Activistas LGBTQ+ y manifestantes por la democracia tailandeses marchan por la igualdad

Manifestantes portan la bandera del orgullo en su marcha hacia Silom Road. Foto y leyenda de Prachatai.

La versión original de este artículo se publicó en Prachatai, sitio de noticias independiente en Tailandia, y Global Voices lo edita y reproduce como parte de un acuerdo para compartir contenido.

El 7 de noviembre, mujeres tailandesas, miembros de la comunidad LGBTQ y manifestantes a favor de la democracia se unieron a un desfile por el Orgullo en Bangkok para pedir igualdad para todos los grupos marginados, y también la renuncia del primer ministro, Gen Prayut Chan-o-cha. También pide una nueva Constitución y reforma de la monarquía.

La marcha fue organizada por grupos activistas por la igualdad de género, Seri Toey Plus y Mujeres por la Libertad y la Democracia, y empezó en la intersección Samyan en el centro de Bangkok. Con varias banderas de arcoíris y carteles con pedidos de igualdad de género, igualdad de matrimonio, derechos de aborto y legalización de trabajo sexual, los manifestantes marcharon por Rama IV Road. Luego se detuvieron en Silom Road, lugar importante en el centro de la ciudad.

Durante la marcha, al grupo Mujeres por la Libertad y la Democracia se les unió un grupo con tambores de la compañía teatral B-Floor. Organizaron la actuación de una versión tailandesa del himno feminista chileno “Un violador en tu camino” para protestar contra la violencia sexual, culpabilización de la víctima y cultura de la violación.

El himno fue concebido en español por el colectivo feminista chileno Las Tesis, se ha traducido y cantado en protestas de derechos de mujeres en todo el mundo como manera de denunciar la violencia sexual y la estructura de poder patriarcal que reprime a las mujeres.

El grupo Mujeres por la Libertad y la Democracia tradujo la versión tailandesa del himno. La letra afirma que “el Estado que ignora nuestra voz es el Estado que nos viola”, y menciona “la Policía, el Ejército, los cortes de justicia, todo el país, la monarquía” como cómplices de violencia de género.

La versión tailandesa también usa imágenes de la épica en sánscrito Ramayana, que también es popular en la cultura tailandesa. La historia se refiere a Sita, esposa de Rama, a quien su esposo obligó a caminar a través de fuego para probar su pureza después de su largo cautiverio con Ravana, rival de Rama.

Al llegar a la intersección de Saladaeng, los manifestantes se sentaron y levantaron las manos con el saludo de tres dedos de “Juegos del Hambre” mientras se tocaba el himno nacional por los altavoces del camión que los conducía. Foto y leyenda de Prachatai.

La marcha se detuvo debajo de la estación Saladaeng BTS Station, tren elevado de Bangkok. Ahí, los manifestantes usaron como escenario el camión que encabezó la marcha para bailar y dar discursos sobre diversos temas sociales, como la legalización de trabajo sexual, derecho al aborto, discriminación por género en ciencia, tecnología, ingeniería y matemática, acoso sexual contra mujeres activistas, identidad LGBTQ en una comunidad musulmana, derechos de grupos étnicos e inmigrantes, y la estructura de poder patriarcal en la monarquía tailandesa. La marcha incluía una actuación de un grupo de drag queens.

Los activistas también se expresaron contra el acoso sexual y pidieron que las mujeres y LGBTQ tengan representación en las etapas de protesta, y expresaron los tres pedidos del movimiento por la democracia: renuncia del general Prayut al cargo de primer ministro, una nueva Constitución y reforma de la monarquía.

Sirisak Chaited, activista de derechos de los LGBTQ y de los trabajadores sexuales, se vistió con una toalla con el mensaje “el trabajo sexual no es un delito” durante la marcha para pedir la legalización del trabajo sexual. Foto y leyenda de Prachatai

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.