Apagar, reducir y reprimir disidencia en línea: La nueva normalidad de África (primera parte)

Conexión a internet en el parque nacional de Nairobi, Kenia. Imagen de Erik (HASH) Hersman, 23 de mayo de 2009 (CC BY 2.0).

Nota del editor: Se trata de un análisis en dos partes sobre la creciente tendencia a utilizar los exámenes escolares, las protestas masivas o las elecciones como una artimaña para apagar la Internet o tomar medidas drásticas contra los medios digitales en seis países africanos: Argelia, Etiopía, Guinea, Nigeria, Sudán y Tanzanía. Lee la segunda parte.

Desde mayo, hubo bloqueos totales o parciales de internet en cinco países africanos: Argelia, Etiopía, Guinea, Sudán y Tanzanía. El Gobierno nigeriano está considerando la posibilidad de legislar para tomar medidas drásticas contra los medios sociales.

Los bloqueos totales son el resultado de un bloqueo total de internet, mientras que los parciales incluyen el acceso restringido o el estrangulamiento, que reduce intencionadamente el ancho de banda de los datos.

Desde 2007, cuando Guinea se convirtió en el primer país del África subsahariana en desconectar la Internet, los apagones digitales han ido creciendo gradualmente hasta convertirse en la nueva normalidad del continente.

Durante la pandemia de coronavirus, los Gobiernos africanos han explotado la crisis de salud pública como una artimaña para limitar los derechos digitales al tiempo que afianzaban su poder, según el informe Estado de la Libertad de Internet en África en 2020, elaborado por la Colaboración en materia de políticas de Tecnologías de la Información y la Comunicación en Internet en África Oriental y del Sur (CIPESA). Irónicamente, esos apagones durante una pandemia exacerbaron el problema de la información errónea y la desinformación en muchas comunidades multilingües en línea.

Sin embargo, la pandemia de coronavirus no fue la única excusa empleada por los Gobiernos africanos. Hay una tendencia creciente a instrumentalizar los exámenes escolares y los momentos de carga política, como las protestas masivas y las elecciones, para reprimir la libertad digital.

Con estas crecientes tendencias autoritarias a bloquear o desacelerar Internet, ¿cuál es el impacto social y político en cada contexto y país?

Este es un resumen de algunos casos recientes en el continente:

Argelia

Argelia registró una interrupción del acceso a internet en todo el país el domingo 13 de septiembre, lo que dejó a muchos usuarios con un “servicio inusualmente lento durante varios días”, informa NetBlocks.

Confirmado: Corte de internet en Argelia por restricciones impuestas a los medios sociales hoy; los datos de la red en tiempo real muestran un impacto significativo en el operador estatal Algeria Telecom (AS36947) en un aparente intento de contrarrestar las filtraciones de los exámenes escolares de bachillerato. 📵

Más de medio millón de escolares argelinos comenzaron sus exámenes de bachillerato el 13 de septiembre. Las restricciones de internet fueron parte de las medidas para restringir la distribución de los exámenes filtrados.

Los que no se presentaron a los exámenes se llevaron la peor parte del apagón digital. Esta violación de los derechos de los usuarios fue ignorada por el Gobierno.

Según el grupo de defensa de los derechos digitales Access Now, Argelia es “líder” de los bloqueos de internet en África en 2019.

En marzo de 2019, el país tuvo un apagón digital tras las protestas contra el deseo del expresidente Abdelaziz Bouteflika de buscar un quinto mandato. También se registraron interrupciones en Internet durante los exámenes escolares de 2019.

Se estima que el costo del cierre de 2020 ascendió a 388 millones de dólares de estadounidense, según la Plataforma de Internet de Ginebra, y se trata de estimaciones conservadoras.

Etiopía

Un hombre recibe una advertencia sobre lluvias en la región somalí de Etiopía. Los teléfonos móviles se utilizan cada vez más para las advertencias y coordinar actividades de preparación. Imagen en Flickr de Edwina Stevens/ONU DRR/ Cuentos del Mundo Pequeño/Etiopía Delivering as One, 28 de marzo de 2013 (CC BY-NC-ND 2.0).

El Gobierno etíope inhabilitó los servicios de internet el 30 de junio, tras las protestas en la capital, Adís Abeba, y en otras ciudades etíopes por el asesinato del famoso cantante y activista Hachalu Hundessa.

Tras el asesinato de Hundessa, la nación luchó con la violencia que estalló en líneas étnicas y religiosas. Los medios sociales, en particular Facebook, Twitter y YouTube, se convirtieron en los epicentros de las teorías de la conspiración, los discursos de odio y la desinformación.

Cómo el asesinato del músico Hachalu Hundessa instigó a la violencia en Etiopía: primera parte y segunda parte

Este bloqueo total afectó a la internet móvil, la banda ancha inalámbrica y la línea de suscripción digital asimétrica, o ADSL, conexión de banda ancha a través de líneas de cable de cobre.

El 16 de julio, los servicios de banda ancha inalámbrica y ADSL quedaron parcialmente restaurados. Como la mayoría de los etíopes accede a internet por redes móviles, se quedaron en el limbo digital. Esto sugiere que el Gobierno puede haber restaurado el servicio solo para el sector empresarial. El 23 de julio, internet fue totalmente restaurada en toda Etiopía, después de un bloqueo de tres semanas.

Este gráfico del proyecto de Detección y Análisis de Apagones de Internet (IODA) muestra la fecha del bloqueo y la restauración. El fondo rosado es el período de interrupción; el área azul es la fecha de inicio del apagón; el negro señala la fecha de restablecimiento de los servicios de banda ancha inalámbrica y ADSL; el área sombreada en el interior del amarillo es la fecha de restablecimiento (no hay rosado).

Un gráfico de la IODA sobre el bloqueo de internet en Etiopía, usado con autorización.

NetBlocks afirma que Etiopía perdió aproximadamente 62,4 millones de dólares en los primeros 14 días del bloqueo.

Durante este período, se documentaron violaciones de los derechos humanos. Alrededor de 200 personas murieron como resultado de protestas y disturbios civiles, y de la violencia policial que siguió al asesinato de Hundessa. Esto se suma a las personas que fueron arrestadas o acusadas anteriormente de delitos relacionados con sus opiniones en línea sobre la respuesta del Gobierno a la pandemia de COVID-19.

Freedom House ubica a Etiopía en el puesto 29 de cien en libertad de internet.

El Gobierno también tiene antecedentes de cortar el acceso a internet solo en zonas específicas del país. De enero a marzo, internet quedó interrumpida en la región de Oromia. Ahora, hay un Bloqueo de telecomunicaciones subnacional en la región de Tigray, al norte de Etiopía, desde el 5 de noviembre, ya que continúan los disturbios políticos y civiles en la zona.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.