El proceso de reparaciones del Caribe (tercera parte)

Captura de pantalla de una portada del sitio web de la Comisión para la Reparación de CARICOM.

Este es el tercer artículo que destaca el asunto de las reparaciones por la esclavitud den el Caribe (lee la primera parte aquí y la segunda aquí). Se basa en los temas debatidos en la transmisión en directo del NGC Bocas Lit Fest (Festival Literario), “El caso de las reparaciones”, que incluye una conversación muy profunda con sir Hilary Beckles, presidente de la Comisión para la Reparación de CARICOM.

A 528 años de la llegada de Cristóbal Colón al continente americano, que generó el afán de colonización que tuvo como resultado el genocidio de los pueblos Indígenas y allanó el camino para convertir la vida de los africanos en mercadería, el NGC Bocas Lit Fest, importante festival literario del Caribe, transmitió en vivo una conversación con sir Hilary Beckles en conmemoración del Día Internacional por las Reparaciones.

En este parte final de la serie, Global Voices evalúa el rol que el sector universitario debe jugar en el llamado por las reparaciones, y examina cómo la región puede desarrollar más modelos económicos sostenibles.

Sistemas de supremacía blanca fue ‘sostenido’ por las universidades

Aunque la victimización de las vidas de negros en la esclavitud puede haber empezado dentro de la clase inversionista, le dio legitimidad respetadas instituciones de educación superior occidentales, ubicadas en el “centro de la creación de la ideología de supremacía blanca y la mejor manera de sustentarla”.

Dice sir Hilary que la noción de convertir a las personas en propiedad, legislar esa práctica y mostrar cómo funciona en jurisprudencia, salió de las universidades, igual que la idea de los negros eran genética y cognitivamente inferiores. Organizar a las personas por jerarquías de color era algo que los departamentos de antropología de esas facultades promovían activamente.

Así, la Comisión de Reparaciones del CARICOM cree que es importante tener una nueva pedagogía de desarrollo económico inclusivo, que incluya rechazar la noción de que el color de la piel tiene relación con las capacidades cognitivas de una persona. En otras palabras, las universidades tienen un rol crítico en deshacer la injusta estructura que ayudó a crear, y por medio del trabajo de la comisión, están “llegando, uno por uno”.

Amenaza de la ‘Triple C’

Sir Hilary señaló que la pandemia de COVID-19 ha “retirado el techo de la casa caribeña” para revelar los “horrendos legados” de pobreza, violencia doméstica, y desigualdad económica. Dijo que estos problemas requieren un enfoque multidisciplinario.

Antes de su llegada al Caribe, la Universidad de las Indias Occidentales estableció un grupo de trabajo que incluye virólogos, microbiólogos y  epidemiólogos, cuyo objetivo era examinar el virus desde un punto de vista científico. Sin embargo, cuando el virus llegó a costas regionales, hubo que restructurar el grupo para ver la pandemia dentro del marco de género, antropología, sociología y ciencia política.

Los asuntos más apremiantes en torno al COVID-19 pronto fueron menos sobre ciencia y más sobre injusticia. En educación, por ejemplo, que pasó a impartirse en línea, un significativo porcentaje de ciudadanos caribeños n tienen acceso a internet y Gobiernos regionales –muchos tambalean económicamente por la caída de las tasas de turismo– no tienen el capital para acortar la brecha.

Sin embargo, los proyectos de justicia reparadora podría tener un rol importante en enfrentar desafíos como estos, que sir Hilary ha llamado la “Triple C”: enfermedades crónicas, cambio climático y la cultura de turismo de la región, y el COVID-19. A todos los catalogó de “coctel de amenaza existencial a estas islas”. Sostuvo que sin apoyo multilateral e internacional para estos desafíos que, en gran parte han sido “impuestos externamente” en la región, el Caribe no lo saldrá de la situación.

‘Cuando hay voluntad siempre hay un modo’

No hay duda de que el Caribe, al buscar reparaciones, está negociando desde una posición de desigualdad económica. Después de todo, los colonizadores extranjeros muchos recursos de la región para enriquecerse y fortalecer sus sociedades. Sin embargo, la Comisión de Reparaciones del CARICOM está actuando con el fundamento de “igualdad moral, justicia y humanidad”, que ha nivelado el campo de juego.

Además, Naciones Unidas, que la Comisión ha contactado para supervisar el proceso, funciona con la premisa de que todas las naciones miembro participan como iguales. Esto no quiere decir que el proceso vaya a ser fácil, pero todo lo que se ganó con la erradicación del comercio transatlántico de esclavos se logró con mucho esfuerzo.

Sir Hillary señaló que tomó todo el siglo XIX para erradicar legalmente la esclavitud, y 60 años para completar el ciclo de emancipación, y todo el siglo XX para luchar por la democracia y los derechos humanos y civiles. Cree que el “momento de justicia reparadora” es la fase final del trayecto, que traerá cierre y justicia para todos.

“Si nos toma todo el siglo XXI, no nos vamos a dar por vencidos”, dijo.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.