Cuatro formas en que los brasileños recurrieron a redes sociales para cuestionar el racismo y la corrupción

Montaje de capturas de pantalla de campñas de tuits, hecho por Global Voices.

Durante la pandemia, las protestas presenciales en todo el mundo se convirtieron en protestas digitales por el confinamiento y las medidas de distanciamiento social. En 2020 en Brasil, para hacerse oír la gente se ha unido gracias a etiquetas y a sesiones en vivo a través de Facebook

Aquí tenemos cuatro ejemplos de cómo durante la pandemia, los brasileños cuestionaron la corrupción, el racismo y la desigualdad en Brasil:

Pregunta sutil sobre la corrupción repetida un millón de veces

Ya desde finales de agosto, los usuarios brasileños de Twitter empezaron a etiquetar al presidente Jair Bolsonaro en publicaciones relacionadas con transferencias de dinero, presuntamente ilegales, a la cuenta bancaria de su esposa. Twitter, Facebook, grupos de WhatsApp y medios en general se inundaron con una única pregunta:

Presidente Jair Bolsonaro, por que sua esposa Michelle recebeu R$ 89 mil de Fabrício Queiroz?

Presidente Jair Bolsonaro, ¿por qué su esposa Michelle [Bolsonaro] recibió un depósito de 89 000 reales de Fabricio Queiroz?

La controversia empezó el 24 de agosto durante una visita oficial del presidente Bolsonaro a la Catedral de Brasilia. Un periodista de O Globo preguntó al presidente sobre el origen de los 89 000 reales (poco menos de 16 000 dólares estadounidenses) que fueron depositados en la cuenta de su esposa Michelle Bolsonaro. En respuesta a esa pregunta, el presidente amenazó verbalmente al periodista “Siento ganas de darte un puñetazo en la boca”.

En Twitter, la pregunta del periodista se repitió más de un millón de veces en menos de 24 horas y se convirtió en el tema más discutido de la plataforma en Brasil durante agosto. Este dato se obtuvo gracias a un estudio realizado por el profesor Fabio Malini, que pertenece a la Universidad Federal de Espírito Santo. Según su investigación, la misma frase se reprodujo unas mil veces cada 40 segundos, aunque Malini no especificó si algunos fueron reproducidos por robots. Después, esa misma pregunta se extendió a otras plataformas (incluso fue satirizada en la canción de rock titulada “Micheque”, un juego de palabras que combina las palabras Michele, el nombre de la primera dama, y la palabra portuguesa equivalente a “cheque”).

Este gráfico muestra que, incluso después de las primeras oleadas de publicaciones, la frase se siguió publicando en Twitter. El 30 de septiembre, se disparó de nuevo con la salida de la canción “Micheque”. Estos datos fueron recopilados con el API de Twitter y se analizaron con Python. Representa el número de usuarios que reprodujeron la frase:

La frase apareció a finales de agosto pero se siguió publicando hasta el 9 de noviembre. Al 11 de noviembre, Bolsonaro aún tenía por responder preguntas sobre este tema.

#600paraBrasil

La etiqueta #600peloBrasil (600 para Brasil) prosperó después de que André Janones, diputado federal, publicó el 1 de septiembre un video en Facebook en el que defendía una ayuda mensual de 600 reales brasileños (aproximadamente 105 dólares estadounidenses) contra la COVID-19.

Inicialmente, a principios de marzo, el gobierno de Bolsonaro había propuesto una ayuda de 200 reales (unos 35 dólares estadounidenses), pero por la presión del Congreso, la cantidad se aumentó a 600 reales (unos 104 dólares estadounidenses). Para contener la deuda pública, laelñ gobierno quiso reducir de nuevo esta ayuda a 300 reales (unos 52 dólares estadounidenses) hasta finales de 2020. Por su parte, Janones está defendiendo mantenerla en 600 reales. Su campaña se intensificó en redes sociales, que continuaron presionando al gobieno de Bolsonaro. Janones es miembro de Avante, partido de centro. En una  transmisión en directo, Janones definió su posición personal como ni de derecha ni de izquierda.

Según Crowdtangle, herramienta de percepción de Facebook, el 1 de septiembre la publicación de Janones en Facebook fue la más comentada en todo el mundo. Este gráfico elaborado por Crowdtangle muestra el número de interacciones en las publicaciones de Facebook de Janone:

#IamSleepingGiantsBrazil

Sleeping Giants es una cuenta de Twitter de Estados Unidos que presiona a las compañías para eliminar sus anuncios de páginas conocidas por propagar desinformación o por su incitación al odio. Sleeping Giants Brazil adoptó el mismo principio, que a inicios de mayo empezó a atacar portales de noticias ultraconservadores. Muchos de estos portales son conocidos por promocionar una agenda a favor de Bolsonaro. Los simpatizantes y familiares de Bolsonaro hicieron campaña a favor de una investigación nacional para descubrir quién está detrás de ese perfil. Esto llevó a que el 25 de mayo se iniciara una breve investigación de la Policía Federal sobre si la página ha intervenido en la difamación o en la debilitación de la libertad de expresión.

En septiembre, los usuarios empezaron a utilizar la etiqueta #EuSouSleepingGiantsBrasil (“Yo soy Sleeping Giants Brasil”) para contraatacar la investigación de la Policía Federal contra el movimiento Sleeping Giants Brazil.

O JCO recurrió a la justicia para que Twitter Brasil revele nuestros datos, y sin ningún indicio de ilícito cometido por el movimiento o Twitter están obligando a dar nuestra identidades.

Por eso, vamos tuitear y explicar, serñoa jueza, #EuSouSleepingGiantsBrasil
✊🏽🧶
——————-
Oye, Twitter Brasil, protege a Sleeping Giants de Brasil.

Esta iniciativa alcanzó gran audiencia de miles de personas e incitó a la gente a cuestionarse la validez de la investigación federal. El movimiento dio a conocer lo que ocurre pero tuvo poca o ninguna influencia práctica para parar la investigación sobre la identidad del creador del perfil Sleeping Giants.

Liberen a Gabriel y el racismo es un pecado

En junio, la periodista Ashley Malia inició la etiqueta #ReleaseGabriel (Liberen a Gabriel) para dar a conocer el caso de Gabriel Silva Santos, muchacho negro acusado de robar un auto ese mes en su ciudad natal, Salvador. La mujer que denunció el robo de su auto contó a la Policía que el sospechoso era negro, joven y alto.  El arresto se produjo en Sao Paulo, un día después de una protesta muy importante del movimiento Black Lives Matter (Las vidas de los negros importan).

RACISMO | En la foto podemos ver a Gabriel Silva de 22 años, arrestado en Salvador acusado de robar un auto. Él no sabe conducir. Estaba en el banco para retirar su seguro de desempleo. Pero lo arrestaron solo por ser negro, “rubio”, estar tatuado y venir de las favelas, por parecerse “a la descripción”. Liberen a Gabriel. 😡😭

Después de la presión en redes sociales, Gabriel fue liberado un día después por falta de pruebas. La historia de Gabriel hizo que otras personas contaran en Twitter, Instagram y Facebook, sus historias de racismo. Con eso empezó a circular una nueva etiqueta. Desde la aparición del movimiento Black Lives Matter en Brasil, se ha difundido en Twitter la etiqueta #RacismoÉPecado (el racismo es un pecado).

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.