Movimiento de protesta para poner fin a violencia policial en una encrucijada, el Gobierno nigeriano evade el asunto

Lagos, manifestantes se arrodillan mientras cantan el himno nacional nigeriano. Foto de TobiJamesCandids, 8 de octubre de 2020, vía Wikimedia (CC BY-SA 4.0).

Las protestas contra el Escuadrón Especial Antirrobos de Nigeria (conocido como SARS) han sacudido las principales ciudades del país desde el 3 de octubre, cuando se volvió viral un video que mostraba el maltrato a dos jóvenes, y que uno le disparaban. Las protestas contra la unidad SARS se volvieron tendencia en Twitter en varios países. Al 9 de octubre, la etiqueta #EndSARS [fin al SARS] se había tuiteado más de 2.4 millones de veces.

Estas protestas han vuelto a colocar a la red virtual de cibernautas en las primeras líneas. Este es un “nuevo país” de nigerianos que abarcan fronteras no geográficas pero unidas por una identidad común.

Cuando se evalúa esto, la esfera pública conectada de Benkler viene a la mente. Las conversaciones políticas en línea no eran solamente charlas llenas de pasión sin sustancia. Es comprensible que esta pueda ser la impresión, pero estas discusiones en redes virtuales son una evolución de la plaza pública de la antigüedad del filósofo alemán Jürgen Habermas, y son aspecto esencial de cualquier democracia.

#EndSARS—de conversaciones políticas a un movimiento

Manifestantes en protesta #EndSARS en Lagos, Nigeria. Foto de Kaizenify, 13 de octubre de 2020, vía Wikimedia (CC BY-SA 4.0).

Los movimientos sociales suelen tener cuatro etapas de evolución: surgimiento, fusión, burocratización y disminución.

Los cibernautas nigerianos jóvenes en estas redes virtuales empezaron a tener conversaciones en Twitter en torno a #EndSARS y violencia policial ya en 2017. Esto llevó al surgimiento del movimiento #EndSARS ese mismo año.

Sin embargo, la fusión del movimiento de conversaciones en línea a defensoría fuera de línea se encendió el 9 de octubre de este año y desde entonces, muchas ciudades nigerianas y comunidades en el exterior han visto las protestas #EndSARS. La popularidad de la protesta se basa en la autenticidad del mensaje, mientras la impunidad de las unidades policiales SARS y sus odiosas prácticas está bien documentada.

Además, como ya he dicho antes, las protestas de #EndSARS han recibido una respuesta favorable porque se han mantenido políticamente neutrales y no violentas, sin etiquetas etnorreligiosas y tienen una estructura de poder colectiva.

Tal vez esto explicaría por qué el movimiento ha logrado hasta ahora esquivar la dependencia asimétrica observada en cobertura de medios de movimientos sociales. La insistencia de los medios tradicionales de dilatar las malas acciones de los manifestantes suele llevar al desgaste del mensaje. En el contexto nigeriano, los manifestantes de #EndSARS parecen haber aprendido de las dificultades de la cobertura de medios sociales de las protestas #OccupyNigeria de 2012 que, tristemente, amplificaron el compotramiento errante de los manifestantes en detrimento de su mensaje.

No obstante, el movimiento #EndSARS debe evolucionar a la tercera etapa de su desarrollo —burocratización— o enfrentar la extinción.

El dilema de un movimiento

Manifestantes en protesta #EndSARS en Lagos, Nigeria. Foto de Kaizenify, 13 de octubre de 2020, vía Wikimedia (CC BY-SA 4.0).

Los jóvenes nigerianos detrás de este movimiento parecen haber validado el Consentimiento de los conectados de Rebecca Mackinnon como un llamado a la acción: de que los cibernautas deben pasar de ser meros espectadores tecnológicos y asumir la propiedad de su futuro digital como actores activos.

El movimiento #EndSARS tiene la moral alta por su aborrecimiento de la violencia al presionar por sus demandas de reformas policiales en Nigeria. Sin embargo, esta ventaja no significa nada si el movimiento no se compromete con el poder.

