Cómo Facebook echó a perder movimiento de protesta juvenil de Nigeria

Fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, en visita a Kenia. Imagen de Afromusing, 1 de septiembre de 2016 (CC BY 2.0).

Mientras las fuerzas de seguridad nigerianas disparaban contra jóvenes manifestantes el 20 de octubre, durante las manifestaciones de #EndSARS para poner fin a la violencia policial, publicaciones de medios sociales que difundían activamente noticias en Facebook e Instagram fueron marcadas falsamente como “noticias falsas”.

Durante más de dos semanas, las protestas de #EndSARS se llevaron a cabo en muchas ciudades y comunidades nigerianas en el extranjeros. El SARS, el Escuadrón Especial Antirrobo de la Policía nigeriana, conocido por actuar fuera de la ley, durante años ha arrestado, torturado y asesinado a ciudadanos, particularmente a jóvenes nigerianos.

Que este video reencienda tu ira, deja que te estimule. Empezamos algo asombroso que no podemos detener, somos la generación que traerá el cambio, ojalá.

Leer más: Cobertura especial de Global Voices — #EndSARS: Movimiento juvenil para acabar con la violencia policial en Nigeria

Los usuarios nigerianos de Facebook e Instagram que intentaron publicar fotos o videos sobre la muerte de los manifestantes de #EndSARS en el peaje de Lekki, como esta bandera nigeriana bañada en sangre, obtuvieron esta respuesta: “Los verificadores de hechos dicen que al menos una foto o video de esta publicación contiene información falsa”.

Facebook trabaja con terceros independientes para revisar y calificar la verdad de las historias. La verificación de hechos del contenido nigeriano fue subcontratada por la compañía de tecnología a Africa Check, AFP-Hub y Dubawa.

El 22 de octubre, Comunicación de Instagram tuiteó una disculpa por “señalar incorrectamente el contenido en apoyo de #EndSARS, y marcar las publicaciones como falsas”.

El pedido de Global Voices de comentar sobre la mencionada censura del contenido de #EndSARS, a través de un mensaje directo y un tuit el 22 de octubre, a la cuenta verificada de Twitter de Andy Stone, director de comunicaciones de políticas de Facebook, no fue reconocido ni respondido.

Historial de Facebook de censura de activistas

Desde 2008, los activistas de Global Voices, desde Afganistán hasta Kazajstán, desde Bulgaria hasta Macedonia, desde Filipinas hasta Singapur, desde Brasil hasta Venezuela, desde Egipto hasta el Líbano, desde Bangladesh hasta India, desde Etiopía hasta la República Unida de Tanzania, han documentado sus experiencias en relación con “la libertad de expresión, la censura y los derechos humanos en la red social más grande del mundo”.

A mediados de octubre, Facebook se vio en una controversia sobre cómo alimentar el discurso de odio en India. En 2018, el mayor periódico de Brasil dejó Facebook, después de acusar a los medios de comunicación de albergar noticias falsas. En julio de 2016, Facebook retiró una publicación que criticaba a la Policía de Singapur. En 2011, Facebook cerró la cuenta de una bloguera después de que “hizo varias publicaciones sobre el crimen en Honduras”. Y en la noche del 25 de noviembre de 2010, Facebook deshabilitó la página “Todos somos Khaled Said”. A Khaled Said, egipcio de 28 años, dos policías lo mataron a golpes en Alejandría. Facebook finalmente restauró la página después de que los activistas los llamaran en Twitter.

Esto destaca la complicidad histórica de Facebook en la censura de las voces de los activistas de derechos humanos. Ha sucedido “una y otra vez durante la última década, a menudo sin ninguna explicación por parte de la empresa”, afirma Ellery Roberts Biddle, periodista, experta en tecnología y director editorial de Ranking Digital Rights por correo electrónico a Global Voices.

Marcar el contenido de #EndSARS no fue un ‘error’

Manifestantes de protesta en Lagos, Nigeria. Foto de Kaizenify via Wikimedia (CC-BY-SA 4.0).

