El proceso de reparaciones del Caribe (segunda parte)

“En el siglo XVIII, Gran Bretaña era el país que lideraba el comercio de esclavos. La mitad de los africanos transportados por el Atlántico en esclavitud fueron transportados en barcos británicos”.
Triángulo del comercio de esclavos. Foto de Ben Sutherland en Flickr (CC BY 2.0).

Este es el segundo artículo que destaca el asunto por las reparaciones de la esclavitud den el Caribe (lee la primera parte aquí). Se basa en los temas debatidos en la transmisión en directo del NGC Bocas Lit Fest (Festival Literario), “El caso de las reparaciones”, que incluye una conversación muy profunda con sir Hilary Beckles, presidente de la Comisión para la Reparación de CARICOM.

En conmemoración del Día Internacional por las Reparaciones, NGC Bocas Lit Fest, el primer festival literario del Caribe, organizó una sesión sobre la necesidad de reparaciones por esclavitud en la región.

En esta parte, Global Voices examina las muchas maneras en que las expotencias coloniales pueden arreglar las cosas por su deliberado subdesarrollo del Caribe.

El ‘tugurio’ del Imperio Británico

Como parte de los términos de la Independencia del Caribe, las excolonias británicas pidieron fondos de desarrollo para echar a andar infraestructura clave y servicios públicos, pero fueron descartados sin mayor trámite. Eso motivó que Eric Williams, el primero en ocupar el puesto de primer ministro de Trinidad y Tobago, y uno de los arquitectos del movimiento de independencia, dijera:

The West Indies are in the position of an orange. The British have sucked it dry and their sole concern today is that they should not slip and get damaged on the peel […]

Las Indias Occidentales están en posición de una naranja. Los británicos han absorbido todo y su única preocupación ahora es no resbalar y herirse con la cáscara […].

Cabe destacar, que las colonias británicas en las Indias Occidentales recibieron 50 millones de libras esterlinas [poco más de 65 millones de dólares estadounidenses] según el plan Colombo, que ayudó a facilitar su transición a la soberanía. Sir Hilary Beckles, presidente de la Comisión de Reparaciones de CARICOM, atribuye el rechazo de Gran Bretaña del pedido de financiamiento de las Indias Occidentales a que la región “albergaba su cultura de supremacía blanca”. Dijo que no se consideraba que los negros merecieran un plan de desarrollo. Además, el ex primer ministro David Lloyd George sugirió una vez que las Indias Occidentales eran evidencia de un “imperio de tugurios” que afectaría el prestigio británico global.

El modelo ‘Arthur Lewis’

La posición de la Comisión de Reparaciones de CARICOM es que Gran Bretaña tiene una deuda con la región basada en el valor de 200 años de trabajo gratis de 15 millones de personas esclavizadas. Sir Hilary estima que esta deuda pendiente llega a los 7000 millones de libras [poco más de 9000 millones], que es más del producto interno bruto (PIB) del país. Para solucionarlo, tiene que haber una importante inyección de capital en el Caribe para sentar la infraestructura de desarrollo sostenible, y se propone que en adelante se construya lo que se conoce como el “paradigma de Arthur Lewis”.

Sir Arthur Lewis fue un economista de Santa Lucía galardonado con el Premio Nobel de Ciencas Económicas en 1979. Lewis elaboró un modelo de desarrollo para el Caribe basado en acción drástica para apoyar la reforma económica y una distribución de riqueza más equitativa. Lewis proponía el Plan Marshall a través del cual los “países más ricos instituyen un sistema de préstamos de ayuda para permitir que los países más pobres mejoren su servicio público”, y escribió:

The British […] are responsible for the presence in these islands of the majority of their inhabitants, whose ancestors have contributed millions to the wealth of Great Britain, a debt which has yet to be repaid.

Los británicos […] son responsables por la presencia en estas islas de la mayoría de sus habitantes, cuyos ancestros han contribuido con millones a la riqueza de Gran Bretaña que aún se debe pagar.

Medidas tangibles que incluyen cancelación de deuda e inversiones en educación, agricultura y salud pública harían mucho para ayudar a la región a encontrar una segura base económica.

Las disculpas no bastan

Tras las protestas globales en torno a la muerte de George Floyd's y las revelaciones en la base de datos en la University College de Londres de los legados de la propiedad de esclavos británicos, el Banco de Inglaterra y Lloyd's de Londres fueron algunas de las organizaciones que recientemente se disculparon por su “vergonzoso” rol en el comercio transatlántico de esclavos.

Sin embargo, la Comisión de Reparaciones de CARICOM ha dejado en claro que decir “lo siento” no basta. Lo que sigue, sostiene sir Hilary, es un fondo de desarrollo de inversiones para ayudar en el lugar de la extracción, modelo usado con éxito en el Plan Colombo como inversión para el bien público. Lo considera una parte integral de que la región asuma la responsabilidad que le corresponde:

We transformed these broken colonies into functional democracies without any support. […] We have been borrowing money to support our development from Day One and now we have this debt crisis because we were abandoned by those who […] plundered our wealth. We had to go and borrow money from them to fund our own development. This is the cycle in which you are trapped into poverty. Reparations is one of those instruments that will help to break that cycle.

Hemos transformado estas colonias quebradas en democracias funcionales sin apoyo alguno […] Hemos pedido prestado dinero para apoyar nuestro desarrollo desde el primer día, y ahora tenemos esta crisis de deuda porque nos abandonaron quienes saquearon nuestra riqueza. Tuvimos que pedir prestado dinero para financiar nuestro propio desarrollo. Es un ciclo en el que estás atrapado en la pobreza. Las reparaciones son uno de esos instrumentos que ayudarán a romper ese ciclo.

Llamó al movimiento de justicia reparadora el “mayor movimiento político del siglo XXI”, y agregó que uniría personas de todo el mundo que han colonizado, que enviaría mensajes de que ya no aceptan este sistema de “civilización” y que quieren justicia.

La importancia de África

Los líderes de la Comunidad del Caribe (CARICOM) y la Comisión de Reparaciones de CARICOM se han puesto exigentes al hablar de los pedidos de la región a Naciones Unidas, pero siguen con la esperanza de tener apoyo de África, por su tremenda influencia global y peso dentro de la Unión Africana.

Ya ha habido algunas discusiones bilaterales, pero sir Hilary cree que cuando los Estados africanos “intervengan” en la conversación, habrá un “punto de inflexión”. Sospecha que demasiados han “sido victimas de la noción de que […] sus gobiernos anteriores eran socios” de las atrocidades del comercio de esclavos, narrativa que llama “absoluta mitología”.

You cannot have an international crime without a local partner […] but the presence of the local partner does not make the nation and the people of that society a partner.

No puede haber delito internacional sin un socio local […] pero la presencia del socio local no convierte en socio al país ni a la gente de esa sociedad.

Comparó el comercio transatlántico de esclavos con el comercio ilegal de narcóticos, y explicó que los comerciantes europeos de esclavos estaban tan bien equipados —en cantidad y en armas— que a menudo la vida de líderes africanos estaban en peligro si se interponían. No obstante, hubo muchos africanos que resistieron y lucharon para terminar el comercio.

La tercera y última parte versará sobre la importancia de las universidades en el movimiento hacia la justicia de reparación, y la triple amenaza que enfrenta actualmente el Caribe.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.