Petrolero venezolano se considera “estable”, pero Trinidad y Tobago recomienda acelerar transferencia de petróleo

El buque FSO (unidad de flotación, almacenamiento y descarga) Nabarima, embarcación que ha creado un enorme derrame en el golfo de Paria. Captura de pantalla de un video publicado por Fishermen and Friends of the Sea, ONG de Trinidad y Tobago que dio la voz de alarma sobre la situación.

Este artículo se publicó originalmente en Cari-Bois News. Aquí se reproduce una versión editada y actualizada dentro del acuerdo de contenidos compartidos con Global Voices.

El Gobierno de Trinidad y Tobago envió un equipo de tres personas para inspeccionar el FSO venezolano Nabarima, unidad flotante de almacenamiento y descarga que contiene aproximadamente 1.3 millones de barriles de crudo que se escoraba en el golfo de Paria, ha determinado que la embarcación está en condición estable, sin inclinación ni ingreso de agua, y por lo tanto el riesgo del derrame de petróleo es “mínima”.

Sin embargo, Franklin Khan, ministro de Energía de Trinidad y Tobago, admitió en una conferencia de prensa el 22 de octubre que al equipo –que pasó aproximadamente tres horas y medias a bordo de la embarcación– no se le permitió emprender una evaluación técnica detallada:

We weren’t allowed to go with instruments as though we are regulators in the industry. We were making a trip that was coordinated by Ministry of Foreign Affairs. It was an international trip from one government to another and we were allowed to observe and take notes to ascertain the veracity of what they have been telling us.

No nos permitieron ir con instrumentos pues somo reguladores en este rubro. Hicimos un viaje que fue coordinado por el Ministerio de Asuntos Exteriores. Fue un viaje internacional de un Gobierno a otro y nos permitieron observar y tomar notas para verificar la veracidad de lo que nos han estado dicendo.

Tras un recorrido guiado del FSO Nabarima, el equipo informó que los cuartos para el motor, generador, caldera, control de máquinas, control tanques y cubierta principal, bombas, achique y otras zonas críticas dentro de la embarcación “parecían estar bien”.

El barco petrolero, que actualmente está en mantenimiento, ha estado operando una década en el golfo de Paria, ubicado entre Trinidad y la costa este de Venezuela, como almacenamiento de petróleo obtenido del Campo Corocoro por medio de una empresa en participación entre la petrolera estatal venezolana Petróleos de Venezuela (PVDSA) y multinacional de energía italiana Eni.

Acelerar el proceso

Por su parte, el Gobierno de Trinidad y Tobago está recomendando que Venezuela encuentre una manera de acelerar el proceso de evacuar el petróleo crudo a bordo del petrolera para reducir la probabilidad de un derrame, que los ambientalistas dicen que sería desastroso para ecosistemas marinos y medios de vida.

La transferencia del petróleo crudo, en proceso hacia fines de octubre, podría demorar hasta 35 días para completarse, pues conlleva el bombeo de 1.3 millones de barriles de petróleo del FSO Nabarima a una barcaza que deberá hacer varios viajes pues solamente puede cargar 30 000 barriles por vez. La barcaza luego transfiere el petróleo a otro petrolero, el Ícaro, que tiene una capacidad de carga de 300 000 barriles.

“El período extendido para la descarga plantea un leve riesgo, aunque se considera que la operación es segura”, explicó Khan. Agregó de que de haber tenido una embarcación mayor para la transferencia de barco a barco, la operación se hubiera podido completar en apenas dos días.

‘Acontecimientos no deseados’

La preocupación sobre la integridad de la embarcación llegó a la atención del público cuando la ONG de Trinidad y Tobago Fishermen and Friends of the Sea (FFOS) alertó al Ministerio de Energía e Industrias Energéticas por correspondencia el 24 de agosto (y al público en general por medio de publicaciones en medios sociales) de la presencia del petrolero “ubicado en aguas venezolanas, con una capacidad total de 1.3 millones de barriles, presuntamente inclinado y en riesgo de volcarse”.

