Tifón causa inundaciones en Filipinas, y “crédito” para teléfonos móviles se convierte en ayuda en el desastre

La inundación afectó al tramo este de la isla de Luzón, incluidas varias ciudades de Metro Manila, y los habitantes la han descrito como el peor de los últimos años. Foto de Altermidya.

Este artículo de Raymund B. Villanueva se publicó originalmente en Kodao, sitio de noticias independiente de Filipinas. Una versión editada se reproduce en Global Voices como parte de un acuerdo de intercambio de contenidos.

Muchos filipinos han encontrado una forma novedosa de enviar ayuda inmediata a las víctimas de las inundaciones que afectan a Luzón, la mayor isla de Filipinas, causadas por el tifón Vamco (conocido como Ulises en el país): carga gratuita de teléfonos celulares.

En todo Filipinas, la mayoría de los usuarios de teléfonos celulares dependen de la carga prepago. Necesitan cargar o recargar una cierta cantidad para poder enviar mensajes de texto o acceder a internet. El sistema también permite enviar o recibir una carga de otro usuario de teléfono celular.

Esto es precisamente lo que Michael Ramos Pagulayan, originario de la provincia de Isabela en Luzón y que ahora vive en Manila, decidió hacer: Se ofreció a enviar 50 pesos filipinos (un dólar estadounidense) de carga celular a quienes la necesita en su comunidad natal de Auitan, San Pablo, Isabela.

Al preguntarle cuánto ha podido compartir hasta ahora, Pagulayan dijo que pudo enviar 50 pesos a cada uno de sus antiguos compañeros de escuela primaria.

I try to help because I have no way of going home because of the coronavirus pandemic restrictions. I can’t fly home, I can’t drive. So I thought of sharing mobile phone loads to flood victims who need to contact relatives here in Manila.

Intento ayudar porque no tengo forma de volver a casa debido a las restricciones de la pandemia del coronavirus. No puedo volar a casa, no puedo conducir. Así que pensé en compartir las cargas de los teléfonos móviles para las víctimas de las inundaciones que necesitan contactar con sus familiares aquí en Manila.

Sin embargo, no muchos aceptaron su oferta, probablemente porque se han quedado sin batería o no tienen señal de teléfono móvil.

La comunidad de Pagulayan en Auitan ha estado bajo el agua desde el 12 de noviembre en lo que muchos de sus habitantes dicen que es la peor inundación en décadas. Muchas víctimas se han quedado en el techo de su casa mientras el rescate se ven frustrado por fuertes corrientes.

Anna Balasbasm, que vive en Pasay City, Metro Manila, también dio de 30 a 100 pesos (0,6 a 2 USD) en cargas de teléfonos celulares a casi 30 víctimas de las inundaciones de las provincias de Cagayán e Isabela de Luzón.

Los cibernautas están irrumpiendo en medios sociales para pedir información sobre sus familias en las zonas gravemente inundadas.

Los teléfonos móviles son un medio confiable para que las familias intercambien información durante los desastres en Filipinas, cuando los servicios de energía y comunicaciones nmo funcionan por fuertes vientos e inundaciones, como muestra esta imagen publicada en Twitter:

EL VALLE DE CAGAYAN NECESITA AYUDA. Las comunidades de de Isabela Central y Aparri, Cagayan están pasando por Inundaciones sin precedentes después de que siete compuertas de la presa Magat se abrieron por fuertes lluvias ocasionadas por el tifón Ulysses.

Comunicación como ayuda en desastres

Ares Gutiérrez, funcionario del Consejo de Gestión de Respuesta y Socorro en Casos de Desastre de la Ciudad de Quezón que coordina las operaciones de ayuda de la ciudad en esa parte de Metro Manila, dice que las comunicaciones son el área más crucial, aunque a menudo descuidada, en la gestión de desastres y emergencias.

Communications bridges everything. Disaster managers need an efficient communications system to enable them to efficiently coordinate response efforts and save more lives.

Las comunicaciones son un puente para todo. Los gestores de desastres necesitan un sistema de comunicaciones eficiente que les permita coordinar eficazmente su respuesta al desastre y salvar más vidas.

Gutiérrez dijo que la comunicación oportuna y frecuente también evita la desinformación y garantiza al público que la ayuda está en camino.

Las comunicaciones eficaces desde el terreno también permitirán a quienes toman decisiones determinar si los planes de respuesta funcionan o necesitan ser calibrados, así como qué asistencia adicional se necesita, dijo.

In times of disaster, the public wants to know how or where they can get help, what risks or dangers they face, and how they can protect themselves and their families.

En tiempos de desastre, el público quiere saber cómo o dónde puede obtener ayuda, qué riesgos o peligros enfrentan y cómo pueden protegerse a sí mismos y a sus familias.

Gutiérrez, experto en gestión de riesgos de crisis y desastres, dijo que el hecho de que los ciudadanos ofrezcan cargas de teléfonos móviles es una forma de compensar la aparente falta o la interrupción de las comunicaciones en caso de desastre.

Humanity kicks in when you see people crying for help. You want to jump in and help. Sharing cellphone credit can be a lifesaver.

La humanidad se pone en marcha cuando ves personas que piden ayuda a gritos. Quieres saltar y ayudar. Compartir el crédito del teléfono móvil puede ser un salvavidas.

Gutiérrez, sin embargo, advirtió que tales gestos son inútiles si la red telefónica está totalmente inoperativa.

A disaster-prone country like ours should have all types of communications platform in place so we don’t get cut off during crucial moments.

Un país propenso a los desastres como el nuestro debería tener todas las plataformas de comunicaciones para que no se nos corte en los momentos cruciales.

Gutiérrez también instó al Gobierno, al sector privado y al sector académico a actuar em conjunto para poner en práctica los numerosos planes de preparación y comunicación para desastres que languidecen en las mesas de reuniones de diversas instituciones y que no se aplican.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.