La censura en Facebook del contenido de #EndSARS “es demasiado común”, afirma Jillian C. York, activista estadounidense y directora de libertad de expresión internacional de la Electronic Frontier Foundation.

York informó a Global Voices a través de mensaje directo en Twitter que “Instagram no solo cometió un ‘error’ aquí”. Más bien, esto fue una consecuencia de “sus sistemas de moderación de contenidos y de marcado mal desarrollado, no un error”, enfatizó York.

Biddle culpó a Facebook por su poca inversión en moderación de contenido

Investigations by journalists and leaks from inside the company demonstrate that Facebook does not put adequate financial or human resources towards its content moderation processes.

Las investigaciones de los periodistas y las filtraciones desde el interior de la empresa demuestran que Facebook no destina recursos financieros o humanos adecuados a sus procesos de moderación de contenidos.

Las pocas excepciones a esta deficiente moderación por parte de Facebook se da “en países como Alemania, donde está estrictamente regulado, pero es razonable sospechar (y no lo sabemos, por la falta de transparencia de Facebook) que Facebook destina muchos menos recursos a la moderación de contenidos en Nigeria, a pesar de que Nigeria es un país mucho más grande”, escribió Biddle por correo electrónico a Global Voices.

El doctor Qemal Affagnon, coordinador regional de África Occidental de Internet Sans Frontières, dijo a Global Voices por correo electrónico que es una “forma de arrogancia” irónica que Facebook recoja “metadatos de las imágenes publicada por nigerianos” mientras “penaliza” su libertad de expresión.

Los metadatos de nigerianos, aunque constituyen una filtración a la privacidad, hacen que el “negocio” sea rentable para la empresa tecnológica estadounidense. Affagnon explica además que “Facebook se basa en los metadatos de las fotos como fecha, hora y ubicación de los dispositivos móviles que se usan para tomar fotos. Estos metadatos son extremadamente importantes para trazar perfiles (dónde estás, con quién estás, qué tipo de auto está detrás de ti, por ejemplo), información valiosa en que interesan a los anunciantes”.

La censura llega cuando el gigante de la tecnología está buscando entrar en el mercado nigeriano. Hace cuatro años, en septiembre de 2016, Lagos, Nigeria, fue el primer destino de Mark Zuckerberg durante su viaje a África. En un testamento obvio del floreciente ecosistema tecnológico de Nigeria, Facebook anunció recientemente que abrirá su segunda oficina en África en Lagos, en la segunda mitad de 2021.

Affagnon dijo que esto hace que la censura del contenido de #EndSARS sea “perturbadora y difícil de entender”, considerando las incursiones de la compañía tecnológica en el mercado nigeriano. Sin embargo, Affagnon afirma que Facebook ha demostrado “que no respeta la diversidad de puntos de vista, lo cual es peligroso para la democracia” y “viola los derechos de los usuarios de Internet nigerianos mientras muestra una forma repugnante de autoritarismo”.

Piensa en esto: Facebook ayudó activamente al Gobierno nigeriano a sostener que no hubo muertos y etiquetó y eliminó los videos, fotos y videos en vivo de #EndSARS. protestas (en Instagram también). después de hacer eso, se disculpan y siguen adelante. después de silenciar las historias

Que Facebook e Instagram “marcaran incorrectamente” el contenido de #EndSARS contribuyó a la confusión de los medios sociales patrocinados por el Estado sobre el tiroteo de los manifestantes en el peaje de Lekki, Lagos. Tanto el gobierno del estado de Lagos como el ejército nigeriano han negado las muertes registradas o han descrito los tiroteos como noticias falsas, a pesar de la amplia evidencia de periodistas y grupos de derechos humanos como Amnistía Internacional.

Facebook nunca ha sido “totalmente transparente con el público sobre cómo y por qué podría censurar una etiqueta como esta [#EndSARS]”, dijo Biddle. Por lo tanto, la necesidad de una “completa auditoría y revisión de sus sistemas, y un compromiso con la transparencia, la notificación al usuario, y las apelaciones en todos los casos”, señaló York.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.