Al refutar las acusaciones de falta de transparencia en el asunto por parte del Gobierno de Venezuela, Khan dijo que las comunicaciones oficiales del gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro fueron directas sobre dos “acontecimientos no deseados” ocurridos a inicios de septiembre.

El primero fue la “pérdida de estabilidad con un corte negativo de 3.5 metros”, que causó una inclinación de ocho grados de la embarcación que se vio en fotos publicada en medios sociales, y una “lista de siete grados a estribor debida a un fallo en el sistema de lastre”.

El segundo “acontecimiento no deseado” fue que entró agua a la sentina en la cuarta cubierta del cuarto de motores, debido a un fallo en la válvula asociado con la succión inferior, y el sistema de sistema de emergencia de drenaje de sentinas. La inundación del cuarto de motores luego llevó al fallo de “varios detalles eléctricos”. Khan dijo que estos problemas han sido rectificados.

El rol de las sanciones estadounidenses

Un factor que contribuye en la precaria situación son las sanciones que el presidente estadounidense, Donald Trump, impuso a Venezuela en 2019, que hace difícil a Venezuela vender el crudo almacenado a bordo del barco.

Según el exasesor de seguridad nacional de Estados Unidos John Bolton, la medida estaba destinada para obligar a países y empresas a elegir entre hacer negocios con Estados Unidos o con Venezuela, con en entendimiento de que se podrían imponer nuevas sanciones a cualquiera que apoyara el gobierno de Maduro.

El ministro Khan fue cuidadoso en afirmar que Venezuela y Trinidad y Tobago gozan de una “relación amistosa”, y recordó a sus ciudadanos que cuando la ya desaparecida Petroleum Company de Trinidad y Tobago Limited (Petrotrin) sufrió un gran derrame de petróleo en 2016, Venezuela —que se vio severamente afectada por la cercanía— ofreció ayuda para las operaciones de limpieza sin cobrar.

Aunque existe un tratado sobre la delimitación de zonas marinas y submarinas entre los dos países que establece que cualquiera de las partes puede invocar un plan de contingencia de derrames si perciben una considerable amenaza para el ambiente. el ministro Khan dijo que Trinidad y Tobago actualmente “no tiene bases técnicas” para invocar el plan.

Respuesta guiada por ‘acción diplomática’

Amery Browne, ministro de Asuntos Exteriores y de CARICOM, que también estuvo en la conferencia de prensa, afirmó que mucho de lo que se hizo para abordar el problema se hizo tras bambalinas:

A lot of diplomatic activity […] is not done in the full glare of the public and there is often use of more quiet channels to get our objective achieved and to a large extent, the objective has been achieved.

Mucha actividad diplomática […] no se hace a la vista del público y a menudo se usan canales más discretos para lograr nuestros objetivos y, en términos mayores, se ha logrado el objetivo.

Sin embargo, aunque el columnista B.C. Pires, del diario trinitense, reconoció que el asunto del petrolero es “hablando estrictamente legal, un problema venezolano, y solamente Venezuela tiene autorización legal de intentar resolverlo”, y agregó que si el petróleo se derrame, “encontraremos que no existe nada llamado aguas ‘venezolanas’ en el océano, solamente estricta responsabilidad legal venezolana para un desastre ecológico mucho peor que un siglo de temporadas de huracanes juntas”.

Por su parte, Fishermen and Friends of the Sea emitió una declaración para agradecer al Gobierno por sus esfuerzos hasta ahora, pero dejó en claro que opina que el acuerdo bilateral entre los dos países ha fallado y que aún hay mucho riesgo. También solicitó evidencia en video de que el barco estaba “estable”, pues sostiene que ya “antes, fotos engañosas y modificadas han difundido propaganda”.

El video de la visita proporcionada luego por el Gobierno de Venezuela muestra una embarcación vertical, aunque el informe del noticiero TV6 de Trinidad y Tobago parece haber mezclado tomas del video proporcionado por Fishermen and Friends of the Sea.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.