Nigara Afsharzadeh, turcomana que recibió una sentencia de cinco años en 2014 por presunto espionaje, explica que hablar con las hormigas de la celda la ayudó a sobrellevar su situación: “Solo quería compartir mi celda con otro ser viviente”, dice.

La exprisionera de conciencia bahá’í Sima Kiani confiesa: “Prefería que me interrogaran a permanecer aislada en una celda”.

Los interrogadores se valen además de información médica y familiar para presionar a sus víctimas. Mahvash Shahriari, otra ciudadana bahá’í que pasó diez años en prisión, cuenta que las amenazas contra su marido y su hijo eran la “parte más difícil” de los interrogatorios.

Nazanin Zaghari-Ratcliffe, ciudadana iraní británica, explica que le negaron atención médica cuando estaba presa, hasta las medicinas recetadas.

Mary Mohammadi, cristiana conversa, estuvo presa seis meses por integrar una casa culto, y cuenta que los carceleros la insultaban constantemente, así como también a sus familiares y a su fe cristiana. “Llamaban a la iglesia una casa de apuestas”, señaló.

El libro explica cómo se usan las tácticas de interrogatorio para convertir prisioneros en colaboradores. Un interrogador declaró su amor a Hangameh Shahidi, periodista y activista por los derechos de las mujeres, y le pidió casarse con él a cambio de cerrar su expediente. Ella rechazó rotundamente la propuesta y dijo que prefería cumplir su sentencia con tal de no volver a verlo.

En este contexto, varias de las prisioneras lograron llevar a cabo una huelga de hambre para defender su dignidad y sus derechos.

Sobrevivir al trauma

Para la mayoría de quienes sobreviven, el impacto de la tortura psicológica persiste durante mucho tiempo. Mansour Borji, director ejecutivo de Article 18, organización cristiana de defensa con sede en Londres que ayuda a los sobrevivientes cristianos de la prisión a superar el trauma, explicó a Global Voices:

Awareness about this kind of torture and the ways to identify the symptoms in victims’ behaviour and moods is key. It is essential that the victims, their families, and the broader community know about the root causes of the unusual behaviour in some specific circumstances and are able to react in an appropriate way. Former prisoners re-live trauma and suffering caused by torture repeatedly. You should not respond lightly to the way they react stressfully to the ring of a phone, or to some smells and noises. Awareness will help them gradually improve their mental wellbeing.

Es muy importante llamar la atención sobre esta forma de tortura y saber identificar los síntomas en la conducta y el humor de las víctimas. Es esencial que las víctimas, sus familiares y el resto de la comunidad conozcan las causas de fondo de los comportamientos inusuales dentro de circunstancias específicas y puedan responder adecuadamente. Quienes sobreviven a estas prisiones reviven constantemente el trauma y el sufrimiento causados por la tortura. No hay que minimizar sus reacciones de estrés ante el timbrado de un teléfono, algunos olores o sonidos. Este llamado de atención ayudará a mejorar gradualmente su bienestar mental.

Kamran Ashtary, director de Arseh Sevom, organización que promueve la democracia, los derechos humanos y la sociedad civil en Irán, también fue víctima de tortura en una prisión iraní cuando era adolescente. Ashtary cuenta a Global Voices:

Any form of torture can cause psychological trauma. But it’s especially bad for young people under 25 because their brains are still forming. It becomes permanent and life-long (…). Unfortunately, for all of us who have experienced trauma, there is no returning to the people we once were. There is only finding ways to dim the nightmares.

Toda forma de tortura causa traumas psicológicos. Y es especialmente dañina para jóvenes de menos de 25 años, porque sus cerebros aún están en desarrollo. Se vuelve permanente y nos acompaña toda la vida. Por desgracia, para quienes experimentamos el trauma, no existe un retorno a lo que éramos antes. Solo queda encontrar la manera de atenuar las pesadillas.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.