El entorno político nigeriano está lleno de promesas rotas de Gobiernos, pasados y presentes. Esta apatía se exacerba por los numerosos pronunciamientos gubernamentales de reformar el SARS, desde agosto de 2015 hasta ahora, que nunca vio la luz. No obstante, debe haber una reconsideración de tácticas, negociación con autoridades con pedidos a corto y largo plazo y objetivos medibles. De otro modo, este fallo en la estrategia puede tener como resultado perderlo todo, lo que sería  devastador.

Usar matones aparentemente autorizados por el sistema en Ciudad Benín, y desplegar militares en Abuja como excuso para reprimir acción masiva son indicadores de que el Gobierno no se detendrá ante nada para someter esta acción de protesta.

Sin embargo, lo cierto es que tras la etapa de fusión, los movimientos sociales solamente pueden sostener el impulso de las protestas por tiempo limitado. Más temprano que tarde, entra la fatiga y la acción masiva se apaga. Los pedidos desarticulados de las personas y del grupo en el movimiento #EndSARS son confusos y no se sostienen en el largo plazo. La solución es un liderazgo colegiado que surja de consentimiento participativo de los diferentes colectivos del movimiento #EndSARS.

Esto no es tan caótico como parece. Los ciudadanos conectados en Twitter ya han descartado colectivamente algunas recientes propuestas distractoras. Esto es imprescindible por la reforma policial es una maratón y no una carrera corta. Actualmente, el movimiento pasa por un momento precario —o consolida lo ganado en las semanas previas o queda trunco. O peor, se arriesga a que lo ganado en las últimas semanas se lo apropien agitadores, como ocurrió en los levantamientos egipcios de 2011 o con el movimiento de los Chalecos Amarillos de Francia.

Un Gobierno evasivo, no sincero

Lamentablemente, el Gobierno nigeriano no ha mostrado ningún compromiso para reformar la Policía. Más bien, se queda en el autoengaño de expresar tópicos verbales que son tan ineficaces como deshonestos.

El Gobierno federal ordenó a los Gobiernos estatales que instituyeran paneles públicos de investigación para investigar los casos de violencia policial.  Esto se debe a que, según la Constitución nigeriana, solo los Gobiernos estatales pueden establecer esas investigaciones. Sin embargo, el Gobierno federal no fue sincero porque, sin un pronunciamiento legislativo previo, esos paneles “parten muertos“. Además, los Gobiernos estatales no tienen respaldo jurídico para hacer cumplir las recomendaciones de ningún panel porque, según la lista legislativa exclusiva de la Constitución de 1999, la Policía solo puede ser dirigida por el presidente. Esto explica por qué las recomendaciones del panel de investigación instituido por el Gobierno estatal de Rivers sobre el SARS nunca fueron implementadas.

El Gobierno federal está totalmente fuera de sí en cuanto a cómo abordar esta crisis. Atrás quedaron los días en que las proclamaciones cosméticas sin ninguna sustancia bastaban para ganar tiempo o calmar la marea. El Gobierno aún no ha puesto en práctica el informe de su propio panel de indagación: mejorar el bienestar de la Policía, asegurar que los agentes siempre actúen de acuerdo con la ley, proteger los derechos de los nigerianos y sancionar a los oficiales descarriados… un año después de su presentación. Por favor, ¿por qué se debería confiar en que el Gobierno aplique las recomendaciones de un informe cuando no ha aplicado ninguna de las numerosas comisiones anteriores? Para empeorar las cosas, las autoridades han desplegado sistemáticamente fuerzas contra los manifestantes, los han matado, arrestado, intimidadodestruido su propiedad.

Lamentablemente, estas maniobras de distracción no van con los jóvenes de Nigeria, que exigen acciones concretas y no palabras floridas. Piden que se procese y encarcele a todos los funcionarios del SARS que hayan actuado alguna vez por encima de la ley. El Gobierno de Nigeria todavía no entiende que la democracia no consiste solo en ganar elecciones, sino en un Gobierno responsable y transparente, lo que es más importante.

En última instancia, solo el presidente de Nigeria tiene las facultades constitucionales para reformar la Policía. La gran pregunta sigue siendo: ¿resistirá el presidente Muhammadu Buhari a su tarea y asumirá su parte? Hasta ahora, parece que o bien no entiende las exigencias, o bien ha decidido no hacer nada, o ambas cosas.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.